Pedro Tomey | Director de la Fundación AON España

«Santander está en la vanguardia del arte»

Pedro Tomey | Director de la Fundación Aon España/Sane
Pedro Tomey | Director de la Fundación Aon España / Sane

Cuando llega a la capital cántabra se siente bien. Le gusta cómo ha evolucionado culturalmente y el rumbo que lleva. El golf, que disfruta en Pedreña, es su pasión

Mariana Cores
MARIANA CORESSantander

Pedro Tomey (Madrid, 1957) es de esas personas a las que gusta escuchar. Tanto por su tono sosegado, como por su amplio repertorio. Cuando llega a Santander, se siente en casa. Es el lugar en el que nació su hija. En invierno no perdona un día en el Golf de Pedreña y ahora, con el verano, «soy más de baños de ola que de estar en la playa». Su vínculo con la capital cántabra supera las tres décadas. Ha vivido su evolución y le gusta el camino cultural que está tomando. Desde su puesto como director de la Fundación Aon, que compagina el estudio y prevención de catástrofes naturales con el arte, la cultura y la integración de personas en riesgo de exclusión, también ha aprendido a explorar la geografía cántabra y sus riesgos. Un gran tertuliano, sin duda, con todas las virtudes que ello conlleva.

–¿Cómo surge la Fundación Aon España?

–Nace en 2015 con el fin de realizar una gestión más efectiva y amplia de la actividad de la Responsabilidad Social Corporativa de la compañía Aon en España. Sus fines son la integración sociolaboral de personas en riesgo de exclusión, el impulso del arte y la cultura y la protección del patrimonio cultural y natural, así como la gestión de riesgos de catástrofes, donde somos verdaderamente expertos. Aportamos todo nuestro conocimiento en alianza con otros actores con los que hemos conformado un grupo de talento multidisciplinar.

–Uno de sus grandes pilares es el Observatorio de Catástrofes. ¿En qué consiste?

–Es una plataforma para la recolección de datos y un repositorio para el intercambio de experiencias y lecciones aprendidas de catástrofes ya ocurridas. Cada año se centra en un riesgo. En este, en el cambio climático. El Observatorio aporta conocimiento y recursos en tres fases: investigación y prevención, a través de nuestra Cátedra de Catástrofes en las universidades Pontificia Comillas ICAI-Icade y la de Navarra. Por otro lado, en el momento en el que surge la catástrofe, intervenimos a través de Emergencias de la Cruz Roja. Hacemos que sea sostenible, mediante la aportación de recursos materiales, económicos y voluntarios. Y por último, en la recuperación y continuidad, para mitigar los daños, con especial atención a las personas más desprotegidas.

– ¿Cantabria, cómo se prepara ante una catástrofe?

–Las catástrofes ocurridas en la región son tenidas en cuenta en nuestro Observatorio, y tanto Cruz Roja Española como la Unidad Militar de Emergencias (UME) exponen sus modos de actuar en la emergencia, con el objetivo de mejorar en futuros desastres e incluso de prevenirlos. Fue especialmente interesante el ejercicio conjunto combinado de Emergencia de Interés Nacional 'Cantabria 2017' de la UME, en el que se abordó el supuesto de unas grandes inundaciones, que afectarían al eje Suances-Torrelavega.

–¿Cuál es la finalidad de estos ejercicios?

–El entrenamiento de los medios y recursos de la UME, de las entidades participantes y de todas las unidades que ejecutan el Plan Especial ante riesgos catastróficos. El de 2017 en Torrelavega se basó en inundaciones en Cantabria. Supuso la presencia en la región de más de 3.000 efectivos de los servicios especializados estatales, autonómicos y locales, organismos y empresas que participaron en el mayor ejercicio de emergencia que se ha organizado en España. También contó con una importante participación internacional, con efectivos de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y Francia y observadores de 18 países.

–En cuanto al entorno natural cántabro y su protección, ¿cuál es la actuación de la Fundación?

–Cantabria tiene una inmensa riqueza natural. Las cuevas de Altamira o los Picos de Europa son lugares que forman parte del Patrimonio Natural de Cantabria y es nuestro deber protegerlo y conservarlo. En este capítulo, canalizamos nuestra acción a través de la Asociación Hispania Nostra (formo parte de su directiva). Ejemplo de estas actuaciones son la 'lista roja de patrimonio en peligro' o los Premios Hispania Nostra. El jurado, del que también formo parte, otorgó uno de sus premios en la categoría 'Intervención en el Territorio o en el Paisaje' al Ecoparque de Trasmiera, en Arnuero, y más recientemente al Programa de Desarrollo Rural 'Patrimonio y Territorio: el Valle del Nansa y Peñarrubia'.

–También son activos en acción social. ¿Cómo la gestionan?

–Impulsamos programas de inclusión social y laboral mediante convenios de colaboración o donaciones a otras entidades del tercer sector. En Cantabria lo hemos hecho con la Asociación de Padres del Síndrome de Trastorno Espectro Autista y otros Trastornos Generalizados del Desarrollo de Cantabria (Aptacan). También fomentamos el voluntariado y formamos en primeros auxilios o extinción de incendios, mediante Cruz Roja.

–Otro fin de la Fundación es el impulso del arte y la cultura y, también, de la protección y conservación del patrimonio cultural, artístico y natural. ¿Cómo ve la situación en Santander?

–Santander se está configurando como un centro neurálgico del arte en España. Se puede afirmar que el Centro Botín ya forma parte del circuito internacional de centros de arte de primer nivel. Sumando esto al futuro espacio Pereda, que resultará de la rehabilitación del Banco Santander, y a la colaboración entre el Museo Reina Sofía y el Archivo Lafuente para abrir un Centro Asociado en el antiguo Banco de España, el FIS y la UIMP, se divisa en Santander un impulso al arte y la cultura que está atrayendo mucho interés.

La unión entre la cultura y la seguridad

Tras estudiar en el colegio en Madrid –en Los Maristas–, se licenció en Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad CEU. Posteriormente, hizo un máster en Asesoría Fiscal. Su carrera empezó en el sector asegurador, donde ocupó cargos directivos y de consejero delegado. En 1986 fundó su propia empresa, que en 1999 vendió a Aon. Desde entonces está vinculado a la empresa británica. Vivió la creación de la Fundación Aon, donde es director general. Además, ocupa cargos en los órganos de gobierno de la Asociación Española de Fundaciones y de Hispania Nostra, y forma parte de los patronatos de otras fundaciones como Amigos del Reina Sofía. También es presidente de la comisión de Responsabilidad Social Coorporativa de Multinacionales por Marca España.

Síguenos en: