Luces para celebrar la Navidad en Reinosa

Cuarenta y siete arcos luminosos decoran las calles de Reinosa. /Daniel Pedriza
Cuarenta y siete arcos luminosos decoran las calles de Reinosa. / Daniel Pedriza

El Ayuntamiento de Reinosa inauguró el pasado miércoles la iluminación navideña que decorará las calles de la ciudad hasta el Día de Reyes

Blanca Carbonell
BLANCA CARBONELLReinosa

La Navidad ya ha llegado a Reinosa. Se nota en el ambiente, en la gente, en las tiendas, en la música y,... por su puesto, en las luces que iluminan toda la ciudad. Las calles de Reinosa ofrecen, desde el pasado miércoles, una imagen típicamente navideña con el encendido del alumbrado que va a impregnar la ciudad de luz y color durante un mes. Tres enclaves del municipio: la Plaza de España, el río Ebro y el Impluvium vuelven a ser los puntos donde se concentran los elementos de mayores dimensiones.

Las luces permanecerán encendidas hasta el Día de Reyes, desde las 18.00 hasta las 02.00 horas

Así, el árbol de diez metros de altura elaborado con tiras luminosas se ubica en los exteriores del Ayuntamiento.

Compartiendo espacio con él, regresa a la cita navideña un clásico desde hace décadas de la Navidad campurriana. Se trata del belén de sombras, realizado por los alumnos de la Escuela de Aprendices de Astilleros Españoles a finales de los años 60. que preside cada año por estas fechas la Plaza de España y no ha fallado nunca. Este Belén, está compuesto por diferentes figuras de gran tamaño, realizadas en forja, fiel símbolo del trabajo que se realiza en la fábrica campurriana, actual Sidenor.

Por su parte, los exteriores del Impluvium, concretamente sus flancos este y sur, se iluminan con una cortina de pequeñas bombillas led de Ochenta metros.

Destaca también el belén de luces sobre el río Ebro, que lleva ya siete Navidades en Reinosa y que representa a ambas orillas del río un misterio, la llegada de los Reyes Magos, los pastorcillos e incluso el ángel. No faltan los grandes cubos que integran la instalación de seis metros de altura situada sobre la rotonda de las calles Ronda y Peñas Arriba.

Daniel Pedriza

En cuanto a los edificios municipales, las fachadas del Teatro Principal, la Casona y el Consistorio también han sido ornamentadas con diferentes motivos artísticos, los mismos que integran los 47 arcos luminosos que se diseminan por las calles, barrios y accesos a la ciudad. A ellos se unen un total de 36 banderolas que se distribuyen por las farolas del municipio.

Todo el alumbrado navideño fue creado en su momento en un Taller de Empleo promovido por el Ayuntamiento de Reinosa y es el Servicio Eléctrico Municipal el que se ocupa, desde entonces, de su mantenimiento y renovación.

Elaborada a base de microbombillas led, el consumo eléctrico de la iluminación será «muy bajo», según confirman los responsables del Servicio Eléctrico Municipal. Aun así y con el fin de obtener un mayor ahorro energético, las luces permanecerán encendidas, hasta que concluya el Día de Reyes, domingo 6 de enero, desde las 18.00 hasta las 02.00 horas.

Daniel Pedriza

A adornar las calles de la ciudad de Reinosa contribuyen además prácticamente todos los comercios y establecimientos, que ya han decorado sus escaparates. Muchos de ellos participan en el concurso de escaparates organizado por el Ayuntamiento.

El Concurso de Escaparates establece tres premios de 300, 200 y 200 euros respectivamente

Según establecen los requisitos de participación establecidos por la Concejalía de Consumo y Comercio, los escaparates deben estar ornamentados al menos desde el pasado jueves, 6 de diciembre y no podrán variarse hasta el 6 de enero a las 23.00 horas. Aun siendo el tema de libre elección, los establecimientos tendrán que incorporar artículos de venta habitual. El jurado del concurso emitirá su fallo guiándose por criterios comerciales y artísticos, teniendo en cuenta aspectos como la creatividad y la originalidad de la propuesta, la iluminación y la exposición del propio producto.

En cuanto a los premios, se han dispuesto tres: un primero de 300 euros, un segundo de 200 euros, un tercero de 150 euros y un cuarto de 100 euros. Los comerciantes reinosanos contribuyen habitualmente en animar el ambiente navideño de la ciudad, con la creación de obras de arte en sus escaparates que, en muchos casos, no se limita a la simple colocación de luces, sino que trata el producto como el protagonista principal de sus creaciones. Porque, en Navidad las calles de Reinosa se llenan cada año de gente, muchas personas que viven fuera y regresan a ver a sus familias.

Las ventanas vuelven a lucir luces, y esos pequeños muñecos de Papa Noel o los Reyes Magos que escalan por las ventanas. En Campoo además, se mantiene muy arraigada la tradición de los nacimientos. En la calle Tres Mares, desde hace años se puede visitar al aire libre el Belén campurriano, elaborado con cantos rodados del río Ebro. Este original trabajo, obra del reinosano Alberto Allende, consigue dar un toque de magia a un espacio jalonado por cerca de doscientas figuras entre casas, personas y diferentes animales.

Convertido en una cita tradicional para escolares y numerosas personas, este trabajo tan peculiar consigue recrear la estampa típica de un pueblo campurriano, con casas rurales, la escuela con los niños esperando a su profesora para entrar en clase, la botica, la posada, la cantina, el molino, la cuadra, los establos, el aserradero, el albarquero e incluso la bolera.

Regresarán también, por supuesto, misterios y belenes en distintos enclaves como los templos, las residencias de ancianos y los centros escolares.

Reinosa se prepara de esta manera, un año más, para celebrar unas fiestas, que prometen llenar de fiesta y ambiente la ciudad.

 

Fotos

Vídeos