Vivienda defiende un descenso de las ejecuciones hipotecarias

Vivienda defiende un descenso de las ejecuciones hipotecarias
DM

La Dirección General se remite al INE para justificar una bajada de un 45,32% en viviendas de personas físicas y jurídicas

NACHO GONZÁLEZ UCELAY SANTANDER.

El director general de Vivienda, Francisco Javier Gómez Blanco, se abrigó ayer con los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) para protegerse de las cifras publicadas el lunes por el Consejo General del Poder Judicial, que aseguran que Cantabria fue la única comunidad autónoma en la que aumentaron las ejecuciones hipotecarias durante el año pasado y que los desahucios por no pagar el alquiler de la vivienda se dispararon un 15.3% en la región en 2017 con respecto a 2016.

De acuerdo con el órgano judicial, las ejecuciones hipotecarias, es decir, el penúltimo paso al desahucio, aumentaron de 285 a 291 en ese último año, lo que supone una subida porcentual del 2,1% que contrasta con el retroceso del 37,8% observado en el resto del país.

Según sostiene Gómez Blanco, «ese dato engloba todas las ejecuciones hipotecarias. No sólo de viviendas. Incluye locales, fincas rústicas, fincas urbanas...».

De ahí que él prefiera posarse sobre las del instituto estadístico, que «aportan una mejor información» sobre la realidad de las viviendas «porque no es lo mismo una ejecución hipotecaria sobre un local que sobre una vivienda y, en este caso, tampoco una ejecución hipotecaria sobre una vivienda de personas jurídicas que sobre una vivienda de personas físicas». Estas últimas, asegura Gómez Blanco, «nos preocupan mucho más por cuanto en ellas habitan familias».

De esas, de las del INE, se desprende que el número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas no sólo no subió en Cantabria sino que, al contrario, entre 2016 y 2017 experimentó un bajón ciertamente considerable.

En concreto, el número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas de personas físicas cayó un 42,8% (de 154 a 88) y la cifra de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas de personas jurídicas bajó un 46,8% (de 252 a 134). Sumando ambas, el Instituto Nacional de Estadística revela que, en Cantabria, el número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas cayó en 2017 un 45,3% con respecto a 2016.

Estas cuentas, dice Gómez Blanco, «nos dan una visión más próxima de la actual situación de las viviendas, las jurídicas y las físicas», y «nos dejan una percepción de que, ni mucho menos, se haya producido el aumento que refleja en su informe el CGPJ».

Al contrario, las cifras del INE «sugieren que en Cantabria continúa la tendencia de los últimos años, que no es otra que la reducción en el número de ejecuciones hipotecarias en viviendas, y que en el último año, estas se han reducido prácticamente a la mitad».

Una bajada «impresionante», afirma el director general de Vivienda, que no cuestiona que en la región «haya podido aumentar el grado de litigiosidad», como dice el CGPJ, «aunque una cosa son los procesos judiciales y otra distinto es si acaban o no en desahucio».

Agarrado a los números favorables del INE, Gómez Blanco, que saluda esas cifras con gran optimismo, interpreta también las razones que las han provocado.

«Pienso que es un poco de todo. Por las moratorias de los lanzamientos con las entidades financieras, por el cambio de la actitud de los afectados, que están pagando o llegando a acuerdos que les están permitiendo no tener que enfrentarse a una situación de desahucio... Hay varios factores, pero yo diría que esos dos están siendo fundamentales», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos