El Seprona recaba pistas para localizar al hombre que mató a un perro en San Román

El Seprona recaba pistas para localizar al hombre que mató a un perro en San Román

La Guardia Civil recibió ayer distintas llamadas que daban información sobre el vehículo que aparece en el vídeo. Los agentes tratan ahora de verificar todos los datos

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

El vídeo que ha difundido la Guardia Civil a través de su cuenta de Twitter es lo suficientemente nítido para apreciar la «crueldad y la sangre fría» de la persona que el pasado miércoles arrojó al interior de la protectora de San Román de la Llanilla (Santander) a un cachorro de perro. El animal, tras volar por los aires se clavó en un hierro de la verja y sufrió unas heridas que le provocaron la muerte. De eso no hay duda, pero la grabación no da grandes detalles que ayuden a identificar al autor de los hechos. En la cinta, proporcionada por la empresa de seguridad de Asproan, la asociación que gestiona el centro, se ve perfectamente el modo de proceder de este individuo al que ahora se le busca por un presunto delito de maltrato animal, aunque no tiene la resolución suficiente para identificarle, ni siquiera para conocer la matrícula del coche con el que llegó o el modelo del vehículo.

De esta forma, el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Benemérita tiene pocos elementos para iniciar la investigación, por eso el lunes pidió una colaboración ciudadana que ayer comenzó a dar sus frutos. Distintas personas llamaron a la Comandancia de la Guardia Civil de Cantabria para proporcionar información que consideran relevante para el esclarecimiento del caso. Por el momento, ningún testigo ha aportado nombres, pero sí datos sobre el coche, un Citroën Xsara o similar de color oscuro. Sobre todo llamó gente que cree haber visto el turismo por la zona cuando se produjeron los hechos, alrededor de las 17.25 horas.

Ahora, todo este caudal de información –todavía no excesivamente amplio– tendrá que ser procesado y verificada por los responsables del caso. Hasta que no haya algún elemento concluyente el Seprona no aportará novedades ni explicará los métodos que está utilizando para no dar pistas al presunto culpable.

Un individuo lanzó al perro al interior de la protectora, se clavó en un hierro y murió desangrado

La matrícula no se aprecia en la grabación, pero parece un Citroën Xsara oscuro o modelo similar

«Nos lo encontramos muerto sobre un charco de sangre y con un agujero en el estómago», narraba Eduardo Puertas, responsable de la perrera de San Román. Aunque las características de la herida le resultaron extrañas, en un primer momento pensó que alguien le había arrojado al interior y otro animal le podía haber atacado. No fue hasta este fin de semana cuando recibió la cinta de la empresa de seguridad y comprobó la sucesión de los hechos:la persona llegó al lugar, hizo un reconocimiento visual del centro, avanzó unos metros y después volvió en dirección contraria para lanzar al perro al interior.

En el primer intento el cachorro quedó atrapado entre los hierros. Tras ello descolgó al animal, que se retorcía de dolor al clavarse un metal de 15 centímetros, y ya en el segundo intento el perro –un mestizo de fox terrier de color banco entero y una edad aproximada entre seis y ocho meses– cayó en seco sobre el suelo. Aunque malherido, entonces aún continuaba con vida.

Gran difusión

El vídeo, difundido por la Guardia Civil a través de sus redes sociales, lleva ya cerca de 90.000 reproducciones en poco más de 24 horas y se ha convertido en uno de los mensajes más compartidos de la cuenta de Twitter del instituto armado de las últimas semanas. «Es duro, pero creo que es bueno que se vea para intentar localizar al culpable y para que la gente reaccione para que no pase más», defiende Puertas.

Según el Código Penal, el maltrato animal hasta la muerte está castigado con entre seis y 18 meses de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio de profesión u oficio que tenga que ver con animales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos