Miengo se siente «ninguneado» por el problema de los bombeos

Vertido en la playa de Usil en Miengo / Antonio 'Sane'

El equipo de gobierno acusa al director de Medio Ambiente de «actitud negligente» y censura la alarma «sin motivo» que han causado los vertidos

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLOMiengo

El equipo de gobierno de Miengo, dirigido por el socialista Jesús Jara y formado por dos ediles -frente a los 11 que forman la Corporación- ha salido al paso de las críticas sobre el problema de los vertidos fecales en la playa de Usíl y el mal funcionamiento del bombeo local, así como de las manifestaciones del director general de Medio Ambiente, Miguel Ángel Palacio, recomendando a los ayuntamientos un «mejor» mantenimiento de sus infraestructuras de saneamiento. En opinión de los socialistas, desde Miengo se paga mucho «por un mal servicio y nos sentimos ninguneados y abandonados por el gobierno regional y la actitud negligente del director de Medio Ambiente», dijeron.

Respecto a la primera de las afirmaciones, los socialistas se refieren a que el Ayuntamiento paga unos «280.000 euros anuales» en la factura del agua en concepto de canon de saneamiento que, según el equipo de gobierno, tendría que asumir «por ley» el arreglo de las infraestructuras obsoletas del bombeo municipal. Por ello, han iniciado un contencioso contra esa dirección general, al tiempo que aprobaban en pleno una partida de 170.000 euros para arreglar las bombas. Dinero que, según manifestó a este periódico el primer teniente de alcalde, Manuel González, repercutirán después al Ejecutivo si ganan el proceso.

A la par, tras negar de nuevo los últimos vertidos a la playa denunciados por Equo y mostrar «su rechazo» por la «alarma creada y el daño al turismo», los responsables municipales cargaron contra el director general de Medio Ambiente al que recomendaron que se preocupase por el estado de las instalaciones del Campo de Golf de Abra de Pas en Mogro, propiedad del Ejecutivo, «cuyas instalaciones tienen pendiente de ejecutar la conexión de su red de saneamiento a la red municipal, para evitar la posible emisión de vertidos en ese punto de la ría del Pas, metros antes de la playa de Usil».

Esta semana este periódico sacaba a la palestra correspondencia entre administraciones y la empresa que hace el mantenimiento de las bombas, donde se alertaba del problema de vertidos porque no funcionaban o lo hacían a medio gas, al menos desde el año 2016. Era también el equipo de Gobierno -que niega vertidos a Usil- quien trasladaba la «gravedad» del problema a Medio Ambiente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos