Cantabria y La Rioja son las dos únicas regiones sin un kilómetro de AVE construido

Cantabria y La Rioja son las dos únicas regiones sin un kilómetro de AVE construido

El Gobierno de Rajoy había comprometido la llegada de la alta velocidad hasta Reinosa, pero el nuevo Ministerio de Fomento estudiará la alternativa por Bilbao

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

Desde su estreno, el 21 de abril de 1992, la línea que une Madrid y Sevilla se convirtió en un hito de la historia ferroviaria española. Pero a la vez, la alta velocidad se convirtió en una plataforma perfecta para vertebrar España. Narcís Serra, entonces vicepresidente del Gobierno, comandó la primera expedición en medio de un auténtico júbilo por el «salto a la modernidad» que aquel trayecto de 471 kilómetros realizado en menos de tres horas iba a suponer para España. Más de un cuarto de siglo después, la alta velocidad ferroviaria ha continuado extendiendo sus tentáculos a otros grandes núcleos urbanos del país y ya se han construido más de 3.000 kilómetros, siendo España la segunda potencia mundial en kilometraje sólo por detrás de la inalcanzable China. Unas obras que ya se han iniciado en todas las autonomías, en mayor o menor grado de cumplimiento, excepto en La Rioja y en Cantabria, donde no se ha construido ni un solo kilómetro de línea de alta velocidad.

A pesar de ser una reivindicación histórica ante los sucesivos inquilinos de La Moncloa, especialmente durante los gobierno presididos por Miguel Ángel Revilla, la llegada de la alta velocidad se ha enredado en las últimas semanas hasta tal punto que nadie sabe cuándo ni hasta dónde va a llegar en la región. A día de hoy, lo único tangible es que en Cantabria y La Rioja no se ha puesto ni un metro de plataforma mientras que en el resto de la península ya está funcionando o al menos las máquinas ya han empezado a trabajar, como en el caso de Extremadura y Murcia, dos regiones con déficit de infraestructuras. Y, lo que es peor, tampoco se sabe con claridad si finalmente va a llegar.

CRONOLOGÍA

-2002
El Gobierno de José María Aznar adjudica un millón de euros para iniciar el proyecto.
-2007
Tras reunirse con Zapatero, el presidente anunció que «en cinco o seis años la región va a quedar comunicada con todo el mundo».
-2010
Recortes en el presupuesto de Fomento de 5.000 millones paralizan las obras de dos tramos de Palencia-Santander en su fase de Alar del Rey.
-2015
Revilla acepta un tren de altas prestaciones más barato.
-2018
De la Serna resucita el AVE.
1.593
es el coste global de la línea entre Palencia y Reinosa, según los datos de Íñigo de la Serna.
436
millones es la inversión estimada que costará el tramo entre Santander y Bilbao.

El debate sobre el AVE llevaba tres años enterrado y todos los grupos políticos habían aceptado cambiarlo por un tren de altas prestaciones -un sistema combinado de pasajeros y mercancías que alternaba tramos de AVE con otros más lentos- que iba a conectar Santander con Madrid en menos de tres horas con un coste muy inferior, pero el pasado mes de mayo el exministro de Fomento Íñigo de la Serna resucitó el proyecto hasta Reinosa. El anuncio fue recibido con las manos abiertas en el bipartito PRC-PSOE y, especialmente, en la comarca campurriana. Ya había dado una fecha mágica, 2023, en la que iba a estar construido y en pruebas un tren de altas prestaciones hasta Santander y daba unos años de propina para culminar el AVE a Reinosa.

Zuloaga cree que hay que analizar todas las opciones para ver cuál es la más beneficiosa

Pero la inesperada llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa tras prosperar su moción de censura para desalojar a Mariano Rajoy ha dejado los compromisos con la región en 'stand by' a la espera de una «revisión pormenorizada» para priorizar algunos proyectos. Ante este nuevo escenario, el Parlamento aprobó una proposición de Podemos con los votos del PRC y Ciudadanos para renunciar a la alta velocidad y volver a las altas prestaciones, lo que desató el malestar en las filas regionalistas y obligó a Revilla a volver a reclamar que el tren llegue ahora a Santander.

Hasta que Pedro Sánchez despeje sus planes para Cantabria, probablemente durante el encuentro que mantendrá con Revilla el 31 de julio, el delegado del Gobierno, Pablo Zuloaga, mantiene la incertidumbre y se limita a señalar que todos los proyectos que tenía en marcha el Ministerio «van a seguir», pero matiza que «se impulsará lo que se considere prioritario» por parte de los nuevos responsables del departamento. Es más, el delegado del Gobierno volvió a abrir un interrogante sobre la tan debatida alta velocidad hasta Cantabria que hace tan sólo dos meses parecía cerrada para su llegada a Reinosa.

Pablo Zuloaga cree que hay que analizar cuál de las dos opciones posibles (a través de la 'Y' vasca o a través de Campoo) es más beneficiosa para Cantabria. Un debate que daría al traste con la opción ya planteada por los anteriores dirigentes de Fomento y que volvería a retrasar, aún más, la conexión de Cantabria a la alta velocidad.

Revilla espera salir con alguna noticia de la reunión que mantendrá con Sánchez el día 31

El estudio de las alternativas retrasará en cualquier caso las fechas fijadas previamente por Fomento y podría obligar, si se decide cambiar de planes, a comenzar de cero con los estudios. En el momento de su cese, el tramo Palencia-Alar se hallaba sólo pendiente de adjudicar la redacción de los proyectos; el de Alar-Aguilar en la preceptiva declaración de impacto ambiental; Aguilar-Reinosa en estudio informativo para determinar el trazado óptimo; y en el Torrelavega-Santander se iban a adjudicar los trabajos de duplicación de la vía.

Cantabria dejaría así a La Rioja como la única región peninsular española sin AVE; Campoo y Los Valles recibirían un gran impulso por su cercanía a los centros urbanos de la meseta; y la conectividad de nuestro litoral con la meseta mejoraría muy sustancialmente, beneficiando también al Puerto de Santander. La ejecución del tren de Alta Velocidad entre Aguilar de Campoo y Reinosa, cuyo estudio informativo iba a salir a información pública este verano, tendrá una inversión de «entre 436 y 460 millones de euros» (dependiendo de la alternativa que finalmente se elija), cien millones más de la previsión inicial, y supondrá un ahorro de tiempo a Madrid de 65 minutos. Es decir, reducirá el viaje entre la capital madrileña y Santander de las 4 horas y cinco minutos actuales a tres horas exactas.

Sumando, la inversión de la llegada del AVE a Cantabria ascendería a 2.007 millones, cantidad que incluye el coste total de la línea entre Palencia y Reinosa (1.593 millones de euros), los trabajos de la renovación de la vía, que están a punto de finalizar con una inversión de 223 millones, y los de duplicación entre Santander y Torrelavega (otros 191 millones, de los cuales 70 se destinan a pantallas antiruido).

Próximas previsiones

En la actualidad, buena parte del territorio nacional está conectado por AVE. La mayor excepción es la del Corredor Mediterráneo, defendido por la Unión Europea, pero relegado por los recortes presupuestarios de Fomento y la apuesta por la alta velocidad en el norte. La construcción de las líneas de alta velocidad ha costado unos 45.120 millones de euros y ha afianzado a España como país puntero.

Fomento tiene 2.713 millones para invertir en alta velocidad en 2018, y todos los corredores reactivados. Este año se ha puesto en marcha el AVE Madrid-Castellón (con Rajoy, después de una sequía de inauguraciones ferroviarias, a bordo, y un retraso de 22 minutos), y están en pruebas el Antequera-Granada (ciudad que, por cierto, lleva tres años sin tren por las obras), el Tarragona-Vandellós y el Chamartín-Atocha. Además, este ejercicio quedarán finalizados el Zamora-Pedralba de la Pradería (del corredor gallego), los accesos a Murcia y el Venta de Baños-Burgos, del corredor norte.

Extremadura y Almería son, quizás, los dos casos más flagrantes de déficit en infraestructura ferroviaria. En el primer territorio está prevista la inauguración, en 2019, del tramo Plasencia-Badajoz, en ancho ibérico con traviesa polivalente (lo que permite la circulación de trenes de ancho internacional), dos túneles y 28 viaductos; para 2020 estará electrificada la línea; en 2023 quedará inaugurado, según está previsto, el tramo entre Talayuela y Plasencia, que enlazará con los que se están ejecutando hasta Cáceres, y de ahí a Mérida y Badajoz. El tramo restante, de nueva construcción y actualmente en estudio informativo, conectará en alta velocidad Madrid y Extremadura vía Toledo, Talavera de la Reina y Navalmoral de la Mata, hasta Talayuela, y no concluirá hasta 2025.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos