Copa Libertadores

El papel de las seis personas que llevaron la final a Madrid

Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol/Efe
Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol / Efe

Infantino, Rubiales, Domínguez, Florentino, Pedro Sánchez y Macri tuvieron una participación decisiva en que Madrid fuese la solución elegida para el River-Boca de la Libertadores

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Conmebol tomó la decisión de la Conmebol de alejar la final de la Copa Libertadores de América y lo justificó en la «excepcionalidad» de la situación; las «garantías de seguridad que ofrece la ciudad y el Estado español»; la «neutralidad del campo de juego» del Santiago Bernabéu; la capacidad y calidad de la infraestructura deportiva y del terreno de juego»; la «existencia de amplias facilidades logísticas, de alojamiento y de transporte público» de Madrid, la «rica tradición futbolística, enmarcada dentro de una cultura de 'fair play' y antecedentes de comportamientos afines a los valores deportivos y a los principios de la no violencia» de España, y la «comunidad argentina de más de 250.000 personas, la más grande en el exterior» que hay en nuestro país.

La medida, que obligará a España a montar un dispositivo de seguridad sin precedentes en un fin de semana lleno de turistas, logró incluso el último milagro argentino: poner de acuerdo a River, Boca y aficionados de ambos clubes. Para que se llegase a esta solución hubo seis personas que tuvieron un papel destacado. Fueron los siguientes:

Gianni Infantino Presidente de la FIFA

Presente en Buenos Aires asumió la imposibilidad de que la final se disputase en suelo argentino viendo los problemas de seguridad que se produjeron el sábado. Agobiado por la necesidad de que el asunto se resolviese con tiempo suficiente para que el campeón de la Libertadores viajase al Mundial de Clubes pensó en España como la solución al problema. Su buena conexión con Luis Rubiales hizo que las primeras conversaciones fuesen privadas. FIFA quería tranquilidad necesaria e insistía en la necesidad de jugar fuera, negando que se pierda la esencia por disputarla en España. Además, Infantino -presente por el G-20 en Argentina- lanzó la idea de que parte de la recaudación sea destinada a la lucha contra la violencia en el fútbol.

Luis Rubiales.
Luis Rubiales. / Efe
Luis Rubiales Presidente de la Federación Española de Fútbol

El dirigente recogió el guante y asumió que había opciones en Madrid y Barcelona. En la capital el Bernabéu estaba libre al jugar en Huesca y el Metropolitano podría albergarlo el domingo ya que el Atlético tenía partido pero a las 13.00 horas del sábado. El Camp Nou estaba libre porque el Barcelona tiene derbi en Cornellá. Los tres son campos cinco estrellas, de categoría 4 para UEFA, por aforo (todos más que El Monumental), dimensiones del terreno de juego, sistemas de iluminación, evacuación... Una vez Conmenbol eligió el Bernabéu, Rubiales mostró su satisfacción. «España pondrá toda su experiencia en eventos de esta envergadura al servicio de la final del torneo de clubes más prestigioso de América. Estamos preparados. Es una gran noticia que hayamos recibido la confianza para acoger la celebración de este histórico partido y haremos todos los esfuerzos que están a nuestro alcance para poder ofrecer tanto a Conmebol como a un país hermano como es Argentina unas condiciones óptimas para que disfruten de uno de los mejores partidos del mundo», dijo consciente de que España gana puntos para un posible Mundial en 2030. El presidente de la Federación ha ofrecido la Ciudad del Fútbol de Las Rozas al equipo 'xeinice' para que lo utilice como cuartel general.

Alejandro Domínguez Presidente de la Conmebol

Cuando supo por boca de Rubiales e Infantino que Madrid era una opción llamó a Florentino Pérez ya que tiene buena relación con él, y éste fue receptivo. A partir de ese momento apostó por la capital de España en lugar de otras opciones. Ahora está teniendo que lidiar con las críticas ya que a muchos les parece un fracaso enorme, deportiva y socialmente, que una final River-Boca no se pueda jugar en suelo argentino o al menos en el continente americano. Maradona y Chilavert le han insultado de manera durísima. «Nos estamos dejando robar el clásico. Nos están robando algo tan argentino como si dijeran que mañana no se puede bailar tango o en las calle Corrientes no haya teatro. Entre todos estamos destruyendo un icono como River-Boca. Estamos permitiendo que un clásico no se pueda jugar en este país», dijo de modo más educado Gustavo Alfaro, entrenador de Huracán, en un discurso que ha calado entre los hinchas.

FLorentino Pérez.
FLorentino Pérez. / Efe
Florentino Pérez Presidente del Real Madrid

Aunque en el pasado se negó de modo categórico a acoger finales de Copa del Rey en las que participase el Barcelona y el Athletic desde el año 2009, e incluso llegase a filtrar que no estaba interesado en acoger más finales continentales tras usar obras y conciertos como coartada en algunas ediciones, ofreció su campo «en dos minutos», según desveló Domínguez, para la final de la Copa Libertadores. Económicamente, según el club blanco, no le reportará nada más allá del orgullo de ser el propietario del único campo en la historia del fútbol en acoger una final de Eurocopa (1964), de Copa del Mundo (1982), Copa de Europa (1957, 1969 y 1980), Champions (2010) y Copa de la UEFA (1985 y 1986). Además, el presidente blanco ha ofrecido al equipo de los 'millonarios' sus instalaciones de la Ciudad Deportiva para que lleven a cabo sus entrenamientos previos.

Pedro Sánchez.
Pedro Sánchez. / Reuters
Pedro Sánchez Presidente del Gobierno

Hay que recordar que en el Monumental no estaba permitida la presencia de aficionados visitantes, pero el Santiago Bernabéu acogerá hinchas de River y también de Boca. El presidente del Gobierno dio el sí a Rubiales ya que quiere demostrar que Madrid es la décima ciudad más segura del mundo y que el país está preparado para albergar una Copa del Mundo en 2030, algo de lo que ya ha hablado con el propio Infantino y también con el Rey de Marruecos. El presidente, presente en Argentina por la reunión del G-20, recordó que España está dispuesta a organizar la final ya que «las FCSE y los servicios implicados, con amplia experiencia en dispositivos de este tipo, trabajan ya en el despliegue necesario para garantizar la seguridad del evento», que como otros similares será declarado de máximo riesgo.

Mauricio Macri.
Mauricio Macri. / Efe
Mauricio Macri Presidente de Argentina

El ex dirigente de Boca forzó para que el duelo se disputase en Buenos Aires pese a que el club de sus amores deseaba no jugar la final y recibir el título. Una vez que asumió que Conmebol estaba decidida a llevarse el encuentro lejos de Argentina apostó por la opción de Madrid, respecto a la de Doha. España tiene la mayor comunidad argentina en el mundo. Además, el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas es el que tiene mayor conectividad con Latinoamérica del mundo (vuelos directos con Buenos Aires y Córdoba) y sería más fácil para toda la colonia argentina en Europa y en otros lugares como Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Brasil, Paraguay o Uruguay moverse hasta España que hacerlo al emirato. En su país le critican porque dudan que pueda consolidar una democracia sino puede organizar un partido de fútbol.

Más información

 

Fotos

Vídeos