Pioneros en el 'mindfulness' educativo

La psicóloga de BalanCe, Marián González, en una sesión de 'mindfulness' con los alumnos de primero de Primaria. /SANE
La psicóloga de BalanCe, Marián González, en una sesión de 'mindfulness' con los alumnos de primero de Primaria. / SANE

El colegio Altamira de Revilla introduce a sus alumnos en una técnica innovadora que ayuda a concentrarse y mejorar la salud mental y el bienestar

María Causo
MARÍA CAUSOCamargo

«Una de las grandes ironías de la educación moderna reside en el hecho de que les pidamos a los alumnos docenas de veces al día que presten atención cuando nunca les hemos enseñado cómo hacerlo». Esta cita de la reconocida psicóloga internacional, Amy Saltzman, hace referencia al cambio de paradigma que está llevando a cabo el colegio Altamira de Revilla de Camargo. El centro está trabajando en una innovadora técnica aplicada a sus alumnos que es el 'mindfulness', un entrenamiento mental mediante el cual se aprende a enfocar la atención en el momento presente para poder tomar conciencia y regular nuestras propias emociones, pensamientos y comportamientos.

Y es que desde el primer programa estandarizado desarrollado por Jon Kabat-Zinn en la Universidad de Massachusetts en 1979, este entrenamiento se ha extendido a lo largo y ancho del planeta. Actualmente son numerosas las organizaciones de todo el mundo que lo están implementando en sus entornos corporativos. Entre otras muchas, destacan: en el ámbito educativo, universidades como Harvard, Oxford o Yale; en el sanitario, hospitales como la Clínica Mayo, en el empresarial multinacionales como Google, Deutsche Bank, Apple, Intel o Procter & Gamble, y en el deportivo equipos como Los Angeles Lakers. Así, en los últimos años prestigiosas revistas de todo el mundo, como The Economist, Financial Times, Forbes o Time han reportado los efectos de lo que se ha venido a denominar 'la revolución Mindful'.

Resulta que, desde hace poco, ya no hace falta irse tan lejos para conocer un centro que aplique esta técnica para la concentración. Los niños del colegio Altamira han sido pioneros en Cantabria en disfrutar de varias sesiones semanales para introducirse en esta técnica y apropiarse de sus múltiples beneficios. Beneficios científicamente demostrados como un mejor clima del aula, capacidad de autorregulación y auto consciencia o gestión del estrés, entre otros. Y es que varias estudios certifican la eficacia de aplicar el 'mindfulness' al ámbito de la eduación. De hecho constituye uno de los programas con mas evidencia científica demostrada para promover el bienestar general en la infancia, la adolescencia y la vida adulta. En general, los estudios revelan varios efectos positivos para los estudiantes que se traducen en una mejora de la atención y concentración, de la regulación emocional, una reducción de los niveles de estrés, ansiedad, depresión y afecto negativo, así como fomenta el desarrollo de la empatía y el comportamiento social, mejora del autoconcepto académico y del rendimiento académico, lo que desemboca en una disminución del riesgo de fracaso escolar, la impulsividad y la agresividad y, por tanto, aumenta el bienestar.

La Consejería de Educación ha premiado este proyecto con una subvención para garantizar su futuro

Iniciativa

La idea surgió a partir de la Asociación de Familiares de Alumnos (AFA) y enamoró a la directora del centro, Pilar Iglesias. «Me pareció una propuesta excelente para contribuir a la salud mental y el bienestar de los niños», aseguró Pilar, quien también quiso agradecer el apoyo de la Consejería de Educación de Cantabria, de la que han recibido una subvención para llevar a cabo este innovador proyecto. No obstante, la directora se cercioró de gestionar y formar a sus profesores para desarrollar esta herramienta tan positiva de la mejor forma posible. Por ello, antes de introducirlo en las aulas, los educadores y docentes del centro se formaron en 'mindfulness' con la ayuda de la psicológica Marian González, de la empresa BalanCe. «Hemos incidido mucho en la formación a los profes, que ha sido la primera fase de implementación, y ya lo están empezando a desarrollar en clase», explicó la psicóloga. «Eso sí, seguimos teniendo a los docentes tutorizados para que sigan aprendiendo y aumente su autonomía y destreza».

Pioneros

En nuestro país son ya más de mil los centros educativos que, de forma innovadora, están incluyendo programas formativos de 'mindfulness'. En Cantabria, son dos los centros en los que, de forma pionera, se ha implementado 'mindfulness' en profesores y alumnos de Educación Infantil y Primaria: el Colegio Altamira en Revilla de Camargo y el Colegio San José, en Reinosa. Ambos colegios han desarrollado durante todo el curso académico esta técnica con unos resultados preliminares que muestran el éxito de esta intervención para promover el bienestar en profesores y alumnos.

El colegio Altamira es pionero en implementar programas de mindfulness en Cantabria

Y es que el éxito se nota y se siente. Ya sean alumnos de Educación Infantil o de Primaria. Es llegar Marián a clase y los niños se relajan y sonríen. Saben que es un momento que les gusta y que les calma. Con ella respiran, aprenden a autoconocerse y a controlar sus emociones.

A algún niño, estos momentos le llevan a pensar en sentimientos positivos. Recuerdos en los que se siente bien. En el aula se hablaba de fechas felices como el verano, los recreos o los cumpleaños. Unas emociones que dejaban a los pequeños relajados y conscientes de lo que acababan de vivir. Incluso el 'mindfulness' les hace capaces de oír el silencio que, como dice algún alumno, «yo pensaba que no existía porque no se podía escuchar».

 

Fotos

Vídeos