«Cuando lo ordenó el juez, nadie sabía cómo se secuestra un libro»

El periodista y editor Emilio Sánchez, ayer, en Santander./Sane
El periodista y editor Emilio Sánchez, ayer, en Santander. / Sane

El periodista santanderino, Emilio Sánchez,uno de los responsables del proyecto Libros del KO, hablará hoy en la Librería Gil sobre su experiencia en el caso 'Fariña'

Javier Menéndez Llamazares
JAVIER MENÉNDEZ LLAMAZARES

Hace una década, el periodista santanderino Emilio Sánchez Mediavilla decidió dar el salto a la edición, junto a otros cinco compañeros, para cubrir un hueco inexplicablemente vacío en el panorama de la narrativa en español: el periodismo de no ficción publicado en formato libro.

Setenta títulos más tarde, sus Libros del KO se habían convertido en uno de los sellos independientes más destacados, profesionalizada gracias sobre todo a un título sobre el narcotráfico gallego de finales del siglo XX -'Fariña', de Nacho Carretero-, que se había convertido en 'long-seller'. Pero en febrero de este año, unas semanas antes de que se lanzase una serie de televisión basada en el libro, su mayor fuente de ingresos fue 'secuestrada' por orden judicial.

Sobre ese secuestro recientemente levantado hablará hoy Emilio Sánchez en la librería Gil, a partir de las 19 horas, bajo el título 'No sólo de Fariña vive el editor'.

-¿Qué significa que un libro está 'secuestrado'?

-Pues al principio hubo mucha incertidumbre porque nadie sabía exactamente cómo se secuestra un libro; en democracia sólo había dos precedentes, aquella portada de El Jueves y un libro de Sabina por el que litigaban dos editores. Pero para nosotros no poder comercializar más 'Fariña' supuso un bloqueo enorme, que a punto estuvo de acabar con la editorial.

-¿Tanta es la 'fariñadependencia'?

-Era el libro que mantenía la editorial, con más de mil ejemplares vendidos cada mes. El que nos permitía seguir publicando otros títulos de venta mucho más minoritaria. De haberse prolongado unos meses, nuestra continuidad habría estado en entredicho.

-Más allá de polémicas, 'Fariña' parece un libro especial, de esos que producen pálpitos a sus editores.

-Pues sí, incluso antes de que estuviera escrito. En realidad, Nacho Carretero nos propuso otro libro, sobre Ruanda, pero no lo encontramos muy interesante, y 'Fariña' era una propuesta alternativa, su plan B. Y al final resultó ser el bueno.

-¿Tan atractivo resulta como tema el narcotráfico en Galicia?

-Es cercano, poderoso narrativamente, con muchas aristas y funciona a la perfección como relato. Y apenas se había explotado, en ficción o no ficción. Para varias generaciones, la figura del juez Garzón bajando del avión, con la gabardina al viento, las Madres contra la Droga o la operación Nécora contra Sito Miñanco son imágenes grabadas en la memoria. Y además, es que es todo tan loco... Las historias que cuenta, y esa manera de escribir maravillosa de Nacho Carretero, con tono y ritmo, te atrapan desde el principio.

-¿Nunca calibró los posibles riesgos?

-Sinceramente, sólo sentía la emoción de tener entre manos un gran libro, uno realmente bueno. Habla fundamentalmente del pasado, de la mafia gallega de los ochenta y los noventa... Y temas más espinosos como las fotos de Feijoo ya habían aparecido mucho antes. Nunca nos pasó por la cabeza que todo esto pudiera terminar en un secuestro.

-Y que, al final, los verdaderamente peligrosos no fueran los narcotraficantes sino los políticos...

- Sí, y es curioso, porque quien interpone la primera demanda, José Alfredo Bea Gondar, exalcalde de O Grove, juega un papel muy, muy secundario en el libro. Lo surrealista es que el gran enemigo del libro no haya sido la mafia, sino el sistema.

-Sin embargo no ha habido una única demanda sino varias sucesivas. ¿Por qué tanto revuelo? ¿Realmente es tan terrible lo que se cuenta en el libro?

-'Fariña' llevaba ya once ediciones sin el menor problema. Sin embargo, a raíz de vender los derechos audiovisuales a Bambú, la sensación es que algunos tiburones olieron a dinero. Bea Gondar incluso pidió medio millón de euros, que hay que ser flipado...

-Hay quien dice que toda esta propaganda les ha venido de cine...

-Sí, pero no a la editorial, ni al libro, que en realidad ha dejado de venderse, y que ahora regresa a las librerías pero cuando ya ha cesado el ruido mediático. Sobre todo, ha beneficiado a la serie de televisión; de hecho, la cadena adelantó varias semanas su emisión, coincidiendo con la cresta de la ola.

-¿En Libros del KO tienen más 'Fariñas' en cartera, por si los secuestros?

-Ojalá... Tenemos muy claro el tipo de libros que nos gusta, pero el bestseller surge, no hay una fórmula y no se puede forzar. En este caso, el contexto global nos favoreció, con series como 'Narco' o fenómenos como 'Gomorra' o 'Roma criminal'. Pero vamos a seguir publicando los libros que nos representan, que son los que conforman nuestro catálogo.

-No ficción periodística. O como aseguran en su twitter, «Editorial especializada... ¡en periodismo! LOL. ¡Visionarios! Nos pierden las charangas. Nosotros sí tenemos sueños baratos».

-Es que el género es tan literario como el que más. Pese a que cierto establishment cultural lo haya mirado por encima del hombro. Por ejemplo, ni siquiera hay categorías para libros en los grandes premios periodísticos españoles. Nosotros seguiremos llenando ese vacío.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos