Delibes, cuentista y dibujante de juventud

Una página de 'La bruja Leopoldina'. /Destino
Una página de 'La bruja Leopoldina'. / Destino

La editorial Destino recupera 'La bruja Leopoldina', un cuento ilustrado que el autor de 'Cinco horas con Mario' escribió con 18 años

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Mucho antes de convertirse en faro de la literatura española, Miguel Delibes fue un joven escritor lleno de dudas, y también un dibujante aficionado tan respetuoso con la pintura que no quiso dedicarse a ella porque no tenía formación artística y creía que en un campo como ese no se podía ser autodidacta. Pero todas estas facetas del autor de 'El camino' se reúnen en 'La bruja Leopoldina', un cuento inédito que Delibes escribió con 18 años y que ahora recupera la editorial Destino.

'La bruja Leopoldina' fue uno de los pocos textos originales que la familia Delibes encontró después de la muerte del escritor, en marzo de 2010. Los guardaba en carpetas en las que ponía escritos, recortes de periódico y todo tipo de papeles, y que cuando estaban llenas, cerraba y guardaba. «Fue tan pudoroso con su vida privada y tan exigente con su vida literaria que lo que no quiso ver publicado él mismo se encargó de destruirlo», cuenta Elisa Delibes, una de las hijas del escritor, que ayer presentó este nuevo volumen en la Biblioteca Nacional.

El cuento que ahora ve la luz fue escrito en 1939, una década antes que 'La sombra del ciprés es alargada' (1948), con el que se consagró al ganar el premio Nadal. Apareció en un cuaderno de hule y lo que le distingue de muchos otros textos hallados en las carpetas es que éste tenía «principio y fin». Pero Elisa Delibes no cree que se trate de una obra maestra, ni mucho menos. «Literariamente, no es el embrión de su estilo ni tampoco con este cuento hubiera ganado el Nobel», ironiza, «pero sí es una pequeña joya». «Aunque a él», continúa Elisa Delibes, «probablemente no le habría gustado que se publicase este cuento, se habría puesto nervioso. Un hermano mío decía que si lo hubiera visto en un libro, le habría dado un ataque».

Elisa Delibes, con el ejemplar del nuevo libro.
Elisa Delibes, con el ejemplar del nuevo libro. / Destino

En realidad, el volumen que ahora publica Destino se titula 'La bruja Leopoldina y otras historias reales' e incluye, además del cuento inédito, dos textos de Delibes ya publicados, 'Mi vida al aire libre' y 'Tres pájaros de cuenta', donde se incluyen descripciones al aire libre y relacionadas con la naturaleza. Las tres narraciones comparten un rasgo: son las más autobiográficas de un escritor discreto y humilde, amante del deporte hasta la exageración. «Él mismo decía que si todo el tiempo que le había dedicado al fútbol lo hubiera empleado en algo de más provecho, ¡habría sido un auténtico genio!», sonríe la hija del escritor.

La biografía de Delibes está marcada por sus lazos familiares. Tuvo cuatro hijos en tres años «y entonces pensó que iba a tener 20 hijos, como su cuñado, que llegó a 19», cuenta Elisa Delibes. Finalmente, la cuenta se quedó en siete, que no eran pocos, así que el autor tuvo que multiplicarse para alimentar a una familia numerosa. «Yo lo recuerdo trabajando sin parar y exprimiendo cada artículo: lo publicaba en El Norte de Castilla y luego los guardaba para publicar un libro», cuenta.

Aunque 'La bruja Leopoldina' sea un cuento ilustrado, no fue Delibes un padre que leyera a sus hijos historias antes de irse a dormir. «No era una costumbre de aquella época», asevera Elisa Delibes. Tampoco en la casa Delibes se hablaba de libros, aunque la hija se recuerda a sí misma leyendo las tapas de los volúmenes en la biblioteca del hogar.

Las cosas cambiaron cuando, inesperadamente, falleció su esposa, Ángeles de Castro, en 1974. «Estuvo hundido, él creía que lo justo es que hubiera muerto antes que mi madre y pasó cinco o seis años muy malos porque nunca pensó que debía ejercer como padre de hijos pequeños. Le ponían nervioso los hijos adolescentes. Pero en los 80 revivió», subraya la hija. Tanto que de aquellos años datan obras como 'Los santos inocentes' (1981), 'El tesoro' (1985) o 'Señora de rojo sobre fondo gris' (1991), una etapa que culmina con 'El hereje', su última novela. «Siempre agradecía haber tenido la lucidez necesaria para escribirla con 78 años», dice la hija.

'La bruja Leopoldina' es una de las pocas obras de Delibes que podrían leer los niños. Así lo cree Elisa Delibes, profesora de literatura en un instituto de Valladolid, y que, sin embargo, no recomienda los libros de su padre porque no cree que obras como 'Cinco horas con Mario' puedan ser entendidas por los alumnos de esa edad.

Max

Además de uno de los mejores escritores de la literatura española, Miguel Delibes fue un notable caricaturista. Desde 1941 hasta 1958 publicó sus dibujos en El Norte de Castilla, el periódico al que se sintió vinculado toda su vida y donde firmaba sus ilustraciones como MAX, las iniciales que utilizó para su faceta gráfica. También estaban en las ilustraciones que aparecen en el cuaderno en el que escribió 'La bruja Leopoldina'.

Delibes se inventó el pseudónimo de MAX cuando empezaba a salir con su novia. Las letras eran las iniciales de Miguel y de Ángeles, el nombre de su amada, y la X representa la incertidumbre sobre el futuro de ambos juntos. «Pero aquella palabra significaba que mi madre ya había entrado en la vida de mi padre», cuenta Elisa Delibes.

La pareja se casó en 1946, y Delibes siguió dibujando en El Norte de Castilla, donde publicó más de 400 ilustraciones, una afición que no abandonó. «Cuando iba a las reuniones del Consejo de Administración de 'El Norte' o cuando estaba en las reuniones de la Academia de la Lengua, si se aburría, también dibujaba», destaca la hija del autor.

 

Fotos

Vídeos