Revilla, decepcionado con Pedro Sánchez: «qué menos que una llamada al venir a Santander»

Revilla, decepcionado con Pedro Sánchez: «qué menos que una llamada al venir a Santander»

El presidente regional atribuye esta situación al hecho de que «a cuatro meses para las elecciones ya no hay amigos»

DM .
DM .Santander

La relación del presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sigue tensándose. El primer punto de roce surgió tras la «puñalada trapera» de los presupuestos del Estado en Cantabria, como lo definió Revilla, y ha seguido con cruces de declaraciones con los líderes del PSOE, reproches entre las consejerías de los dos partidos en el Gobierno -PSOE y PRC- y quejas hacia actuaciones de diferentes departamentos de la Administración central. La situación pareció suavizarse con la carta de Pedro Sánchez a Revilla tras la inundaciones en la que se abría la puerta a retocar esos presupuestos. Pero el pasado domingo Pedro Sánchez estuvo en la región -como líder del PSOE, no como jefe del Gobierno- y no se vio con el presidente cántabro.

«Qué menos que una llamada», ha opinado hoy Revilla, quien ha añadido que «no tenía ningún interés en fotos». Las razones de esta situación las explica el propio presidente cántabro que lleva «muchos años en política». «Me ha decepcionado, pero luego empiezo a pensar, y yo tengo muchos años y sé lo que es la política...», ha agregado Revilla, quien cree que, a cuatro meses para las elecciones, «ahora ya no hay amigos» y «cada uno tiene que ir a defender su parcela», aunque él no se considera así.

Revilla ha vuelto a decir que cuando él se desplaza a otra comunidad autónoma, aunque sea para realizar actividades que no tienen nada que ver con la política, llama al presidente autonómico para informarle de que estará por allí.

«De ahora en adelante cada uno tiene que ir con su mochila y los partidos van a hacer lo mismo, pero yo no quiero entrar en ninguna descalificación y que la gente reflexione porque es importante un poco de sosiego en España», ha señalado.

A su juicio, en el tramo preelectoral «la gente se altera muchísimo y no hay más que rivales», pero ha avanzado que él no va a meterse «con nadie», y se va a limitar a explicar el proyecto del PRC, que ha contribuido «durante años al bienestar de esta tierra» y que es un partido «serio, unido y que da estabilidad política».

«No tenemos que hacer otra campaña más que el que ya nos conocen», ha subrayado Revilla, quien ha insistido en que el PRC concurriría a las elecciones generales si se convocaran para el 26 de mayo o antes y en caso contrario «está por decidir».

Si hubiera unas elecciones generales el 14 de abril, Revilla ha dicho que su partido, el PRC, no dejaría a sus «cien mil votantes sin urna» porque «sería un disparate».

«Si es el 26 con mucha más razón porque sino la gente va a tener que ir con tres papeletas de un partido y otras tres de otro, que tampoco tiene mucho sentido. Si son el 14 de abril, el PRC tendrá una muy buena candidatura al Congreso y al Senado», ha avanzado.

Sobre un posible «ninguneo» de Zuloaga a la vicepresidenta regional, Eva Díaz Tezanos (PSOE), Revilla ha preferido no opinar y ha dicho que él tiene una «extraordinaria relación» con ella. «Creo que ha hecho una gran labor en este Gobierno, más allá de que en su momento optara por una opción política que no fue la que salió», ha apostillado Revilla, quien espera que su buena relación con Díaz Tezanos, y con todos los miembros del consejo de gobierno, se mantenga hasta el final de esta legislatura.

 

Fotos

Vídeos