Medio Rural autoriza aguardos de jabalíes en el Parque Natural de Santoña y Ribamontán al Mar

Medio Rural autoriza aguardos de jabalíes en el Parque Natural de Santoña y Ribamontán al Mar

El permiso será del 1 de octubre hasta el 15 de enero para controlar esta especie y minimizar los daños en fincas, accidentes y la alarma social generada

Ana Cobo
ANA COBOSantoña

La dirección general del Medio Natural del Gobierno de Cantabria ha autorizado desde el 1 de octubre hasta el 15 de enero la realización de aguardos o esperas para controlar la población de jabalíes en vedados (terrenos acotados donde está prohibida la caza) de Ribamontán al Mar y en los términos municipales de Santoña, Argoños, Arnuero, Escalante y Noja, dentro del ámbito del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel.

La medida, explican en un escrito remitido a los ayuntamientos, se toma «en vista de los numerosos daños producidos en fincas y cultivos agrícolas, los accidentes de tráficos ocasionados y la alarma generada por la presencia de estos animales en dichos municipios». Y es que este organismo ha recibido numerosas solicitudes de entidades locales y vecinos particulares instando al control poblacional de esta especie cuyo censo se ha multiplicado de manera significativa en los últimos años en Cantabria.

Y no solo eso, los jabalíes ya no se limitan a merodear por los montes del interior de la región sino que campan a sus anchas por las localidades costeras donde hasta hace unos años no era nada común verlos. Sin embargo, en los últimos meses se les ha visto 'paseando' de manera frecuente por zonas urbanas de Santoña, Loredo, Langre, Miengo o Arnuero, a las puertas de las casas y destrozando cosechas al completo. Y es que se alimentan de cuanto encuentran y no dudan en meterse en las fincas y jardines en busca de sustento.

Para intentar reducir su presencia, la Consejería ha autorizado a los Técnicos Auxiliares del Medio Natural (TAMN) de esta comarca a la realización de aguardos o esperas a partir del 1 de octubre. Durante tres meses y medio podrán realizarse «preferentemente al amanecer y al anochecer, de lunes a viernes (siempre que no sean festivos), sin cupo de ejemplares». Los resultados obtenidos deberán remitirse a la dirección general del Medio Natural por parte de los técnicos implicados, indicándose las fechas de los aguardos realizados y el número de ejemplares vistos y abatidos, así como cualquier observación o incidencia que transcurra.

Hasta comienzos de verano en el monte de Santoña se han llevado a cabo varios aguardos así como en otras municipios afectados con «resultados positivos», dice la Consejería. En base a ello y contando con informes favorables se va a continuar realizando estos controles para disminuir los daños que se están produciendo y las intervenciones seguirán siendo mediante la modalidad de aguardos «por motivos de seguridad para las personas y los bienes al encontrarse la zona de afección en un enclave muy urbanizado y transitado».

En el caso del parque natural, al tratarse de un espacio protegido las actuaciones se deben limitar a controles excepcionales y en periodos muy limitados. En los aguardos, se espera oculto a que los jabalíes pasen por un punto concreto para dispararles (si no pasan la medida es inefectiva) mientras en las batidas los verracos previamente son encauzados a una zona donde son disparados.

 

Fotos

Vídeos