Un centenario que puede ser histórico

El Escobedo, que afronta un largo viaje, aspira a redondear una gran temporada. /Daniel Pedriza
El Escobedo, que afronta un largo viaje, aspira a redondear una gran temporada. / Daniel Pedriza

El Escobedo, que disputó hasta el final el título de Tercera, aspira a jugar por primera vez en Segunda B en uno de los mejores cursos de la época moderna

MARTA CEBALLOS ESCOBEDO.

El Escobedo no da abasto a descorchar botellas de cava. Ya ha tenido tres ocasiones para tirárselo por encima en este año: el centenario del club (que además coincide también con el de otro de los históricos cántabros como es el Laredo), la proclamación como campeón de la fase autonómica de la Copa Federación y entrar en la fase de ascenso a Segunda División B. Pero quizá aún haya tiempo para hacer volar más corchos antes de que termine la temporada en caso de que el Escobedo logre ascender a la categoría de bronce del fútbol español. Lo tendrá que hacer, eso sí, por el camino largo. Con una triple eliminatoria que arranca mañana, domingo, a las 19.00 horas frente a La Nucía. El viaje hasta esa ciudad cercana a Altea no será corto.

Desde luego que no se pueden obviar las posibilidades del club, porque tenerlas las tienen. Sin ánimo de echarse flores y con la humildad que le caracteriza, su presidente desde hace 36 años, Luis Merino Arce asegura que tuvo «muy claro que jugaríamos la fase de ascenso cuando vi al equipo jugar los primeros partidos de la temporada en la Copa Federación». No miente. Ya en agosto, cuando el resto de equipos trataban de encontrarse sobre el terreno de juego a la vez que competían en la fase autonómica de la Copa Federación, los de Pablo Casar ya mostraban un juego marcado sobre el césped.

Nando, un capitán llegado del Tropezón, ya es todo un experto en fases de ascenso, también veía clara la presencia del club en los puestos de playoff a principio de temporada: «No me atrevía a pensar que fuésemos a luchar por el título, pero hemos ido creciendo durante el año». Algo a lo que ha ayudado también la presencia del veterano Mario, incombustible capitán de la Gimnástica que decidió prorrogar su carrera en el Eusebio Arce y ha dado este año una gran solidez a la defensa.

Los camargueses visitan mañana, domingo, la Comunidad Valenciana para medirse a La Nucía

En Escobedo ya pueden estar más que orgullosos de sus méritos durante esta temporada; tras la fase autonómica llegaron a los cuartos de final de la Copa Federación, en la que cayeron frente al campeón del título, el Pontevedra, que no les ganó ninguno de los dos partidos de la eliminatoria y para terminar el curso liguero jugarán la que es su decimocuarta fase de ascenso tras cuatro años sin entrar en los puestos de play off. Pero en caso de ascender, sería la primera vez que el club camargués compita en la Segunda B «algo histórico, coincidiendo además con el centenario del club», asegura mientras Sito irrumpe emocionado con un «sería apoteósico».

El club cántabro tiene posibilidades, pero La Nucía tampoco será un rival fácil. El conjunto valenciano que terminó como cuarto clasificado cuenta en sus filas con futbolistas experimentados que han jugado en Primera o Segunda División pero en Escobedo ya se han encargado de estudiar al rival. Luis Merino 'Sito', hijo del presidente, que se ha estrenado este año como ayudante de entrenador en el equipo en el que ha jugado durante quince años, ha realizado su trabajo con empeño: «Creemos que el tipo de equipo que es el Nucía nos puede venir mejor que otros por nuestra forma de juego» asegura Sito, que ha analizado al detalle cada punto del equipo valenciano.

Jugar la fase de ascenso para el Escobedo no es sólo una recompensa al trabajo de toda la temporada, sino algo más serio, porque los de Camargo quieren ser de Segunda B. Habitualmente, antes de enfrentarse al rival que les depara el sorteo los equipos más modestos se enfrentan a sus cuentas para conocer las posibilidades reales en caso de subir de categoría pero Nando, que ya es un experimentado futbolista en la de bronce del fútbol español asegura que no cree que jugar en Segunda B pueda perjudicar al equipo, «lo único que puede pasar es que seamos muy inferiores y suponga un año de transición pero eso no tiene por qué ser algo malo». Sito y Merino coinciden en esto con su capitán y además los tres ponen la mano en el fuego por Pablo Casar. Están casi al cien por cien seguros de que su míster, que no pudo estar en el entrenamiento del pasado miércoles, seguirá entrenando al club en caso de que los camargueses consigan el soñado ascenso a Segunda B.

Por ahora, les queda un buen madrugón (saldrán de Escobedo a las siete de la mañana) y un largo recorrido en autobús hasta Valencia para enfrentarse mañana sábado a La Nucía donde no podrá estar Vitali por su sanción en el último encuentro liguero frente al Selaya y para donde son duda por distintos compromisos Rojas y Quinta. En el Escobedo hay veteranos que ya se han enfrentado en más ocasiones a los viajes y los duelos por una plaza en la Segunda B, pero la otra parte de la plantilla camarguesa ha cumplido un sueño habiendo logrado entrar en los puestos de play off durante esta campaña porque en el club cántabro abundan los futbolistas jóvenes, para los que ésta será su primera fase de ascenso. Para los chavales, la gloria absoluta sería ese sueño que ansían cumplir: hacer al Escobedo equipo de Segunda B por primera vez en su historia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos