La mayor plantación de marihuana de la historia de Cantabria estaba en San Vicente de Toranzo

La nave industrial de San Vicente de Toranzo donde se estaban cultivando 3.000 plantas de marihuana. /SANE
La nave industrial de San Vicente de Toranzo donde se estaban cultivando 3.000 plantas de marihuana. / SANE

La Guardia Civil intervino el jueves más de 3.000 plantas, una cifra que duplica el récord anterior

Álvaro San Miguel
ÁLVARO SAN MIGUELSantander

Lo tenían todo pensado, pero les traicionó el ruido. Usaban filtros de carbón para matar ese olor tan penetrante que produce la marihuana. Y para no levantar sospechas con la factura de la luz -el principal 'chivato' de las plantaciones de interior- instalaron un enorme generador alimentado con gasoil. El plan era tan perfecto que no se conformaron con llenar de plantas un chalé y apostaron directamente por una gran nave industrial, de unos 2.500 metros cuadrados, en San Vicente de Toranzo. Pero fue ese gran generador, funcionando las 24 horas del día para dar energía a docenas de bombillas halógenas, lo que delató a los traficantes. Hacía tanto ruido que los vecinos terminaron llamando a la Guardia Civil. Y ese fue el final de la mayor plantación de interior conocida en la historia de Cantabria.

La nave industrial está a unos 400 metros del Ayuntamiento de Corvera de Toranzo, en una zona tranquila, con pocas viviendas alrededor y sólo otra nave cerca. Hasta allí se acercaba de vez en cuando un camión de gasoil para reponer existencias y evitar el mínimo corte de luz, algo que habría sido fatal para la ingente plantación de marihuana. Hasta que la Guardia Civil no seque algún ejemplar y lo envíe a Sanidad para el pesado oficial no se podrá saber con exactitud el alcance que habría tenido esta cosecha, pero es probable que rondara los 250 kilos una vez descartadas todas las partes de la planta que no se utilizan como estupefaciente.

MÁS PLANTACIONES

- Ajo, 1.500
plantas. El 4 de marzo de 2017, la Guardia Civil desmantela la que hasta el pasado jueves era la mayor plantación de marihuana de interior conocida en Cantabria.
- Herrera de Camargo, más de 1.000
plantas. El 24 de julio encuentran una nave industrial con otra gran plantación de marihuana y detienen a dos personas de nacionalidad española.
- San Miguel de Meruelo, 471 plantas
En junio de este año, la Guardia Civil detiene a dos cántabros que estaban al frente de una cosecha 'indoor' en una vivienda.
- Treto, 300 plantas
El 26 de febrero de 2018, dos vecinos de Castro Urdiales son detenidos por dirigir una instalación capacitada para llegar a cultivar hasta 700 plantas de marihuana.
- Cicero, 500 plantas
Esta vez la plantación estaba en una cuadra. El olor y el gasto eléctrico delataron a su dueño.

Tras las quejas de los vecinos por el ruido del generador comenzó una investigación por parte de la Guardia Civil. Una vez confirmadas las sospechas, el jueves se produjo la intervención en la nave industrial, hasta donde acudió una veintena de agentes preparados para tomar muestras, analizar indicios y desmantelar la plantación. Este periódico ha podido saber que se han producido detenciones, pero la investigación sigue su curso y el número definitivo de arrestos está lejos de estar cerrado.

Las pesquisas policiales indican que los promotores de esta plantación son profesionales que utilizan sistemas complejos de cultivo de interior para obtener varias cosechas al año. También recurren a estrategias que les permiten esquivar los principales métodos de detección por parte de los agentes de la ley, como son el consumo exagerado de electricidad o el fuerte olor del producto que cultivan.

El último récord de incautación de marihuana 'indoor' se produjo en marzo del año pasado, cuando se confiscaron 1.500 plantas en otra nave industrial, esta vez en Ajo (Bareyo). Los dos detenidos eran naturales de China y habían montado un complejo y sofisticado sistema para el crecimiento rápido de las plantas de marihuana, calculándose que el gasto en este montaje ascendía a unos 100.000 euros. La instalación para el crecimiento rápido de las plantas estaba compuesta por más de 100 bombillas de 600 vatios cada una y 108 reactancias, más un complejo entramado de cableado, enchufes, ventiladores, extractores, etc. Las investigaciones policiales indican que este tipo de plantaciones funcionan prácticamente como franquicias, pues requieren una gran especialización para su instalación y muchos de los sistemas de cultivo, iluminación, riego y ventilación son prácticamente iguales entre unas plantaciones y otras.

Hace apenas unos meses, en febrero de este año, la Policía Nacional desmantelaba en Girona y Barcelona las últimas plantaciones de una organización criminal investigada en el marco de la 'Operación Mastín', que se saldó con 41 detenidos. Todos eran de nacionalidad china, excepto un electricista español. Según declararon los investigadores de esta operación a El País, la entrada de las mafias chinas en el negocio de la marihuana «ha supuesto un boom de su producción en España en los últimos cuatro años».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos