«Era mejor que la bronca del míster se quedase en la caseta»

Óscar Gil. /Alberto Aja
Óscar Gil. / Alberto Aja

Óscar Gil admite que la reprimenda de Ania en Estella «es asumible después de perder dos puntos», pero «hay que darle la vuelta y sacar lo positivo»

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

«Tienes la sensación de haber perdido dos puntos, estás caliente... La bronca es asumible pero habría sido mejor que se hubiese quedado en el vestuario», aseguraba ayer Óscar Gil. El central vaco se lamentaba porque «se hubiese producido la grabación», pero no se rasgó las vestiduras. «Hay que darle la vuelta y sacar lo positivo. Veníamos de hacer una primera parte dinámica y en la segunda nos metimos atrás con tanto balón largo y directo. Ellos arriesgan para empatar y... No volverá a pasar», añadió.

Sea como fuere, lo cierto es que la reprimenda que Iván Ania les dedicó a los jugadores al finalizar el partido ante el Izarra le ha servido para ganarse admiradores en La Albericia. «Eso es un entrenador», repetían varios aficionados en clara alusión a la arenga del asturiano. Para el central vasco asegura que en Estella el Racing fue dominador «durante la primera parte y pocos equipos salen con las ideas tan claras de hacerse con el control del partido». Gil indicó que en un campo como el del Izarra «es difícil porque con pelotazos te pueden meter atrás». No puso excusas y admitió que durante la segunda parte, «el equipo no estuvo bien». No obstante, el zaguero vasco destacó que «el Racing sigue invicto y se ha quitado un campo difícil como es el del Izarra».

El domingo le tocará jugar de nuevo en superficie sintética en Vitoria, «aunque es mejor campo y se podrá jugar mejor». Gil descartó que el hecho de jugar sobre hierba artificial «cargue a todos los jugadores por igual, cada uno es diferente», sin embargo sí señaló a la dificultad de preparar los partidos «al jugar cada 72 horas, miércoles y domingo». No obstante explicó que «hay plantilla suficiente» para afrontar las dos competiciones, pero señaló que lo que lo que puede pesar «son los viejos largos que hay que hacer en Copa». Gil, que ha alternado la titularidad con la suplencia, resaltó «la enorme competencia que hay para jugar en todas las posiciones y de la que sale beneficiado el equipo».

Por otro lado, el entrenamiento de ayer duró poco más de una hora, No se trabajó sobre el campo el orden táctico, algo que podría tener lugar hoy dado que Ania ha decidido citar a los jugadores en La Albericia (10.30 horas) y, por tanto, a puerta abierta. Los que siguen convalecientes son César Díaz, con una rotura de fibras en el gemelo, y Álvaro Cejudo, con un edema óseo en la rodilla. El club no se ha pronunciado sobre el tiempo de recuperación pero en ninguno de los dos casos estarán disponibles para el domingo.

 

Fotos

Vídeos