El Parlamento regional reclama al Estado por unanimidad medidas urgentes por las inundaciones

Antonio 'Sane'

Las inundaciones afectaron a 61 municipios y provocaron daños estimados en unos 28 millones de euros

DM .
DM .Santander

El pleno del Parlamento de Cantabria ha aprobado este lunes por unanimidad una proposición no de ley para que el Gobierno regional inste al Ejecutivo central a aprobar un real decreto con medidas urgentes para reparar los daños provocados inundaciones del pasado mes de enero en la comunidad autónoma.

La iniciativa, que ha sido presentada por el PRC y transaccionada por los diputados del grupo mixto Juan Ramón Carrancio y José Ramón Blanco, ha sido apoyada por el resto de grupos políticos entre críticas de electoralismo y con llamamientos para que se tomen medidas que impidan que se vuelvan a repetir.

Ver más

Todos los grupos políticos han valorado y agradecido, además, la labor prestada por los servicios de emergencias, sin cuya actuación alguno de los diputados ha opinado que los daños podrían haber sido mayores.

La regionalista Rosa Díaz ha recordado que las inundaciones de enero afectaron a 61 municipios de Cantabria y que provocaron unos daños estimados en unos 28 millones de euros, entre los provocados en las infraestructura públicas y los de bienes privados.

Y ha lamentado que han pasado casi dos meses desde que el delegado del Gobierno en Cantabria, Pablo Zuloaga, anunció que el Gobierno de España no dejaría solo al Ejecutivo cántabro para hacer frente a esos daños, sin que se haya producido ninguna actuación, «salvo alguna foto» con los alcaldes de los municipios afectados.

Díaz ha opinado que el Gobierno de España ha tenido «tiempo más que suficiente» para aprobar la declaración de Cantabria como zona gravemente afectada y ha pedido al Ejecutivo socialista de Pedro Sánchez que aprueba el real decreto con medidas urgentes para hacer frente a los daños de las inundaciones en uno de sus «viernes sociales».

El portavoz socialista, Víctor Casal, ha defendido que el Gobierno de España ya está trabajando en este asunto una vez que se han evaluado los daños y ha calificad esta iniciativa regionalista de «reclamo de cara a las elecciones».

A pesar de ello, Casal ha defendido el apoyo de su grupo a esta proposición no de ley, al tiempo que ha pedido «buscar más soluciones y menos culpables» y ha apostado por tomar medidas para evitar este tipo de catástrofes mediambientales en el futuro con cambios, por ejemplo, en la política forestal.

«PRC contra PSOE, PSOE contra PRC. Campaña, campaña, campaña». Así ha resumido el popular Luis Carlos Albalá el debate de esta iniciativa en una intervención que ha concluido instando al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, a que «eche mano» de su agenda telefónica para llamar a su homólogo Pedro Sánchez a ver si aprueba ese decreto ley.

Antes, Albalá ha apostado por la prevención para evitar inundaciones y ha denunciado que la limpieza de los cauces de los ríos en Cantabria ha fallado «estrepitosamente» en una materia en la que ha recordado que tienen competencias ambos gobiernos.

El diputado de Ciudadanos, Rubén Gómez, ha subrayado que en este caso «sí que está justificada» la aprobación de un decreto ley, aunque ha lamentado que en los últimos viernes el Consejo de Ministros está utilizando esta figura legal «para hacer campaña electoral».

Y ha enmarcado el hecho de que todavía no se haya aprobado un decreto para declarar a Cantabria zona gravemente afectada a la «dinámica» del Gobierno socialista de «desprecio» a la comunidad autónoma, «salvo las visitas que hace el presidente en el Falcon para saludar a sus amigos», ha ironizado.