La A-67 recupera la normalidad después de cinco días cortada y un accidente en la A-8 provoca 20 kilómetros de retenciones

Los coches circulan ya por el tramo que ha estado cinco días cortado./Luis Palomeque
Los coches circulan ya por el tramo que ha estado cinco días cortado. / Luis Palomeque

La reapertura del tramo afectado por el argayo de Barreda se ha adelantado a las seis de la mañana de este domingo

DM .Santander

La normalidad ha vuelto esta mañana a la A-67. Ayer por la tarde se ultimaban los preparativos para cumplir con las previsiones y poder reabrir el tramo cerrado por el hundimiento del carril derecho en dirección a Torrelavega, a la altura de Barreda, ocurrido el pasado martes por las intensas lluvias. Un corte que ayer como ha venido ocurriendo durante el resto de la semana, volvió a generar retenciones tanto en la propia autovía –cuatro kilómetros de cola se acumularon a mediodía entre Requejada (Polanco) y Mogro (Miengo)– como en la N-611, entre Requejada y Barreda. Por quinto día consecutivo, la A-67 permaneció cortada desde Polanco mientras operarios y máquinas trabajaban a pleno rendimiento para recuperar el tráfico lo antes posible –a pie de obra se apuntaba incluso que esa posibilidad se diera durante la madrugada del sábado al domingo–. Y de hecho, durante la tarde ya se estaba procediendo al asfaltado del carril reconstruido.

La Guardia Civil de Tráfico han informado que la reapertura ha transcurrido de forma «normal», sin incidencias y a la hora anunciada.

Y mientras la A-67 recupera la normalidad, las retenciones han aparecido en la A-8 . Poco antes de las siete se producía una colisión múltipe con seis vehículos implicados que provocó retenciones que superaron los 20 kilómetros a las nueve de la noche. El atasco, en dirección al País Vasco, empezaba en Santullán (km 147) y llego a alcanzar el kilómetro 168 en Tarrueza. En esta colisión múltiple ha resultado herida leve una de las conductoras de los vehículos implicados, que ha sido atendida por una ambulancia de la DYA pero sin precisar traslado a un centro médico, según informa este servicio de emergencias. En el nudo de la A-8 en Torrelavega, donde confluye la Autovía de la Meseta, las retenciones iban del kilómetro 228 al 231.

El adelanto en la apertura de la A-67

La confirmación del plan de apertura de la A-67 llegaba poco después a través de un aviso del delegado del Gobierno, Eduardo Echevarría, en redes sociales, que concretaba la apertura a las seis de la madrugada, de tal forma que se gana medio día a la previsión avanzada por él mismo el jueves durante la visita a la zona.

Entonces anunció que la reparación de urgencia que se puso en marcha en el momento en que se detectó el argayo estaría concluida antes de que acabara el fin de semana («domingo por la tarde», precisó). No obstante, el representante del Gobierno central en la comunidad autónoma apuntó también que, «si se puede, se abrirá incluso antes», garantizando que «todas las personas que circulen hacia Palencia o hacia Oviedo de regreso disfruten de esta vía en condiciones perfectas». La ya habitual intensidad del tráfico de los domingos se verá condicionada por la operación salida de la segunda quincena de julio. Ante ese previsible aumento de la circulación, está previsto reforzar «en la medida de lo posible» el dispositivo policial con agentes de la Guardia Civil y de las policías locales. El trabajo constante durante las 24 horas de alrededor de 40 empleados por turno había permitido que ya el viernes estuviera prácticamente finalizada la escollera de siete metros de altura que solventará el argayo.

Accidente en la A-67