Atasco en Everest: 200 alpinistas han hecho cima hoy

Clientes y sherpas aguardan junto a las tiendas en el campo 4 del Everest. / AFP

La llegada de cientos de sherpas y sus clientes provoca colas de varias horas en un estrecho paso muy cerca de la cumbre. Más de 500 personas pretenden ascender en los próximos días el techo del mundo

FERNANDO J. PÉREZ

Más de 200 alpinistas han hecho este miércoles cima en el Everest (8.848 metros), rompiendo el récord de ascensos en una misma jornada pero también creando un atasco que provocó colas de varias horas en un estrecho paso de la ladera cercano a la cumbre. Desde el Campo Base, el representante del Ministerio de Turismo de Nepal, Gyanendra Shrestha, ha confirmado que unos 250 montañeros salieron del Campo IV (7.900 metros) durante la noche del martes al miércoles, de los que más de 200 han alcanzado ya la cima más alta del mundo.

A apenas una semana de que la buena meteorología se disipe, muchos de ellos se quejaron de haber tenido que esperar durante «horas» en largas colas por el abarrotamiento en la zona Cima Sur (8.690 metros), si bien no se han reportado bajas durante el ascenso de este miércoles, afirmó Shrestha.

En 2012, se produjo una situación similar cuando 260 montañeros trataron de hacer cumbre en un mismo día aprovechando el buen tiempo, lo que causó una acumulación de gente en el famoso escalón Hillary, una roca vertical de 12 metros que supone el último gran obstáculo antes del techo del mundo.

En esa ocasión, 179 personas llegaron a los 8.848 metros y cuatro -el chino Ha Wenyi, el alemán Eberhard Schaaf, el canadiense de origen nepalí Shriya Shah y el surcoreano Song Won-bin- perecieron por cansancio y mal de altura cuando descendían.

Ver más

Un peligro para los alpinistas

El abarrotamiento en los ochomiles supone un gran peligro para los alpinistas y sus sherpas, ya que cada minuto es importante cuando uno depende de una botella de oxígeno para sobrevivir y les puede alcanzar la noche. Un equipo de experimentados sherpas coronó a mediados de mayo el Everest, dando por inaugurada una nueva temporada de escalada del pico más alto del planeta que este año cuenta con más escaladores dispuestos a intentar la ascensión que nunca.

No es exagerado decir que el escalón Hillary, o lo que queda de él tras el terremoto de 2015, se ha convertido en las últimas horas en lo más parecido a una estación de metro en hora punta. Antes de que este miércoles más de 200 alpinistas hollaran la cumbre, el Everest ya habían colgado el cartel de completo. Más de 500 personas están apostadas en sus distintos campo de altura para hacer cima en el Techo del Mundo eantes de este viernes. Y para los más rezagados aún se anuncia una última 'ventana' de buen tiempo entre los días 26 y 28. Y odo apunta a un nuevo récord de cimas en un solo año, establecido el año pasado en 715 ascensiones.

Kami Rita, 24 cumbres

Entre esas expediciones, había una formada por 122 clientes y sherpas pertenecientes a 4 grupos comercialesque hicieron cima este martes. Con ellos iba el sherpa Kami Rita, que la semana pasada alcanzó su cima número 23, todo un récord, y ael martes volvió a hacer cumbre, la 24. A los que esto les parezca una locura este desbordamiento de expediciones esperen a ver la previsión de este miércoles, día 22: nada menos que 297 personas de 9 expediciones se encuentran a la espera, entre los campamento 3 y 4, para subir ese día. La actual 'ventana' se cierra el miércoles 23 con 'solo' 172' alpinistas previstos en la cumbre del Chomolungma.

La nueva vía que quiere abrir Cory Richards discurre por la izquierda de la cara norte.
La nueva vía que quiere abrir Cory Richards discurre por la izquierda de la cara norte. / ERICH ROEPKE

Los otros ochomiles

Y los otros ochomiles no le andan a la zaga al Everest, para lo que solía ser habitual en ellos otros años. Por primera vez, otros tres han visto su ruta cosida hasta la cima, un 'ascensor' por el que han desfilado centenares de 'alpinistas' en cumbres otrora temibles como el Annapurna, el Kangchenjunga o, en menor medida, el Makalu.

Annapurna

El ochomil más letal según las estadísticas, han hecho cima hasta ahora 32 personas, récord absoluto. El anterior eran 26 personas y data de 2010, cuando Miss Oh y Edurne Pasaban estaban en plena carrera para acabar los 14 ochomiles y lo subieron con apenas un mes de diferencia (de hecho, para la coreana fue 'su' último ochomil). Su presencia en la montaña ejerció un efecto llamada para otras expediciones, y el campo base estuvo más poblado que nunca. Aunque con una pequeña diferencia: no eran expediciones comerciales.

Pero todavía quedan románticos. Es el caso de Adam Bielecki y Felix Berg, que pretendían abrir una nueva ruta en la cara Noroeste de la montaña. En estilo alpino, por supuesto. Un estilo cuya norma no escrita dice que no puedes tocar la montaña hasta que te metes en ella a por la vía planeada. Así que decidieron aclimatar en el Langtang Lirung, un sietemil más difícil que cualquier ochomil. Objetivo por si solo para cualquier otro alpinista en cualquier otra circunstancia. Pero a Adam Bielecki, sin duda el mejor escalador de la nueva generación polaca, le gustan los imposibles. Y así seguirá siendo. La complejidad de la montaña unida a una meteorología no lo suficientemente buena han impedido les ha impedido aclimatar bien. Y en esas condiciones, y con la temporada ya a menos de dos semanas de terminar, meterse en el Annapurna hubiese sido un suicidio.

 «Hemos elegido la seguridad antes que la ambición», explicaba el polaco en sus redes sociales el fin de semana tras anuncia que se vuelven a casa sin haber llegado siquiera al CB del Annapurna. «La nieve que cae constantemente durante los últimos días está demostrando que nuestra decisión de regresar era la única posible. El pronóstico del tiempo para la próxima semana es miserable. La meteorología no nos ha dado la oportunidad de escalar una montaña tan hermosa y difícil como el Langtang Lirung. Annapurna también está bajo constantes nevadas y nuestra aclimatación es demasiado débil para permitirnos escalar una nueva y difícil ruta en este ochomil. Nos vemos obligados a dar por terminada nuestra expedición», concluía.

Makalu

Es otro de los cinco 'grandes' asaltado por las comerciales. El resultado son 42 cumbres a cargo de media docena de comerciales, a falta de acabar la temporada, el tercer año con más ascensiones de su historia. Pero el precio ha sido alto. Nada menos que 3 muertos, un tercio de todos los que acumulan los ochomiles este año. Dos indios y Richard Hidalgo, considerado el mejor alpinista peruano, que fue encontrado muerto en su tienda tras hacer cima sin oxígeno artificial. Y desde su campo base anuncian que hay nuevas operaciones de rescate en marcha...

Kangchenjunga

En la tercera montaña más alta del mundo, y considerada también una de las más difíciles, también las cifras son de récord. Solo en la primera tacada de cimas hubo 28 (el récord son 36, en 2011) que ofrecen un dato revelador. Descontadas las tres cumbres del equipo de Nirmal Purja, el gurkha que quiere subir los 14 ochomiles en siete meses, las 25 restantes corresponden a 14 sherpas y 11 clientes. Un ratio de más de un sherpa por cliente...

Lhotse

El Lhotse hace tiempo que perdió su 'virginidad' en lo que a equipamiento de la ruta por las comerciales se refiere. Sin duda su proximidad al Everest ha ejercido una influencia fatal para el 'Pico Sur' (traducción literal del nombre tibetano de Lhotse, sin duda la denominación original menos romántica de todos los ochomiles).

Hasta ahora lleva una veintena de cimas confirmadas, en una cifra que se irá actualizando día a día. Cuatro de ellas son especialmente significativas: el equipo formado por Moeses Fiamoncini, Sergi Mingote, Juan Pablo Mohr y Carlos Garranzo lo lograron sin oxígeno artificial dentro de un proyecto en el que querían enlazar el Lhotse con el Everest sin pasar por el campo base que comparten ambas montañas. Pero como suele pasar, la realidad se lo ha impedido. Durante el descenso tuvieron que ayudar en el rescate de un par de alpinistas, uno del os cuales falleció, y el desgaste acumulado les ha hecho desistir. Tras descansar apenas 48 horas en el campo base, hoy, día 21, parten hacia la cima del Everest, que intentarán también sin oxígeno embotellado.

Pero lo más interesante del Lhotse esta temporada se registra en la otra vertiente de la montaña, su legendaria Cara Sur. Allí, un equipo liderado por el coreano Sung-Taek Hong en el que también se encuentra el asturiano Jorge Egocheaga, intenta abrir una nueva ruta por el centro de la pared. Es nada menos que el sexto intento de Mr. Hong, obsesionado con esta pared desde que completó los catorce ochomiles, aunque el primero en primavera. En las últimas expediciones le ha acompañado el asturiano, un alpinista muy fuerte pero poco mediático (no concede entrevistas ni da publicidad a sus logros) que da por ascendidos los 14 ochomiles pese a quedarse a unos pocos metros de la cima del K2 por una placa de hielo que consideró demasiado peligroso atravesar.

El grupo ha equipado la pared hasta el campo 4 y en estos momentos descansa en la cercana aldea de Chukung para recuperar fuerzas antes del inminente ataque a cumbre definitivo.

Dhaulagiri

El 'Dhaula' es de los pocos ochomiles que esta primavera se ha librado de la expediciones comerciales. Nirmal y sus dos compañeros sherpas hicieron cima hace una semana, entre en Annapurna y el Kangchenjunga, pero tuvieron que trabajarse la ruta ya que estaba sin equipar, y es poco probable que tenga nuevas cumbre. Al menos por la ruta normal.

Y ese que foco en este ochomil está puesto esta temporada en su arista noroeste, la única que queda sin escalar de la séptima montaña más alta del mundo. Allí llevan casi un mes los rumanos Horia Colibasanu y Marius Gane y el eslovaco Peter Hamor en busca de la apertura de ese estético espolón. Por el momento ha superado algunas de las secciones más técnicas de la montaña y tras llegar casi a los 7.000 metros en estos momentos descansan en el campo base avanzado (5.600 m.) a la espera de una ventana de buen tiempo que les permita atacar la cima.

«Actualmente estamos en el campo base, relataba ayer Hora en sus redes sociales. «El clima es frío, con lluvia, viento y nieve. No hay absolutamente nada que podamos hacer. Esperemos que nos salve otro anticiclón. Por el lado positivo, esta es nuestra oportunidad de descansar. Teniendo en cuenta cómo están las cosas en este momento, es seguro que solo vamos a disponer de una ventana de buen tiempo y, por lo tanto, una única oportunidad para atacar la cima. Será una ascensión constante y continua. Desde el momento en que salgamos, nuestro objetivo es la cima. Será un gran desafío, que esperamos dure 5 días. Al escalar, tendremos que tomarlo con calma, para aclimatarnos. Una vez que hayamos pasado la chimenea que ya hemos asegurado, podremos seguir a pie. Esperamos el buen tiempo, es lo que más nos importa», concluía.