Álvaro Pombo publica en octubre su nueva novela, 'Retrato del vizconde en invierno'

El narrador santanderino, en la imagen en su domicilio madrileño, regresa con su nueva novela este otoño./Elvira Megías
El narrador santanderino, en la imagen en su domicilio madrileño, regresa con su nueva novela este otoño. / Elvira Megías

El escritor, objeto de homenaje el próximo martes en Santander, protagonista por su libro 'Atropos', de Ediciones Tantín, y el número 11 de 'Leñalmono' dedicada íntegramente al narrador

Guillermo Balbona
GUILLERMO BALBONASantander

«Estoy ganando la carrera a la artrosis gracias al buen humor», confiesa Álvaro Pombo en la entrevista que se publica esta próxima semana en el nuevo número, el 11, de la revista 'Leñalmono', que como ya se avanzó está dedicada íntegramente al escritor santanderino. Fruto también de esa energía renovada es que el narrador y académico regresa este otoño al escaparate editorial literario con su nueva novela, 'Retrato del vizconde en invierno' (Ediciones Destino) «un retrato familiar sin igual». La revista, que dirige Mario Crespo, forma parte del homenaje al escritor previsto el próximo martes en el Gran Casino de El Sardinero.

En esta velada, asimismo, será presentado su libro 'Atropos', publicado por Ediciones Tantín. Acompañarán al escritor, que ha asegurado su asistencia, la periodista Rosa Pereda, la poeta Marián Bárcena y los editores José Luis Fernández Gándara y el propio Mario Crespo.

Horacio, vizconde de la Granja, es un octogenario viudo, guapo y todavía elegante a pesar de sus serios achaques, que vive en un gran ático de Espalter junto a sus hijos, Míriam y Aarón, a quienes acompaña con sus frecuentes visitas su amante, veinte años menor que él. Horacio, que en su día fue un destacado intelectual español, con gran prestigio durante la Transición, ha ido dejando de escribir para encerrarse en su despacho, y parece no gustarle demasiado el prestigio y relieve literario que su hijo, también escritor, ha consolidado con su última novela.

Para su ochenta aniversario, Lola y sus dos hijos deciden regalarle un retrato al lienzo, que encargan a un cotizado y prestigioso retratista madrileño. Ese retrato se concibe como una celebración del personaje y también una consagración icónica, social y artística del aristócrata. Este es el argumento de la nueva narración de Pombo, una historia que «contiene dos retratos que emergen uno de otro y que, a lo largo de toda la novela, se condicionan entre sí hasta su trágico final».

Precisamente el pasado viernes 'WMagazín' revelaba un vídeo del escritor y académico santanderino leyendo el comienzo de su próxima novela, «el paso del tiempo en el retrato trágico de una familia acomodada». En ella Pombo despliega su universo literario con sus historias y reflexiones sobre la vida y los sentimientos «en un retrato familiar que tiene como eje el enfrentamiento entre un padre y un hijo».

Arranque del libro

«Como mínimo tendrá que ser psicosomático -decide el vizconde, que lleva sintiéndose la cabeza caliente y los pies fríos toda la mañana-. Durante toda la mañana anduvo releyendo sus papeles de superficie sin hallar ningún consuelo». Este es el arranque de la nueva obra que saldrá a la luz en octubre. En la entrevista de 'Leñalmono'Pombo se muestra precisamente consciente del inevitable paso del tiempo, su nuevo tiempo octogenario con sus nuevos poemas y sus nuevas novelas. Además de 'Retrato del vizconde en invierno', ya se encuentra embarcado en un nuevo relato. Sobre si realmente está «en las últimas», como ha afirmado en alguna ocasión reciente, el autor de 'Donde las mujeres', apunta: «Estoy a la cuarta pregunta. Estoy canino. Estoy sin blanca. Estoy entre la espada y la pared. Si antes no me he muerto, me moriré de inanición en breve, pero no de sopetón, porque a cambio de estar pobre de solemnidad estoy de excelente humor».

En el nuevo número de la revista, que se presenta el martes, a partir de las ocho de la tarde, a propósito de la opción de escribir en poesía o prosa, Pombo no acaba de decantarse: «Escribir novelas y relatos en prosa, incluyendo con frecuencia todo el color de la filosofía que puedo, se ha vuelto una costumbre ya insustituible, pero a la vez, escribir poesía a tramos me acompaña desde siempre».

Destaca en su obra narrativa la abundancia de personajes femeninos, «mujeres casadas y solteras, siempre muy elocuentes y generalmente muy divertidas. Las mujeres de mi familia eran muy habladoras, muy despiertas y vivaces como mis personajes femeninos».

Y al respecto de la influencia de las críticas en su trayectoria, señala: «En general he tenido buena acogida entre lectores y críticos a lo largo de los años, pero siempre he pensado que las críticas útiles son las que vas recogiendo a medida que escribes tus libros en una especie de diálogo ininterrumpido».

En 'Leñalmono' Pombo recuerda su infancia santanderina, el paisaje marítimo y nombres propios como el boxeador Rodolfo Díaz, el joven poeta Alfonso Peña Cardona y el escultor Ramón Muriedas, además de lecturas cruciales en su formación, como Rilke, Iris Murdoch, T.S. Eliot o Graham Greene: «El Santander marinero y remero emerge y reemerge de continuo en mis escritos», sosteine. No falta su análisis de la situación actual de la sociedad española, señalando en ella, entre otros aspectos, el antifranquismo «pavisoso y obsesivo» de la izquierda española, el abuso de las tecnologías digitales y la creciente pérdida del sentido de la autoridad.

El próximo día 22 Pombo impartirá una charla bajo el significativo título de 'En las últimas. Ante mi obra literaria', dentro de los cursos de la Universidad de Cantabria en su sede de Laredo.

 

Fotos

Vídeos