Vela

El 'Mapfre' marcha segundo, por detrás del 'Donfeng', pero amplía su ventaja con el resto de la flota

El 'Mapfre' marcha segundo, por detrás del 'Donfeng', pero amplía su ventaja con el resto de la flota
Jen Edney

La primera noche cerca de la zona de exclusión de hielo ha sido muy complicada, con frío y vientos de hasta 50 nudos

Susana Echevarría
SUSANA ECHEVARRÍASantander

La flota que está disputando esta tercera etapa de la Volvo Ocean Race está navegando ya muy cerca de la zona de exclusión de hielo, donde la temperatura del agua está por debajo de los siete grados y los vientos son muy fuertes. A pesar de las dificultades, el barco español 'Mapfre' sigue estando siendo uno de los más rápidos, con una velocidad media de 24,3 nudos (45 km/h), y ocupa una provisional segunda plaza, a 8,7 millas del equipo chino 'Dongfeng'.

La noche del miércoles y la madrugada del jueves fueron bastante duras y frías para la tripulación del 'Mapfre', inmersa ya en el Océano Sur. La vida en el barco en estas condiciones es bastante complicada y se hace todo en cámara lenta. Ir a proa, hacer café, vestirse y desvestirse e incluso subir a la litera debe hacerse lentamente, con concentración y mucho cuidado, según confiesan los regatistas. Pero la lentitud a bordo contrasta con la velocidad a la que el 'Mapfre' está navegando y que le ha permitido ampliar la ventaja con respecto al 'Vestas', 'AkzoNobel' y al resto de la flota.

El cántabro Pablo Arrarte, jefe de guardia, comentaba que las condiciones meteorológicas se mantendrán así por el momento: «El frente ha empezado fuerte. Hemos tenido 40 nudos e incluso con rachas mayores, de unos 50 nudos, y mucha agua en cubierta, que nos pasamos el día achicando. Y nos quedan tres días así, más o menos».

499,9 millas náuticas, o lo que es lo mismo, la friolera de 925,8 km, ha sido la distancia que el 'Mapfre' ha recorrido en las últimas 24 horas, en las que además ha trasluchado al Sur primero y luego al Este bajando hasta la latitud 43º S y acercándose más que nunca al límite de la zona de exclusión de hielo. Los programas de 'routing' parecen aconsejar que la ruta más rápida podría ser precisamente la de navegar lo más cerca posible a la zona de exclusión de la Antártida, sin embargo eso conllevará a multitud de trasluchadas en los próximos dos o tres días, para evitar traspasar el límite de hielo, en cuyo caso los barcos serían penalizados.

Pero además de en la velocidad, Arrarte habla de prudencia: «Las condiciones son muy duras, hay mucha ola y hay que cuidar un poquito el barco. A partir de ahora hay que buscar el compromiso entre ir rápido y cuidar el barco».

Temas

Mapfre, Vela
 

Fotos

Vídeos