Senártica: «Antes hacíamos música, ahora sonamos a música»

Senártica: «Antes hacíamos música, ahora sonamos a música»
AGM

La banda santanderina publica 'Incendia', un disco con el que ganan en contundencia y aspiran a irrumpir en la escena nacional

Álex Gómez Magaldi
ÁLEX GÓMEZ MAGALDI

Los componentes de Senártica se juegan todo a una carta con el lanzamiento de su nuevo trabajo: han incorporado otro guitarrista para ganar potencia, han realizado una apuesta por grabar en el estudio del vocalista de Desakato —grupo de referencia en la escena rock nacional— y han masterizado sus nuevas canciones en Estados Unidos. Senártica apenas tiene tres años de vida, sus cinco músicos se mueven en torno a los veinte años de edad y con la publicación de 'Incendia' se confirman como uno de los proyectos jóvenes con más futuro de nuestra región.

La banda recibió un jarro de agua fría el año pasado cuando por motivos legales tuvo que cambiar su nombre de Nebraska a Senártica. «Fue un punto de inflexión en el que decidimos que teníamos que grabar un disco que identificara nuestro nuevo nombre y cómo ha ido evolucionando nuestro sonido», señala en este medio Rubén Méndez, vocalista de la formación. También aprovecharon ese momento para incorporar un nuevo miembro. «Tenemos nuevo guitarrista, un amigo que siempre nos ayudaba con el montaje en los conciertos y vendía nuestras camisetas. Tenía que estar en el grupo, ya que era como uno más para nosotros y encima tocaba la guitarra». Una incorporación que les ha ayudado «a ganar contundencia», según indica el batería Víctor Gimeno.

Las nuevas canciones de la formación se enmarcan dentro de una corriente en la que «sobrevuela el nombre de bandas como Desakato y Berri Txarrak». Temas crudos con los que buscan un sonido que les diferencie de la corriente del rock estatal clásico que encabezan grupos como Marea o La Fuga. «El concepto general del disco es: nos destrozaron con el cambio de nombre, nos pusieron una pistola en la cabeza y nos han obligado a hacer las cosas muy bien», explica Rubén. Víctor lo tiene claro: «La banda empezó como un pasatiempo. Antes hacíamos música, ahora sonamos a música».

«Nos empezamos a entender mucho mejor entre nosotros y tenemos claro cómo queremos sonar. A la mínima que algo no nos convence, nos miramos y decimos: esto no», añade el bajista Daniel Ruiz.

Una exitosa campaña de crowdfunding

El grupo necesitaba «una carta de presentación como Senártica», según cuenta Kiko Martín, la última incorporación de la banda. El problema es que la mayoría de los componentes estudian y trabajan al mismo tiempo y no podían permitirse económicamente grabar en un gran estudio. Decidieron entonces lanzar una campaña de 'crowdfunding', que superó todas sus expectativas. «No teníamos claro que la iniciativa fuera a funcionar, pero la gente nos apoyó comprando el disco por adelantado y no tuvimos que aportar dinero para la grabación».

De la imagen y de los videoclips se encargan los componentes del grupo. Rubén Méndez ha aprovechado el cambio de nombre y todo el proceso de creación del nuevo disco para llevar a cabo su trabajo de fin de carrera de diseño gráfico. Es más, junto al batería está dando forma a un proyecto llamado 'Ingrave', enfocado a realizar toda la imagen que requieren los grupos de música. Varias bandas regionales ya les han contactado para rodar videoclips.

Los miembros del grupo no dudan en reivindicar la calidad que tienen muchas bandas de la región. Si tuvieran que recomendar un proyecto local, ¿cuál elegirían? «Nos encantan bandas como Repion, Los Estanques y Poetas de Botella. No vamos a seguir, que luego nos dejamos algún nombre». Carlos Moreno, guitarrista del grupo, señala la importancia que ha tenido una iniciativa como el festival Alabordaje de El Astillero. «Un evento que es un ejemplo de que se pueden hacer las cosas de otra manera. Lograron agotar entradas en su primera edición, con mil asistentes y mayoría de bandas cántabras». «Hay que apoyar a las bandas locales. Está demostrado que los grupos tienen calidad de sobra, a ver si otros festivales aprenden y les dan una oportunidad».

Senártica presentará su nuevo trabajo el próximo viernes 29 de marzo en la sala Black Bird de Santander, junto a la formación madrileña Nadye, una banda «con una amplia carrera a sus espaldas, que suena muy bien y que incluso ha fichado por Warner», según explican los miembros de Senártica.