Carreras de Montaña

El cántabro Iván Cuesta, primer español en la carrera vertical más exigente del mundo, la Red Bull K3

Iván Cuesta, en la prueba de Los Alpes./DM .
Iván Cuesta, en la prueba de Los Alpes. / DM .

La prueba se celebró en el corazón de Los Alpes y el corredor lebaniego llegó en el puesto 16º

Pedro Álvarez
PEDRO ÁLVAREZPotes

El atleta lebaniego Iván Cuesta se ha graduado tras superar con éxito su debut en la Red Bull K3, la prueba vertical más exigente de las que en la actualidad se celebran en el mundo. La Red Bull K3 es una carrera oficial del Vertical Kilometer Word Circuit 2018 y en la quinta edición se celebró el pasado día 29 en la localidad italiana de Susa, en el corazón de los Alpes. Iván Cuesta participó en la prueba cuyo objetivo es alcanzar la cumbre del monte Rocciamelome, de 3.538 metros. Se trata de una carrera donde asciendes un triple vertical, único en el mundo, con salida desde la localidad italiana de Sosa, a 503 metros de altitud. En la prueba participaron corredores de 28 naciones, entre ellas, España, Italia, Francia, Estados Unidos, Gran Bretaña, Japón, Nueva Zelanda, Noruega, Alemania, o Suiza. A la cumbre del monte lograron llegar 183 corredores en la categoría masculina, siendo Iván Cuesta, el primer español que coronó la cima en el puesto decimosexto, con un magnífico tiempo de 2:29:43. El siguiente español fue Isaac Barti Sola, en el puesto 30º, con un tiempo de 2:38:59 y Jorge Egoecheaga, en el puesto 58º, con 2:53:41.

El ganador de la carrera fue el suizo Anthamatten Martin, que tiene el récord de la carrera logrado el pasado año, donde consiguió un registro de 1:58:53. En la edición de este año hizo 2:06:13.

Iván Cuesta, es el actual campeón de la Copa de España de Ultras y Campeón de España por selecciones de Kilómetro Vertical. Una semana antes de acudir a la cita mundialista en Italia, logró batir el récord de enlazar en una jornada tres de las grandes cumbres de la montaña palentina, como son el pico Murcia, el Espigüete y el Curavacas, con el fin de prepararse para la dura subida de la Red Bull K3.

Concluida la prueba, Iván Cuesta hacía una valoración muy positiva de la ascensión a la cumbre del monte Rocciamelome. «Ha sido una experiencia maravillosa. La ascensión ha sido muy dura y muy exigente, pero muy gratificante. Se hizo duro el pasar de 3.000 metros en carrera, por la falta de la aclimatación, pero eso formaba parte del atractivo de la prueba».

La prueba se inició en la Plaza Savoia de la localidad de Susa y desde el inicio fue una ascensión constante. «Susa está a 503 metros y vas ascendiendo hasta llegar al primer control en Trucco, a 1.690 metros, después de recorrer 4,5 kilómetros y un desnivel real de 1.180 metros-nos dice Iván- Desde allí la carrera se fue haciendo cada vez más exigente y dura, hasta llegar al segundo control que se encuentra en el refugio de Cà d'Asti, a 2.840 metros y a 8 kilómetros de la salida. En ese punto ya has ascendido un impresionante desnivel de 2.300 metros, para comenzar a salvar la barrera de los 3.000 metros y llegar a la cumbre del monte Rocciamelome, a 3.538 metros, después de haber recorrido un total de 9,7 kilómetros y un desnivel positivo en toda la prueba de 3.030 metros. Sin lugar a dudas, la prueba más dura de todas las verticales que he realizado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos