Bocado de 'Capricho' para el paladar

El presidente de la Cofradía de la Anchoa de Cantabria, Tino Sampedro, y Pedro López, de El Diario, sostienen el talón que recibe Sebastián Larralde, ganador del concurso. Abajo, su hija Valentina./Daniel Pedriza
El presidente de la Cofradía de la Anchoa de Cantabria, Tino Sampedro, y Pedro López, de El Diario, sostienen el talón que recibe Sebastián Larralde, ganador del concurso. Abajo, su hija Valentina. / Daniel Pedriza

El café-bar Siete Villas se proclamó ayer triunfador del I Concurso de Pinchos con Anchoa de Cantabria celebrado en Santoña y organizado por la Cofradía y Cantabria en la Mesa

Ana Cobo
ANA COBOSantoña

El pincho 'El Capricho' del café-bar Siete Villas, ubicado en la calle Aro número 10 de Santoña, se proclamó ayer triunfador absoluto del primer Concurso Regional de Pinchos con Anchoa, organizado conjuntamente por la Cofradía de la Anchoa de Cantabria y el suplemento Cantabria en la Mesa de El Diario Montañés.

Su autor, el cocinero y propietario del establecimiento, Sebastián Larralde, acompañado de su hija Valentina, recogió exultante el trofeo de ganador y un talón de 1.000 euros tras imponerse en la gran final celebrada en el marco de la XX Feria de la Anchoa, que se está desarrollando durante todo este fin de semana en Santoña.

Ver más

Ante numeroso público expectante, el jurado, conformado por el cocinero, Ignacio Solana, del restaurante Solana de La Bien Aparecida; el chef, David Pérez, del restaurante Ronquillo de Ramales de la Victoria; Ana Arroyo, de Laboratorios Arroyo y de la Academia de Gastronomía, y Ángel Gómez Calle, profesor de la escuela de hostelería del IES Fuente Fresnedo de Laredo y mimebro de Umami, cató los siete pinchos que habían pasado a la gran final del concurso en el que han participado un total de 28 establecimientos.

Tras superar la primera fase ayer volvieron a medirse Anchoateca La Mutua, de Santoña; Café Bar Siete Villas, de Santoña; La Flor de Tetuán, de Santander; Pan de Cuco, de Suesa; Pericote de Tanos, Torrelavega; Taberna Amayuela, de Santoña; y Vermutería Solórzano, de Santander. Los jefes de cocina de cada uno de ellos elaboraron en directo sus pinchos, que tuvieron como protagonista principal, entre todos sus ingredientes, a la anchoa del Cantábrico.

La decisión final estuvo muy reñida imponiéndose el pincho 'El Capricho', que conquistó el paladar de los miembros del jurado que destacó «el alto nivel y la calidad» de las propuestas gastronómicas que se presentaron al concurso. Especialmente, subrayaron la creatividad de los bocados tanto en sus ingredientes como en su estética.

El pincho ganador, según señaló su autor, está elaborado con un crujiente de cacao con crema y lámina de queso grana padano, una anchoa de la marca 'El Capricho', envuelto con una esferificacion de gazpacho de remolacha y pera. Sebastián Larralde explicó que lo ideal es comerlo de un bocado. «Crea una explosión de sabor y frescor en boca. Primero sientes un sabor dulce y a tierra el cual va perdiendo intensidad para ir apareciendo los toques a mar y el salado de la anchoa».

El concurso, que cuenta con el patrocinio de cervezas Dougall's, La Gallofa, conservas Pujadó Solano; conservas González Barredo, Corpa Chef y Exclusivas Apolo, también contemplaba dos premios más que fueron entregados en el evento. Así, el Café Bar Sport, de La Penilla, recibió el 'premio a la mejor presentación' por su pincho 'Natividad', mientras que Amarras, de Castro Urdiales, con el bocado denominado 'Aquaman', recogió el 'premio a la innovación'.

Tras el acto, que fue conducido por José Luis Pérez, redactor jefe de El Diario Montañés y coordinador de Cantabria en la Mesa, el patrón mayor de la Cofradía, Tino Sampedro, explicó que este año «hemos apostado por dar un relieve regional al concurso de pinchos gracias a la colaboración de El Diario Montañés con el que vamos de la mano». Sampedro agradeció «a todos los participantes que hayan presentado unos trabajos magníficos y de gran calidad». Los pinchos presentados, cuyo precio no debe superar los tres euros, se pueden seguir degustando tanto en los establecimientos finalistas como en el resto de los participantes.

«Me ha hecho mucha ilusión ganar por el alto nivel de pinchos»

El chef Sebastián Larralde ya sabe lo que es ganar el concurso local de pinchos con anchoa pues se llevó el primer premio en 2016 y 2018. Pero triunfar en el primero que se celebra a nivel regional le hizo «mucha ilusión», sobre todo por el gran nivel del resto de finalistas y participantes. Desde que puso en su barra 'El Capricho' – «elegí este nombre por una tozudez mía» – ha vendido más de 1.200 unidades, una cifra que pone de manifiesto que el pincho ha causado una gran sensación entre su clientela. Y aún más se acercarán este fin de semana ya este premio acredita al Siete Villas nuevamente como uno de los establecimientos de referencia en lo que se refiere a la cocina en miniatura en Santoña. Larralde que nació en Mar del Plata (Argentina) en 1975, se enamoró de la profesión de cocinero viendo de pequeño a su abuelo. Le gusta trabajar con las anchoas y con el bacalao y formula una cocina de corte tradicional y su plato más emblemático son los champiñones en salsa.