La piscina de Laredo, a la espera de un informe del Consejo de Estado

Piscina municipal de Laredo. /Abel Verano
Piscina municipal de Laredo. / Abel Verano

El Ayuntamiento ha girado una consulta para saber cómo abordar el problema jurídico surgido tras no firmar en plazo el contrato de reforma de la instalación con la adjudicataria

Abel Verano
ABEL VERANOCastro Urdiales

La alcaldesa de Laredo, Charo Losa (PSOE), ha anunciado que el Ayuntamiento está a la espera de que el Consejo de Estado (el supremo órgano consultivo del Gobierno de España) se pronuncie respecto al problema jurídico que ha surgido debido a que el anterior equipo de gobierno, encabezado por Juan Ramón López Visitación, no llegó a firmar dentro del plazo establecido el contrato con la empresa adjudicataria de las obras de rehabilitación de la piscinas municipal, cerrada desde hace más de cuatro años.

Hace un mes aproximadamente, durante la firma del acuerdo de gobierno entre PSOE, SSPL y PRC, la portavoz de la Agrupación Vecinal Sí Se Puede Laredo (SSPL), Carmen García, aseguró que este es uno de los asuntos prioritarios que han abordado con la secretaria y el interventor, y fruto de esas conversaciones han conocido que hay un «problema jurídico» que hay que resolver, con lo que la previsión es que el inicio de las obras se posponga hasta los meses de septiembre u octubre. «Mucho más tarde de lo que tenía que haber sido, pero esto también es una herencia del trabajo mal hecho. No partimos de cero, partimos de menos ocho, y eso hay que dejarlo bien claro», aseguró entonces la portavoz de SSPL.

Hay que recordar que a finales del pasado mes de enero (hace cinco meses) el Ayuntamiento de Laredo adjudicó a la UTE (Unión Temporal de Empresas) Gestión de Infraestructuras Cantabria-Centro Técnico de Construcciones, por un importe de 1.005.979 euros (se licitó en 1.169.107) las obras de rehabilitación de las piscinas municipales. El 13 de febrero finalizaba el plazo para la firma del contrato entre el Ayuntamiento y la adjudicataria, y ese acto administrativo no se pudo llevar a efecto porque no se había aprobado en Pleno la asignación económica necesaria para acometer la obra, procedente de 2018.

El anterior equipo de gobierno adjudicó a finales de enero la obra por un millón de euros

Un año para acabar la obra

Un año es el plazo de ejecución que se contempla para llevar a cabo la rehabilitación de la piscina. En el proyecto se recoge, entre otras actuaciones, que en la planta baja del edificio, se ha optado por centralizar el control de acceso en la zona noroeste con el fin de poder fiscalizar con mayor facilidad tanto el acceso de los usuarios habituales como del público eventual. Junto a este control se situarán las zonas de administración y de dirección de la instalación. Por este motivo, se eliminará tanto el ascensor existente, «que incumple la normativa vigente en cuanto a la accesibilidad que marca el CTE (Código Técnico de la Edificación), como la actual escalera principal».