El disfraz más viral de este Carnaval

Jon Iragorri y Imanol Areizaga son los autores de una 'actuación' que ha causado sensación.

Un rodillo de limpieza de un túnel de lavado típico de una gasolinera | Así de simple y efectivo es el disfraz que las redes sociales han convertido en el más viral de este Carnaval 2019

ANE URDANGARIN

Su vídeo 'lavando' los coches que paraban en la estación de servicio Iturralde se ha viralizado de semejante forma que en pocas horas pasó de ser compartido por casi todos los grupos de whatsapp de Oiartzun a ser emitido ayer en programas de cadenas nacionales, tipo 'Arusitis' o 'Zappeando'. También hay 'youtubers' e 'influencers' con cientos de seguidores que han difundido las divertidas imágenes, en las que se ve a Jon Iragorri y a Imanol Areizaga en acción, convertidos en escobillas de túnel de lavado, calificándolos del «mejor disfraz del año». En el vídeo falta Patxi Xabier Aduriz, que tenía un partido a esa hora pero por la tarde completó la estampa disfrazado de coche. Estos oiartzuarras se han convertido en los protagonistas del vídeo carnavalero más viral.

Y eso que el año pasado dejaron el listón alto, cuando a partir de túneles plegables en los que juegan niños pequeños se vistieron «de esos muñecos hinchables que se suelen ver en los concesionarios de coches americanos», contaba ayer Jon, aún sorprendido de la repercusión del vídeo que coprotagoniza. «Nos gusta disfrazarnos todos los años, hacer algo para pasar un buen rato y ya si hacemos gracia, pues mejor». La idea de convertirse en rodillo de tren de lavado se le ocurrió a Imanol, «hará cosa de un mes, cuando fue a limpiar el coche».

A tenor del resultado, las manualidades se les dan bien a estos jóvenes de 26 años, que compraron 80 láminas de goma eva de color azul y verde en la papelería de Oiartzun. Luego las cortaron con la ayuda de una regla en tiras iguales de tres centímetros. Les pusieron una cara de velcro. La otra va adherida al chándal que llevaban por debajo. «Estuvimos unas cuatro tardes haciéndolo. Unas ocho horas».

El mismo sábado quedaron en la plaza de Oiartzun y fueron a la mercería «porque nos faltaba medio metro de velcro». Completado el disfraz, tomaron «un pote» y se fueron a la gasolinera. «Primero nos pusimos a la entrada del tren de lavado y luego junto a la tienda y donde va la gente a pagar». ¿La reacción de los sorprendidos conductores? «Pues la gente se lo tomaba con mucho humor, hubo risas».

De risas

El tan compartido vídeo lo grabó el empleado de la gasolinera -«creo que se llamaba Unai»-, que les ofreció un par de cervezas. «Estuvimos una media hora», calcula Jon, metidos en el papel. Y luego se fueron a casa a comer.

Para cuando volvieron hacia las siete de la tarde a la plaza, ya con Patxi, pocos oiartzuarras no habían visto el vídeo y ya se especulaba con la autoría de tan original y brillante disfraz. «Algunos ya sospechaban que éramos nosotros».

Y en cuestión de horas, estaban en miles de móviles y respondiendo a periodistas. Si el año pasado pusieron el listón alto, «me temo que este va a ser insuperable», reconoce Jon. Pero da lo mismo, «porque nos lo pasamos igual de bien preparándolo».

Síguenos en: