Medio Rural abate 49 jabalíes en el Parque de las Marismas de Santoña

Medio Rural abate 49 jabalíes en el Parque de las Marismas de Santoña
Andrés Fernández

Es el balance de las actuaciones promovidas desde octubre y hasta ahora para controlar la población de esta especie y minimizar daños

ANA COBO

La Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación, en el marco de las actuaciones promovidas para controlar la población de jabalíes en el entorno del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, ha abatido desde el pasado mes de octubre y hasta ahora, un total de 49 ejemplares (19 machos y 30 hembras).

El pasado octubre la dirección general del Medio Natural del Gobierno de Cantabria autorizó la realización de aguardos y esperas en este espacio para minimizar la presencia de jabalíes, cuyo censo se ha multiplicado de manera significativa en las últimos años en Cantabria, un permiso que aún sigue vigente, según informó a este periódico el consejero, Jesús Oria.

Desde octubre y hasta ahora en la modalidad de batidas se han matado 26 ejemplares y los otros 23 restantes ha sido a través de aguardos, en este último caso en la zona del monte de Santoña.

Oria explicó que, con estas intervenciones, se busca controlar la población de jabalíes, minimizarla, pero en ningún caso erradicarla. «Lo que se pretende es reducir los daños que están produciendo estos animales en diversas zonas del Parque Natural», con especial intensidad en los entornos del monte Buciero, Montehano y Mijedo donde han ocasionado accidentes de tráfico, deterioros en fincas y cultivos agrícolas e, incluso, han generado una alarma con su presencia en el casco urbano.

«Los aguardos y batidas se seguirán haciendo siempre que sea necesario y que los daños que estén produciendo los jabalíes, más allá del monte, sobrepase lo soportable», señaló Oria. Estas actuaciones dan respuesta a las numerosas solicitudes remitidas a Medio Rural desde entidades locales y vecinos particulares instando al control poblacional de esta especie que ha destrozado cosechas al completo y dañado parcelas. Y es que estos verracos se alimentan de cuanto encuentran y no dudan en meterse en las fincas y jardines en busca del sustento que ya no encuentran en los montes