Los discos icónicos de Omara Portuondo y Ali Farka Touré, por primera vez en vinilo

Los discos icónicos de Omara Portuondo y Ali Farka Touré, por primera vez en vinilo

'Buena Vista Social Presents' y 'Savane' regresan a la actualidad en una cuidada remasterización

DMúsica *
DMÚSICA *

Hay discos que no necesitan presentación, que son historia viva de la música, referentes de géneros diversos que se agrupan bajo la denominacion de música del mundo.

Omara Portuondo, la única mujer que formaba parte del Buena Vista Social Club, veía la expansión de la banda por todo el planeta en el año 2000 con 'Buena Vista Social Presents' convertido en un fenómeno. Seis años después, Ali Farka Touré publicaba 'Savane', el peso que estos dos álbumes acabarían teni para la ese amplio y heterogéneo muestrario de referencias.

Ahora,el catálogo de World Circuit Records, que fue adquirido por BMG hace apenas unos meses, cobra nueva vida; del mismo modo que lo hace su catálogo más ilustre. A partir de hoy, viernes 6 de septiembre, tanto el «Buena Vista Social Club presents» de la cubana Omara Portuondo como el «Savane» del maliense Ali Farka Touré, se reeditan en versión remasterizada y, por primera vez, en formato vinilo.

El próximo viernes 4 de octubre serán «Rumba Argelina» de Radio Tarifa y «El Carretero» de Guillermo Portabales los que prosigan el camino de la reedición en formato vinilo.

Remasterizado y disponible en vinilo por primera vez, «Buena Vista Social Club Presents» es una colección de once hermosas canciones de una de los cantantes más famosos de Cuba. Etiquetada de diversas maneras como la Edith Piaf o la Billie Holiday cubana, Omara Portuondo comenzó su carrera como bailarina en el Tropicana a los 15 años y luego recorrió el mundo como cantante con los girl-groups Orquesta Anacaona y Cuarteto D'Aida.

Más tarde, adquirió gran notoriedad en todo el mundo como la única cantante femenina en el álbum y película Buena Vista Social Club, y después de grabar álbumes posteriores con otros artistas que también participaron en el documental como Rubén González e Ibrahim Ferrer, World Circuit regresó a los estudios EGREM en La Habana para grabar con Omara. El resultado es un álbum que cuenta con arreglos de Demetrio Muñiz (prestigioso director de la Orquesta Tropicana) que incluye secciones de cuerdas, el grupo de clarinetistas que acompañaba a Compay Segundo y un formato de septeteto que recuerda la era de las big bands de jazz de los años '50.

El álbum consiguió el aplauso de la crítica y el público internacional en su lanzamiento en el año 2000, y fue seguido por una gira mundial con otras estrellas de Buena Vista, dando a toda una nueva generación la oportunidad de ver en vivo al ilustre grupo. Desde entonces, Omara se ha embarcado regularmente en giras mundiales con entradas agotadas, apareciendo en los principales teatros y festivales de todo el planeta, incluida una presentación en el marco del Glastonbury en 2003. Ahora, con 88 años, Portuondo sigue girando por todo el mundo, como demostró en la gira que la llevó por quince ciudades de Europa este verano.

También es posible disfrutar por primera vez en vinilo doble de «Savane» el último álbum en solitario del legendario guitarrista maliense y pionero del blues del desierto, Ali Farka Toure. Grabado en Bamako y producido por Nick Gold, «Savane» es el testamento de Ali Farka Touré, una poderosa reafirmación de su vínculo umbilical con la música maliense y un potente recordatorio de que el blues vino de esta parte de África. Su hijo, Vieux Farká Toure pasó por Santander hace unos meses dejando testigo de su herencia musical.

Ali nunca tocó una nota sin un compromiso total. Para él, cada actuación tenía que decir algo. Sin embargo, había un sentido particular de convicción sobre su enfoque de «Savane». Su voz es más profunda y rica que en la antigüedad, hay un desafío allí, así como una gran experiencia: la determinación de un hombre con la intención de dejar su huella en el mundo y de compartir su amada música con él.

Lanzado originalmente en 2006 y a menudo aclamado como su mejor álbum, el disco fue nominado al Grammy en la categoría «Mejor álbum de world music contemporánea» y permaneció en el número 1 en la lista de ese estilo durante tres meses. El legado y el impacto de Touré no tienen límites. Su genio ha sido reconocido por artistas como Robert Plant, Jimmy Page, Eric Clapton, Santana y su música continúa asombrando e inspirando a una gran cantidad de nuevos artistas, incluido Dan Auerbach de The Black Keys.

Durante el curso de su carrera, Ali se 'retiró' de la música en directo en varias ocasiones; y, a pesar de las interminables solicitudes, solo hizo apariciones en conciertos aislados después del lanzamiento de su álbum en solitario anterior, «Niafunke» en 1999. Sin embargo, en los últimos dos años de su vida, comenzó a actuar con más frecuencia, tanto en su área de origen como en la vecina Burkina Faso.

Ali, quien comenzó su carrera musical cuando era niño tocando música en ceremonias espirituales en el djerkel (un ngoni de una cuerda), reconoció esta música como una herencia que necesita preservación y una exposición más amplia. Inspirado, comenzó a trabajar en «Savane», reclutando a los mejores músicos de ngoni con base en Bamako, Bassekou Kouyate y Mama Sissoko, quienes junto a Dasy Saré del norte de Mali completaron su exclusiva banda de guitarra y ngoni.

Cuando Ali Farka Touré murió en 2006, hubo cobertura mediática mundial en una escala sin precedentes para un músico maliense. Los músicos rindieron homenaje a un talento único e imponente, y los recuerdos fluyeron de personas que lo habían conocido en sus viajes y habían caído bajo su hechizo carismático. En Malí, Ali recibió a título póstumo el «Comandante de l'Ordre National du Mali» (el más alto honor del país) y asistieron a un funeral de estado los principales políticos del país y las principales estrellas de la música, así como miles de personas comunes. Todo esto para un músico que se consideraba ante todo un granjero.