Cómo lograr un ahorro fiscal con el plan de pensiones

Penel informativo en una sede de la Agencia Tributaria/R. C.
Penel informativo en una sede de la Agencia Tributaria / R. C.

Hacer una aportación antes de fin de año permite una reducción de la base imponible de cara a la próxima declaración del IRPF

David Valera
DAVID VALERAMadrid

Cuando apenas quedan unas semanas para que termine el año, los contribuyentes todavía tienen oportunidad de tomar algunas decisiones que les permitan lograr un ahorro fiscal de cara a la próxima campaña de Renta en 2018.

Uno de los consejos más repetidos para lograr ese ahorro fiscal es aprovechar la parte final del año para realizar una aportación al plan de pensiones para reducirse la base imponible en el IRPF. El límite de la aportación está en 8.000 euros. Por último, si se jubiló en 2015 y no rescató el fondo de pensiones en forma de capital, si quiere aprovechar la reducción del 40% solo tiene de plazo hasta el 31 de diciembre.

En cualquier caso, saber aprovechar las deducciones o exenciones que ofrece el sistema tributario mediante una buena planificación fiscal puede permitir un ahorro medio de 3.200 euros en la próxima declaración de Renta, según la estimación realizada por el Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha).

Eso sí, ese ahorro no es igual para todos los contribuyentes. De hecho, los principales beneficiados son aquellos con unas rentas más altas, mientras que las personas con ingresos inferiores deben conformarse con cifras de ahorro más modestas. Según Gestha esto es así porque la reforma fiscal de 2015 estuvo pensada para favorecer a los altos patrimonios.

¿Cuánto invertir en un Plan de Pensiones para desgravarte?:

En concreto, los contribuyentes con rentas entre los 60.000 euros y los 150.000 euros pueden lograr un ahorro máximo de 10.127 euros, según esta estimación. Es decir, el triple que la media. Una cantidad que sobre todo conseguirían mediante la deducción por inversión en una nueva o reciente empresa (hasta 7.580 euros). También podrían conseguir un significativo beneficio fiscal de 1.879 euros con la aportación del plan de pensiones al máximo (8.000 euros).

Por contra, los contribuyentes con rentas entre los 12.000 euros y los 21.000 euros lograrían un ahorro máximo de 1.590 euros, es decir, la mitad del ahorro medio. En este caso, el principal cauce para lograr esa reducción según Gestha estaría en la aportación al plan de pensiones. Algo que permitiría un ahorro de 1.468 euros. Claro que para hacer efectivo esta cifra sería necesario que estos contribuyentes con rentas bajas tuvieran la capacidad de tener un plan de pensiones y de poder realizar una aportación elevada antes de finalizar el año para reducirse de la base imponible.

 

Fotos

Vídeos