San Vicente se prepara para la nueva temporada turística

Las terrazas son uno de los principales recursos de los establecimientos hosteleros de San Vicente. /
Las terrazas son uno de los principales recursos de los establecimientos hosteleros de San Vicente.

Tras un invierno "positivo", el sector turístico se prepara de cara a la Semana Santa para afrontar un año "excepcional"

VICENTE CORTABITARTESan Vicente de la Barquera

San Vicente de la Barquera se va desperezando del invierno para afrontar la llegada de la Semana Santa, el primer gran asalto de la nueva temporada turística. A diferencia de lo que pasa con el verano, al que se va llegando poco a poco, en Semana Santa cuesta poner en marcha toda la maquinaria necesaria de los diferentes negocios y servicios públicos y privados, para afrontar ese cambio brutal que supone pasar de la tranquilidad más absoluta del invierno a una intensa actividad.

Además, este año, 15 días después de la Semana Santa, San Vicente vivirá una segunda semana de máxima actividad, con la celebración de la fiesta de La Folía unida al puente festivo del primero de mayo.

El turismo alivia el problema de empleo en la comarca

Contrataciones

El inicio de la temporada turística supone para San Vicente de la Barquera un alivio para las cifras del desempleo, que se reducen a niveles que ya se quisieran mantener a lo largo de todo el año. A partir de ahora, gran parte de los negocios hosteleros barquereños prácticamente duplican sus plantillas. Lo que puede parecer una buena noticia, a veces se convierte en un problema, como reconocen muchos de los responsables de los negocios hosteleros de San Vicente.

"Aquí no encontramos suficiente mano de obra, por eso tenemos que recurrir a trabajadores de otros lugares", señala la mayoría de los empresarios.

Pero el mayor problema no es solo no encontrar mano de obra en la zona para cubrir la demanda de empleo, sino la escasa formación con la que llegan esas personas. "En muchos de los casos lo primero que tenemos que hacerles nada más contratarles es enséñales las cosas mas básicas del servicio", afirman.

Este es un problema del que son conscientes empresarios y autoridades, por lo que tienen previsto iniciar un ciclo de hostelería en la Escuela-Taller de la Mancomunidad, y se ha pedido implantar dicha enseñanza a través de un modulo permanente de Formación Profesional.

El ritmo de la vida se transforma prácticamente en todos los lugares, entre lo que es el invierno y el verano, incluyendo los periodos previos. Ese cambio es aún mucho mayor en aquellas zonas turísticas, como San Vicente de la Barquera, donde la mayor parte de su actividad económica gira alrededor de la llegada de los visitantes.

Aunque ya no sucede como hace algunos años, cuando el invierno era un periodo de letargo total en la villa, con la mayoría de establecimientos fuera de servicio, la Semana Santa sigue siendo la frontera que se ha establecido para fijar el cambio entre los dos periodos.

Pero lo cierto es que, aunque aún se está muy lejos de conseguir la ansiada desestacionalización turística, se ha logrado mantener una cierta actividad fuera de la temporada alta que hace que la mayor parte de los negocios permanezcan abiertos a lo largo de casi todo el año, registrando buenos resultados, especialmente por el movimiento que se genera alrededor de los fines de semana y de las jornadas festivas.

Desestacionalizar

Este tipo de turismo, aunque en su volumen es pequeño comparándolo con el de los momentos claves del verano o Semana Santa, va creciendo de manera importante, especialmente si se ven favorecidos por buenas condiciones climatológicas que ha hecho que algunos domingos los restaurantes llenasen totalmente sus comedores en San Vicente.

El pasado año se lograron unos resultados muy positivos para el sector turístico, después de varios ejercicios negativos por la crisis económica. El cierre de los resultados de este último invierno ha sido positivo. Ahora, los empresarios barquereños afrontan la llegada de la Semana Santa y la nueva temporada turística con muy buenas perspectivas.

Además, la celebración en este 2017 del Año Jubilar Lebaniego, se considera que también será una positiva ayuda para ese crecimiento que se espera en el número de visitantes.

El responsable de la sección de hostelería de la asociación empresarial Afodeb, José Luis González, así lo atestigua. "Sin duda que hemos tenido un buen invierno en el que la climatología y nos ha ayudado mucho. No he conocido un invierno como este y eso ha favorecido la llegada de visitantes", señaló. "Pero no nos engañemos, que la estacionalidad todavía es brutal".

Según opinó González, la nueva temporada será buena, como ya lo fue la anterior en el número de visitantes, no tanto en los ingresos, ya que "se está produciendo una bajada de precios, con ofertas de menús en muchos establecimientos que es algo que me preocupa. En muchos casos, la bajada del precio va unida al nivel de calidad que se ofrece", recalcó. No obstante, "el resultado final dependerá de la climatología, que siempre ha tenido una gran influencia en nuestro turismo y después del invierno que hemos tenido, esperemos que no lo tengamos que lamentar en primavera y verano".

En la misma línea se manifestó Jesús González Santovenía, del Restaurante Boga-Boga, quien consideró que las perspectivas para la nueva temporada son "muy favorables", que se está logrando una recuperación positiva en el número de visitantes. "Todo este año se verá favorecido por el Año Jubilar Lebaniego que de una manera especial también se deja sentir en San Vicente, al ser el centro turístico de costa más cercano a Santo Toribio", resaltó.

Vicente García y Juan Bilbao, de los restaurantes Los Arcos y El Bodegón, respectivamente, señalaron que este invierno ha sido "mucho mejor que años anteriores", logrando resultados "muy positivos" y un mes de de febrero calificado de "excelente, mientras que otros años era pésimo". Por ello, no dudan de que, "si el tiempo acompaña, 2017 será un año muy bueno para la hostelería de la zona".

Mabel Noriega, al frente de los hoteles Miramar, tras el cierre durante el invierno ha abierto la temporada a mediados de marzo. Noriega reconoce que este año las reservas tanto para Semana Santa, con todo ya cubierto, como para el verano, "están por encima del pasado año que ya fue muy bueno". "Además, también contamos con reservas de grupos, para el hotel como para el restaurante, y otros momentos de la temporada, en parte está motivado por el Año Jubilar", señaló. "Estamos recibiendo llamadas y reservas que nos hace presagiar que estamos ante un buen año", aseguró.

Deporte y naturaleza

Las empresas de turismo activo también se están preparando para la nueva temporada, especialmente las escuelas de surf. Tras las navidades, este deporte vive un parón total, ya que enero y febrero son meses sin actividad en las escuelas por las condiciones climatológicas. No obstante, informan de que «la temporada del pasado año la alargaron hasta prácticamente diciembre».

En concreto, Arjuna Zapatero, de la escuela de surf Buena Onda, la más antigua de San Vicente, señaló que las reservas registradas hasta la fecha son similares a las del pasado año, considerado como «muy bueno», teniendo en cuenta que en este deporte las reservas se hacen con poco tiempo, para contar con las previsiones meteorológicas.

 

Fotos

Vídeos