UGT exige garantías para 600 empleos en Lupa por las cajas de autocobro

UGT exige garantías para 600 empleos en Lupa por las cajas de autocobro
Solano

La empresa instala tres terminales en el súper de la calle Calderón de la Barca «como un hecho excepcional» que no afectará a ningún puesto de trabajo

Isabel Arozamena
ISABEL AROZAMENASantander

Adaptarse a los nuevos tiempos. Así ha sido en los bancos con la instalación de los cajeros automáticos y también ha ocurrido en algunas gasolineras en las que el propio cliente debe servirse el combustible. Ahora le toca el turno al sector de la distribución. Han llegado las cajas autocobro, que ya funcionan en determinadas grandes superficies y que han disparado las alarmas en los sindicatos. Es el caso de Lupa, que ha puesto en marcha tres terminales en el establecimiento de la calle Calderón de la Barca, en lo que denomina un caso puntual que «en ningún modo» afectará a los puestos de trabajo.

Mientras se ha convocado una reunión del comité de empresa y la dirección el próximo día 13 para explicar el proyecto, UGT se ha adelantado y llama a una concentración de protesta en el supermercado de Calderón de la Barca este lunes, 10 de septiembre, a partir de las 12 horas.

Las cajas de autocobro «son complementarias, no sustitutivas», a las cajas tradicionales

El sindicato exige a la empresa «garantías de mantenimiento» del empleo ante la implantación de cajas de autocobro «decidida por la empresa, que afectaría a uno de cada tres empleados de su plantilla». La cadena de supermercados Lupa cuenta con 1.900 trabajadores en Cantabria, de los que más de 600 son cajeros, un 90% mujeres.

UGT reclama que la implantación de cajas de autocobro no merme la plantilla de cajeros de los supermercados Lupa, la empresa privada con mayor volumen de empleo en la región. El sindicato rechaza las mencionadas cajas de autocobro y, en todo caso, plantea a la dirección de Lupa que «garantice por escrito» el mantenimiento del empleo porque «el único objetivo frente a esta medida anunciada por la empresa es asegurar los puestos de trabajo y que nadie haga negocio con ellos».

Fuentes del grupo Semark, al que pertenece Lupa, aseguraron a este periódico que las cajas de autocobro «son complementarias, no sustitutivas», a las cajas tradicionales que no van a desaparecer.

Calderón de la Barca es un caso «excepcional» por la proximidad de las estaciones de tren y autobús, y han sido los propios clientes los que lo han solicitado. «Están destinadas a aquellos clientes que hacen una compra muy pequeña y que les gusta la inmediatez, no tener que hacer colas y las nuevas tecnologías».

No hay intención de extenderla a otros supermercados ya que «se van a implantar en casos muy excepcionales».Lo que queda claro es que «al tratarse de cajas complementarias a las cajas de cobro tradicionales, no se van a reducir puestos de trabajo».

El presidente del comité de empresa de Lupa, Agustín García, representante del Sindicato Unitario de Cantabria, señaló que su formación «se opone a la instalación de este tipo de cajas de autocobro» al considerar que si bien no afectará a los empleos fijos actuales «si lo hará a medio plazo». De cualquier manera, ya han sido informados de la instalación de los terminales, ya en funcionamiento, en Calderón de la Barca, y también que no van a suponer ninguna merma de puestos de trabajo. Confían en que en la reunión del día 13 se despejen todas las dudas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos