Los hoteles cántabros cerraron 2016 con la mejor ocupación en diez años

Un grupo de turistas extranjeros se hace fotos en la playa de El Sardinero./
Un grupo de turistas extranjeros se hace fotos en la playa de El Sardinero.

Sólo 2006 mejoró el dato de viajeros alojados y pernoctaciones en toda la serie histórica. El número de extranjeros creció un 13% y supone ya un 20% del total

ÁLVARO MACHÍNSantander

En 2006 se frotaron las manos. «Todos éramos ricos», se escucha decir en los análisis con el codo apoyado en la barra. Fue también Año Santo Lebaniego y la economía andaba mirando por encima del hombro. Ese año, a los hoteles de Cantabria llegaron más viajeros que nunca y las pernoctaciones se dispararon. Fue el mejor año desde que el Instituto Cántabro de Estadística (Icane) echa cuentas con la Encuesta de Ocupación Hotelera. El más gordo de la serie histórica.

ver más

El mejor y también el único que supera las cifras que se consiguieron en 2016, convertido en términos absolutos en el más destacado de la última década una vez que ayer se hicieron públicos los datos de diciembre. Un 7,6% más que en 2015 en el total anual de viajeros que pasaron por la recepción y un aumento del 9% en las pernoctaciones, en las noches vendidas. «Estamos muy contentos porque hemos mejorado la ocupación y también el precio», explica el presidente de los hosteleros, que recuerda, no obstante, que en plena crisis la tarifa de un hotel de tres o cuatro estrellas bajó «unos cuarenta euros» por jornada. «Y eso a estas alturas todavía no lo hemos recuperado».

Los números de la recepeción

2,35
noches de hotel fue la estancia media de los que eligieron Cantabria como destino. Es un dato ligeramente superior al del pasado año, que se quedó en 2,31.
89.062
viajeros más en 2016 respecto a 2015 (siempre referido a los que se quedan en hoteles de la región). Esa diferencia supone una subida del 7,6%.
248.347
pernoctaciones más el último año completo, lo que supone un aumento del 9%. Agosto fue el mes con mejor cifra (557.979) y enero, el más flojo (69.895).
1.180.505
viajeros se quedaron en los hoteles cántabros en el año 2006, el mejor registro de la serie histórica y el único superior al que se ha conseguido en 2016.
233.191
de los visitantes que se quedaron en hoteles eran extranjeros. Eso supone un 20% del total y una subida del 13% respecto a los datos de 2015.

En diciembre hubo más hoteles abiertos en la región (un 2,9%) y también fue mayor el número de plazas estimadas que ofrecieron (3,3%). La ocupación alcanzó el 29,15% y la mejoría local en las pernoctaciones fue algo más destacada que la registrada en el conjunto del país. En general, comparando mes a mes, todos los del último año fueron mejores que en 2015 salvo abril. Y la excepción se explica por las fechas de la Semana Santa. Crecieron los viajeros, las pernoctaciones y, ligeramente, también la estancia media de los que se hospedaron en Cantabria. Si uno repasa los totales de todos los años desde 1999 ahí empiezan las cuentas se observa claramente la tendencia, la curva. El alza que parecía imparable hasta el año 2006 y el inicio de la crisis. «En el momento más duro explica Ángel Cuevas, el precio de una habitación en temporada alta pudo bajar de los 140 o 130 euros a 80 o 90. Si la bajada fue de unos cuarenta euros, hemos recuperado unos 30. Por eso, a la rentabilidad de 2006 no hemos llegado todavía. Yo digo que, si seguimos como ahora un par de años más, estaremos como en 2006 en términos de beneficio de nuestros negocios, de rentabilidad».

Para hacer caja, la presencia de extranjeros ayuda. Gastan más. No sólo en hoteles (estos datos se ciñen únicamente a la ocupación hotelera y a los que eligen esta forma de hospedarse). En los comercios, en los restaurantes... En 2016, los 233.191 que reservaron una habitación ya supusieron el 20% del total de viajeros. El número de viajeros desde otros países fue un 13% superior al de 2015 y las pernoctaciones aumentaron algo más de un 7%. «Es un muy buen dato ese», dice Cuevas, que insiste mucho en el concepto de turismo prestado en dos frentes. De un lado, en lo que ha servido para la explosión del sector en España la inseguridad en otros destinos y, de otro, en lo que esa oleada debe repercutir en una comunidad como Cantabria. «Es aplicar el sentido común. Si ya no puedes ir a sitios como Túnez o Egipto y ya has venido a Canarias o a Andalucía diez veces, preguntas por otro destino dentro del país, por otro tipo de viaje. Nos pasa con las agencias de viaje, que cada vez más piden destinos alternativos dentro de España y ahí tiene que estar el Norte para aprovecharlo».

Para este año

Por eso, Cuevas dice que 2017 tiene «buena pinta» (aunque desde algunos hoteles de la capital advierten que el primer trimestre ha empezado muy flojo y los precios en temporada baja están por los suelos). El presidente es optimista. «Los extranjeros reservan con mucha antelación y ya lo están haciendo. La tendencia es buena y el Año Jubilar ayudará también». Optimista, sí, pero no tanto como el consejero, Francisco Martín. «Dijo que podríamos subir este año entre un 12 y un 15%. Yo creo que no tanto, pero ojalá tenga razón. Es que crecer sobre lo de este año en viajeros y pernoctaciones va a costar. Yo creo que vamos a hacerlo, pero sí lo cerramos con un 3 o 4% ya sería fabuloso».

Viajeros en hoteles (año/viajeros)

1999 893.255

2000 896.334

2001 899.213

2002 927.933

2003 935.644

2004 941.561

2005 1.049.964

2006 1.180.505

2007 1.132.045

2008 1.076.669

2009 1.102.498

2010 1.058.254

2011 1.055.790

2012 1.030.195

2013 1.035.077

2014 1.035.558

2015 1.074.281

2016 1.163.343

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos