Buruaga apuesta por una «candidatura única» para elegir al sucesor de Rajoy

Buruaga apuesta por una «candidatura única» para elegir al sucesor de Rajoy
Roberto Ruiz

La presidenta del PP reconoce ante la Junta Directiva que «se han cometido errores» y que «han fallado los mecanismos de control» con los casos de corrupción

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

Ante una sala abarrotada de cargos populares y miembros de su dirección, María José Sáenz de Buruaga consideró esta tarde por que «lo mejor y lo más positivo» para su partido es que haya una única candidatura para suceder a Mariano Rajoy al frente de la presidencia del PP, teniendo en cuenta que sólo queda un año para las elecciones municipales, autonómicas y europeas. Sin desvelar sus preferencias, aunque la mayoría apuestan a puerta cerrada por Alberto Núñez Feijóo, la líder mandó un mensaje de confianza a las bases y las animó a participar de forma masiva en el proceso de primarias del Congreso Extraordinario, que se celebrará los días 20 y 21 de julio, ya que ahora se abre «una oportunidad para sumar, construir y seguir creciendo».

Sáenz de Buruaga, que sufrió en sus propias carnes la fractura del partido durante el proceso de primarias autonómico en el que arrebató el liderazgo a Ignacio Diego, confió «plenamente en la capacidad del PP asumir este proceso sin miedos ni recelos» y dijo que no le cabe «la menor duda de que sabremos estar a la altura». «No temo al debate democrático ni a la confrontación de ideas desde la naturalidad y el respeto, pero creo que, dadas las circunstancias, la proximidad de los desafíos electorales y la generosidad demostrada por Rajoy lo mejor es una candidatura única», reiteró ante la destacada ausencia del exministro de Fomento Íñigo de la Serna, quien no se ha descartado para luchar por el liderazgo del PP, aunque en la formación cántabra apuntan a que no dará el paso, que es buscar un hueco en el futuro equipo.

A diferencia de otros dirigentes nacionales, Sáenz de Buruaga no dudó en reconocer que «se han cometido errores», «han fallado los mecanismos de control» en el PP contra la corrupción, «uno de los asuntos que más ha hecho sufrir al partido». «Hemos pedido perdón y si hace falta, seguiremos pidiéndolo a los ciudadanos y a las bases», reiteró con un tono de solemnidad. Y lo hizo para defender, a renglón seguido, «que no se puede hacer una causa general».

Aprovechó la ocasión para agradecer el trabajo prestado a Rajoy, De la Serna y, sobre todo, al aún delegado del Gobierno, Samuel Ruiz, que será relevado el viernes, para quien pidió «un aplauso, el cariño y agradecimiento». De él, que ha ostentado el cargo durante siete años, destacó su «dignidad, su cercanía, su lealtad a esta tierra y su talla política y humana».

Roberto Ruiz

La presidenta del PP confrontó al Ejecutivo de Rajoy contra el de Pedro Sánchez, un «trampolín electoral que vuelve a las andadas con un aumento del 25% en la estructura o aparataje ministerial y la falta de austeridad que es marca de la casa».Puso sobre la mesa que está pensado solo en «clave electoral» y lo definió de un gabinete de «gestos, márketing y eslóganes».

Sáenz de Buruaga no ve la «solidez» ni la «solvencia» que ha inspirado confianza al mundo empresarial. A su juicio, hay un «riesgo enorme para la economía y para la autonomía», ya que teme que la ministra de Hacienda prime el criterio de población en la futura financiación económica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos