Confederación repara el argayo de la ruta peatonal hacia La Engaña

Estado que presenta el argayo, poniendo en peligro a los senderistas y vecinos desde 2015./E. T.
Estado que presenta el argayo, poniendo en peligro a los senderistas y vecinos desde 2015. / E. T.

Se reconstruirá la roca desprendida y se hará una escollera en la cuenca del Yera por importe de 19.687 euros y un plazo de un mes

E. TRESGALLO Vega de Pas

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico ha iniciado ya los trabajos de reparación del argayo que ha mantenido cortada una de las principales rutas turísticas y de montaña de Vega de Pas desde el año 2015. Una noticia que ha sido muy bien recibida desde la capital pasiega, ya que el municipio lleva mucho tiempo reclamando actuaciones urgentes por el deterioro paulatino del acceso. El presupuesto de la obra adjudicada a Tragsa es de 19.687 euros.

Confederación recuperará así 20 metros de camino en el cauce del río Yera. Lo hará reponiendo la roca dañada y sustituyéndola por una escollera tratada parcialmente con técnicas vegetales y la plantación de árboles, para que los trabajos sean acordes al entorno.

La actuación es destacada por el estado de deterioro y el peligro peatonal que presentaba la ruta PR S 75 entre las Riberas de Yera y Ajan, a la altura del barrio de Arejos, donde se produjo un argayo en 2015 que nunca fue reparado.

Se trata de un sendero que comunica la capital pasiega con las ruinas de la antigua estación de Yera y los populares túneles de La Engaña. Según recuerda el alcalde de Vega de Pas, a pesar de que se había solicitado ayuda a varios departamentos como las Consejerías de Medio Rural, Turismo o a Obras Públicas, finalmente ha sido Confederación quien ha atendido la demanda del municipio. «Estamos muy contentos y agradecidos por la actuación de Confederación Hidrográfica, ya que el estado del argayo era cada vez más peligroso en una ruta muy utilizada por los turistas, pero también por los ganaderos», explicó el alcalde de La Vega, Juan Carlos García Diego.

La empresa Tragsa comenzará así este lunes los trabajos que se concluirán en el plazo de un mes. De momento ya se han realizado las gestiones previas de permisos y pesca eléctrica de las truchas, para preparar el terreno de cara a iniciar las obras.

Antecedentes

El punto de conflicto se encuentra en el barrio de Arejos, una travesía señalizada de 15 kilómetros entre cabañales que discurre al borde del cauce del Yera, donde un temporal le dio un bocado de casi tres metros al sendero, hace ahora tres años. Desde entonces, los vecinos y turistas que accedían a la ruta, lo hacían por un paso peatonal resbaladizo y muy estrecho. A pesar de que se cerró al paso y se advertía del peligro, los ganaderos de la zona seguían utilizándolo, para evitar un rodeo por la carretera principal de Estacas. También lo utilizaban los turistas, al ser una ruta marcada dentro de la guía de Valles Pasiegos con clasificación PR, y con «homologación provisional» de la Federación Cántabra de Montaña, que podrá ser definitiva en el momento en que se arregle.

 

Fotos

Vídeos