Valdecilla amplía las plazas para el ingreso en domicilio y el radio de acción hasta 20 km

Imagen de todo el equipo posando duramnte la visita de la consejera de Sanidad/Nacho Romero
Imagen de todo el equipo posando duramnte la visita de la consejera de Sanidad / Nacho Romero

La Unidad, que acaba de incorporar otro equipo de refuerzo y dispone desde ayer de 72 camas, atendió en 2018 a 1.752 pacientes, más del 60% procedentes de Urgencias

ANA ROSA GARCÍA SANTANDER.

Los refuerzos de la Unidad de Hospitalización Domiciliaria de Valdecilla empezaron a funcionar ayer, en plena oleada de gripe y de descompensaciones en pacientes mayores con patologías crónicas, principal perfil en las camillas y boxes de Urgencias durante las últimas semanas. La cobertura se extiende de 60 a 72 camas, creciendo también el radio de acción, que a partir de ahora llegará hasta una distancia de 20 kilómetros del hospital -antes estaba limitado a 15-. No obstante, aclara el médico Pedro Sanroma, coordinador de la Unidad desde 1997, «por el momento hemos ampliado hasta Solares y de forma paulatina iremos llegando al resto de núcleos», entre los que se incluyen Pedreña, Renedo y Sarón.

«Ahora mismo estamos a tope, aunque es la tónica habitual». De media, la Unidad registra 150 ingresos mensuales, «cinco diarios, teniendo en cuenta que funcionamos las 24 horas, los 365 días del año. Un dato que traducido a estancias (día/cama) ahorradas al hospital se eleva a 1.814», apunta. En total, a lo largo de 2018, se atendió a 1.752 enfermos, con un tiempo medio de ingreso domiciliario de 11,77 días. Más del 60% de sus pacientes son derivados directamente desde Urgencias.

La gripe mantiene la presión en los servicios de Urgencias

La propagación de la gripe, en la semana en la que se prevé que la epidemia alcance su pico más alto, mantiene la presión en los servicios de Urgencias. Ayer, Valdecilla registró otro lunes «ajetreado», no tanto por el número de casos, que se mantuvo dentro de la media habitual –en torno a los 350 adultos–, sino por el tipo de paciente que más está aumentando, que son personas de edad avanzada con complicaciones severas, en gran parte por el efecto gripal.El hospital aún no ha llegado al nivel máximo de ocupación, como sí ha ocurrido en Laredo. «Al tener camas libres, los ingresos están subiendo a planta sin problemas», precisan desde la Dirección, aunque reconocen también las demoras para los casos no graves.

De los últimos nueve ingresos registrados por gripe, todos eran mayores, presentaban varias patologías, incluido EPOC, y sólo dos estaban vacunados. Del 15 de diciembre al 3 de enero, en Urgencias se han confirmado con análisis microbiológicos 81 casos, la mayoría de gripe A, de ellos 46 adultos y 35 niños.

Para optar a este servicio, que es una opción voluntaria, el paciente «además de querer» debe contar con un «cuidador disponible las 24 horas y dispuesto a colaborar», porque será quien esté pendiente de la correcta administración del tratamiento. De los 154 ingresos registrados en diciembre, 132 precisaban antibiótico en vena. El resto requerían transfusiones de sangre, control clínico por patología múltiple o seguimiento tras el alta temprana de cirugía. A ese balance mensual hay que añadir otros 29 casos valorados pero desestimados, bien porque el paciente prefería quedarse en el hospital (12), porque su estado de salud impedía acogerse a la hospitalización en casa o por circunstancias sociofamiliares. En caso de duda o incidencia, la Unidad cuenta con un teléfono de atención a disposición de las familias día y noche.

«Vamos cogiendo enfermos en función de los huecos que nos van quedando, habiendo días que no podemos ingresar más porque estamos llenos, como ocurrió este domingo», apunta Sanroma. La hospitalización domiciliaria es uno de los servicios que Sanidad ha extendido en los últimos meses también a las áreas de salud de Laredo y Torrelavega. «La apuesta por parte de la Consejería y de la Dirección del hospital es clara, como nunca antes», reconoce el coordinador. No obstante, subraya que, pese al ahorro que reporta la Unidad en estancias hospitalarias (más de 21.700 al año), al volumen de pacientes que mueve y al «alto índice de satisfacción» de los usuarios, «queda una asignatura pendiente, que en otras comunidades ya se ha resuelto, que es disponer de una plantilla orgánica propia, puesto que somos 15 médicos adscritos a domiciliaria, pero dependientes de otros servicios, como Urgencias o Medicina Interna, y sólo cinco con plaza en propiedad».

 

Fotos

Vídeos