El nuevo centro comercial de Castro podría abrir sus puertas en 2019

La fábrica de Conservas Lolín está actualmente en la entrada sur de Castro Urdiales. /A. Verano
La fábrica de Conservas Lolín está actualmente en la entrada sur de Castro Urdiales. / A. Verano

Conservas Lolín, que prepara su traslado al polígono de Vallegón, anunciará en los próximos días el nombre de la empresa que ocuparán su lugar en el sur de la localidad

ABEL VERANO CASTRO.

El nuevo centro comercial de Castro Urdiales, que se levantará en el terreno donde hoy opera la empresa local Conservas Lolín, podría abrir sus puertas en 2019, según los plazos que maneja el gerente de la empresa, Jesús Gutiérrez, que en los próximos días anunciará los nombres de las marcas que ocuparán esa superficie una vez que la conservera se traslade al polígono de Vallegón en Sámano.

Gutiérrez, que confía en que no prospere la demanda presentada por el exconcejal de Anexión a Vizcaya y propietario de la parcela situada frente la conservera, César Barco, contra el convenio aprobado por el Ayuntamiento, explicó esta semana que las obras de construcción de la nueva sede -y, en paralelo, las de la nueva superficie comercial- tendrían que comenzar a mediados del próximo año, «si se van cumpliendo todos los pasos administrativos». Uno de esos trámites es la aprobación de una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Castro Urdiales en la que está ya están trabajando los técnicos del Ayuntamiento con ayuda externa.

Gutiérrez aseguró que, a la espera de que se apruebe esa modificación del plan y, a continuación, reciba la licencia de obras para iniciar la construcción de su nueva factoría en el polígono de Vallegón, está gestionando la composición del centro comercial que se levantará en las actuales instalaciones de la conservera y que permitirá la creación de 90 puestos de trabajo.

La firma Mercadona ya ha mostrado su interés por instalarse en el centro comercial

«En un plazo de 15 días anunciaré el nombre de la empresa que será la locomotora de este centro comercial», aclaró.

Aunque no quiso dar más detalles antes de cerrar un acuerdo, el gerente sí señaló que esta empresa crearía unos 45 puestos de trabajo, «teniendo en cuenta los metros cuadrados que ocuparía».

Entre los candidatos a instalarse en esta nueva instalación, que tiene un ubicación privilegiada por estar ubicada en una de las entradas y salidas de la ciudad, se encuentra Mercadona, que lleva años negociando con el Ayuntamiento de Castro para poder instalarse en el municipio. Fuentes de la compañía de distribución aseguraron a este periódico que «hay conversaciones y tenemos interés», pero no pudieron hablar de un preacuerdo.

El caso es que Gutiérrez reconoció que son «varias» las empresas que se están interesando por instalarse en esta nueva superficie comercial. Empresas de primer nivel -de electrodomésticos, supermercados, guarderías o peluquerías- «que están pujando por instalarse en nuestras instalaciones».

«Impacto para Castro»

A la espera de cerrar acuerdos con las empresas que se instalarán en el futuro centro comercial, el gerente de Conservas Lolín tiene muy claro que este convenio «es bueno para Castro» por el «impacto» que va a suponer. «Hay un estudio que dice que más de 20.000 vecinos de Castro consumen fuera de la ciudad», apunta Gutiérrez, que cree que este centro comercial paliará esa fuga de vecinos a otras áreas comerciales, como las situadas en Vizcaya.

Por otro lado, el gerente de Conservas Lolín destaca que este convenio con el Ayuntamiento permitirá la prolongación del carril bici del centro de Castro hacia Mioño. «En cuatro minutos se podrá llegar a la pedanía».

A esto suma los 816 metros cuadrados para viales que cederá, lo que mejorará la circulación peatonal en la zona. «Todo los que tiene que ver con el convenio está siendo revisado en todo momentos por los técnicos municipales para que no hay ningún problema y que todo sea lo más transparente posible».