Varios accidentes en la A-8 han complicado la 'Operación Salida' con retenciones kilométricas

DYA Cantabria

Las colas han alcanzado los 14 kilómetros a causa de un accidente ocurrido por la mañana en Allendelagua, al que luego se sumaron al menos tres siniestros más en el extremo oriental de la A-8

SUSANA ECHEVARRÍA y MARIÑA ÁLVAREZSantander

La tarde ha devuelto la circulación a la normalidad en la red viaria cántabra, después de un caótico arranque de la 'Operación Salida', con lluvia, elevada densidad del tráfico, sucesivos accidentes y las consiguientes caravanas. Han sido kilométricas en la A-8 en la zona de Castro y en dirección a Santander. Aunque la jornada arrancó plácida y sin contratiempos, el tráfico se fue enmarañando hasta que a las once de la mañana, en esa zona de la autovía que ya cualquier fin de semana puede registrar problemas, un primer accidente a la altura de Allendelagua convirtió el inicio de las vacaciones de Semana Santa en una auténtica pesadilla para los conductores atrapados en un atasco kilométrico en los carriles hacia Santander. A las 14.30 horas el atasco llegaba a los 14 kilómetros en suelo cántabro. La situación no se normalizó hasta las cuatro de la tarde.

La retención ha comenzado a la altura de Castro Urdiales y ha llegado hasta Ontón, según informaba Tráfico, aunque los conductores vascos que intentaban llegar a nuestra región se han encontrando que los problemas de circulación comenzaban ya en Muskiz.

En el accidente, en el que se han visto involucrados cinco vehículos que circulaban por los carriles en dirección a Cantabria, no hay heridos graves, aunque hay varias personas con contusiones y daños materiales en los vehículos.

Conductores atrapados en el atasco aseguran que el retraso en su viaje «ha sido de más de una hora. Pensaba llegar a Santander a las 12.00 y llegué a las 13.15. Estuve prácticamente parado durante una hora en la zona de Castro», ha comentado Iñaki Sainz.

La situación seguía complicada a primera hora de la tarde en el extremo oriental de la región, porque a los problemas ocasionados con el primer accidente en cadena en Allendelagua (km. 153), que ha generado colas de 14 kilómetros, se han sumado otros dos muy cerca de ese lugar: en Santullán (km. 145, con retenciones de un kilómetro y medio, en sentido País Vasco) y en Oriñón (km. 160, con retenciones de dos kilómetros hasta Islares). Un poco más lejos, en Colindres (kilómetro 178) se ha registrado otro accidente a las 14.40 horas, pero esta vez las retenciones son en sentido contrario, hacia Vizcaya, y alcanzaron los dos kilómetros (hasta Treto). Estos tres puntos con caravana recuperaron la normalidad a las 15.45 horas.

La circulación en la A-8 recuperó la normalidad a las cuatro de la tarde, después de cinco horas de sucesivos atascos en la zona oriental.

Nudo de Torrelavega

También ha habido complicaciones para circular por la A-67, a la altura de Torrelavega, en dirección a Reinosa. A las 12.45 horas había un kilómetro de caravana. Y como es habitual siempre que hay mucho tráfico se están produciendo importantes retenciones la zona de Torrelavega donde la A-67 enlaza con la A-8 (dirección Solares). A las 12.30 horas, las colas ya eran de unos cuatro kilómetros, aunque a las 14.00 horas la circulación ha vuelto a la normalidad en esa zona.