Fútbol-Racing

«Es el peor momento en competición regular desde que estoy en el Racing»

Iván Crespo./Daniel Pedriza
Iván Crespo. / Daniel Pedriza

El portero del Racing Iván Crespo admite el mal momento del equipo y apela a la unidad en una plantilla «preocupada»y «responsabilizada»por la situación actual

Aser Falagán
ASER FALAGÁNSantander

Iván Crespo es ya un veterano que ha cogido galones pese a cumplir solo su segunda temporada en el Racing. El de Viveda, que se salvó de la quema en el 1-0 de Amorebieta, ha sido uno de los primeros en dar la cara en un momento complicado para el equipo.

–El Racing está en crisis.

–No sé si en crisis, pero sí que es verdad que estamos en una dinámica que no es buena.Hemos tenido malas sensaciones en varios partidos.Nuestros números, aunque podían ser mejores, no son malos del todo, pero sí que es verdad que las sensaciones que transmitimos no son las mejores.

–Las aficionados ya han comenzado a protestar y se percibe cierto desánimo en el club. ¿Cómo están los futbolistas?

–Estamos preocupados. Es verdad que quedan muchas jornadas, pero también es cierto que llevamos muchas semanas diciendo eso: que queda mucho, que va pasando el tiempo y las sensaciones no mejoran. Estamos concienciados de que el rumbo que llevamos no es el adecuado y responsabilizados de que en el próximo partido, que es el del Burgos, tenemos que transmitir buenas sensaciones tanto a la gente como a nosotros mismos.

«Tenemos que correr y acabar desfondados,y si lo hacemos estaremos más cerca de ganar»

«Lo más importante para un futbolista es la confianza, y cuando las cosas no salen bien es un poco más difícil»

–Ese partido es una final. Al menos así lo ha dicho el presidente y lo reconoce un entrenador que llega en una situación muy delicada. ¿Cómo se vive desde dentro?

–Lo bueno de esta semana con tres partidos es que el próximo está ya muy cerca. Sabemos que es muy importante; no sé si una final o no, pero sí es verdad que jugamos contra un rival directo al que de ganar pasaremos en la clasificación. Y sobre todo que es un día clave porque juegas contra un rival de los llamados a estar arriba. Es la oportunidad para intentar dar un golpe encima de la mesa y transmitir ese Racing que queremos todos ser.

–¿Qué le ocurre a este equipo, que al más mínimo contratiempo se viene abajo?

–No sabría decir. Solemos entrar bastante bien a los partidos y luego, cuando el rival te hace una ocasión o se acerca peligrosamente, no somos capaces de pararnos a pensar dos o tres minutos sin que pase nada. No somos capaces de volver a empezar cuando al final en el fútbol lo que vale es lo siguiente. Lo que ya ha pasado, bien o mal, ya no sirve para nada. Contra el Amorebieta fue a raíz de una ocasión en que rematan, le pega a Juanjo y golpea al palo.El equipo entró en una dinámica muy mala y el rival tuvo dos o tres ocasiones hasta que consiguió el gol. En la segunda parte lo vi un poco mejor; con un poco más de idea a la hora de tocar el balón y bastantes llegadas por banda, sobre todo por el lado de Óscar, pero sí que es verdad que tampoco generamos ocasiones claras ni somos capaces de remontar.

–Una semana antes Borja Granero y DaniAquino tuvieron una mala reacción (un gesto soez y un corte de manga) en el partido que remontaron contra elBarakaldo. ¿Es síntoma de esa tensión?

–Está claro que cuando estamos en elRacing, y más en esta categoría, el objetivo es ascender y la vía más fácil es quedar el primero.A partir de ahí es una temporada regular de 38 jornadas y nuestra idea es siempre estar los primeros o cerca del primer puesto para estar en condiciones de pelear el campeonato y tener esa cierta ventaja a la hora de disputar unos play off.El equipo ha sido capaz de sacar puntos, pero no transmite. No acaba de enganchar un partido bueno, de tener esas buenas sensaciones ni de ser un equipo sólido. Recuerdo que en la primera vuelta del año pasado apenas nos generaban ocasiones. No éramos un equipo que tuviera siete oportunidades por partido o que ganara con solvencia, pero los rivales solo tenían una ocasión y en algunas jornadas ninguna.Al final todas esas cosas te pueden pasar factura en momentos puntuales de los partidos, pero no sabría decir cuál es la clave de lo que ocurrió en aquel momento.

–Cada vez cunde más la sensación de desanimados o impotencia ante la situación. ¿Cómo van a sacar anímicamente adelante el vestuario?

–Lo que intentamos es transmitir nuestra confianza, sobre todo a la gente más joven, que no ha vivido situaciones como estas. En un momento en el que hay en el entorno ese desánimo tenemos que estar todos juntos... Este es un momento en que lo que tenemos que mantener en el vestuario es sobre todo la unión, porque somos nosotros los que tenemos que dar la vuelta a esto y sacar la situación adelante.

«No sé si el partidodel Burgos es una finalo no, pero jugamoscontra un rival directo»

«No es momento desacar el látigo. Lo que tenemos que hacerahora es estar unidos»

–Pero están afectados.

–Sí. En los últimos tres partidos fuera de casa hemos sido incapaces de ganar. Yo ya dije en su momento que el partido del Izarra no me pareció malo y no quiero que se piense que utilizo la excusa de siempre, la del campo –césped sintético–, pero sí es verdad que jugábamos contra un equipo que está acostumbrado a hacerlo allí, que el Racing compitió bien y que el rival no nos genero prácticamente ninguna ocasión de peligro. Pero en los últimos dos partidos de casa las sensaciones no han sido nada buenas. Al final lo que tenemos que hacer es pelear y entrenar cada día para salvar esta situación. Este es el peor momento en competición regular desde que estoy en el Racing.Está claro que lo del partido del Barcelona B la temporada pasada en el playoff fue peor, pero no es la misma situación.En cuanto a la competición regular, sí es el peor momento.Pero bueno, queda mucho y ya es hora, como he dicho, de dar un golpe encima de la mesa y mejorar. Lo bueno de todo esto malo es que seguimos entre los cuatro primeros.

–¿Han tenido que escuchar estas dos semanas mucha bronca del entrenador?

–Al final no es momento de sacar el látigo o de poner verde a la gente, porque la situación es delicada y lo que tenemos que hacer ahora es estar unidos, mandarnos mensajes positivos entre nosotros y llegar al partido del miércoles concienciados.Tenemos que salir al campo e, independientemente de que seamos capaces de dar un pase mejor que otro o fallar una ocasión, ser un equipo unido los noventa minutos.Tenemos que correr y acabar desfondados, y seguramente que si lo hacemos estaremos más cerca de ganar.

–¿Es eso lo que les ha dicho el entrenador?

–Tampoco. Hoy es un día para recapacitar. Tampoco es cuestión de decir mucho más. Hoy –por este domingo– es un día para eliminar el partido de ayer de la mente, para que la gente que no jugó entrene un poco y para que los demás recuperen. Y a partir de la tarde pensar ya en elBurgos.

–Entonces, ¿el problema de este Racing es anímico, futbolístico o de los dos hay?

–Desde el campo sí que creo que hay momentos del partido en los que nos hace falta un poco más de juego; intentar jugar un poco más.Pero tengo la esperanza de que vamos a ser capaces de conseguirlo, porque como he dicho al principio solemos entrar bien a los partidos.Por ejemplo, el día del Barakaldo generamos dos o tres ocasiones más o menos claras en la primera parte y si hubiéramos sido capaces de materializarlas hubiéramos sentenciado el partido antes.Cuando nos dan un golpe o el rival tiene una ocasión clara, inconscientemente el equipo se echa un poco atrás o se descompone. Lo más importante para un futbolista es la confianza, tener la mente limpia y cuando las cosas no salen bien es un poco más difícil.