Comienza un año de obras para renovar el barrio santanderino de Polio

Comienza un año de obras para renovar el barrio santanderino de Polio
Roberto Ruiz

Los trabajos se dividirán en cuatro fases e incluyen una reordenación del tráfico y de las plazas de aparcamiento en la zona

DM .
DM .Santander

Las obras de renovación del barrio de Polio y sus calles adyacentes, en Santander, han comenzado esta mañana. En el horizonte, un año de trabajos que se dividirán en cuatro fases diferentes y costarán 2.543.420 euros, un millón menos de lo presupuestado inicialmente. Las actuaciones se desarrollarán de oeste a este, desde la Bajada de Polio hasta la Bajada de Rumayor, y de sur a norte, desde la calle General Dávila hasta las calles Fernando de los Ríos y José Escandón, afectando a una superficie total de 70.586 metros cuadrados.

Entre otras medidas, se habilitarán nuevas aceras, zonas de ocio y espacios verdes, se instalará iluminación led y se renovarán la pavimentación y las redes de saneamiento y abastecimiento. Se trata de una zona «bastante extensa» y con muchos vecinos, lo que hace que sea una actuación «de gran envergadura», ha destacado la alcaldesa Gema Igual, que acompañada de vecinos y de los concejales de Infraestructuras, César Díaz, y de Barrios, Carmen Ruiz, ha asistido este martes al comienzo de los trabajos, que ejecuta la UTE Polio, formada por las empresas Arruti y Sercon. Desde el Ayuntamiento se ha insistido en que para definir el proyecto se ha trabajado durante los últimos meses junto con la asociación de vecinos Prado San Roque para recoger sugerencias.

La actuación se va a ejecutar en cuatro fases ordenadas en base a la renovación de las redes de saneamiento y abastecimiento. La obra incluye intervenciones en materia de accesibilidad, creación de nuevas zonas de esparcimiento para los vecinos, mejora de las existentes y renovación de servicios. Junto a todo ello se reordenará el tráfico y las plazas de aparcamiento del entorno, con la creación de algunas para motos ya que en ahora no hay. Actualmente hay 596 plazas para coches, que se verán reducidas hasta las 534, pero a éstas se sumarán 44 nuevas para motos y tres para personas con movilidad reducida, «tal y como han pedido los vecinos».

Lo primero, los trabajos de demolición

Los trabajos comenzarán con labores de demolición para eliminar los elementos actuales, retirar señales, bolardos, barreras metálicas y algunas luminarias. También será necesario levantar los bordillos y demoler aceras, además de realizar el fresado de la calzada para eliminar la capa de rodadura. Igualmente se derribarán muros de mampostería y hormigón armado para ganar espacio y mejorar radios de giro.

Roberto Ruiz

En cuanto a la pavimentación, se prevé la renovación integral para hacer un circuito accesible a todos los puntos del barrio, eliminando escaleras, construyendo rampas y habilitando aceras con una anchura mínima de 1,80 metros, de acuerdo a la normativa de accesibilidad.

Asimismo, el proyecto contempla la renovación del parque existente en la confluencia de las calles General Dávila y Bajada de Polio, que se adecuará con una zona para ejercicio de los mayores y otra de juego infantil. En la zona interior del barrio, en la Bajada de Rumayor, se habilitará otro parque de juegos infantiles y una pista multideportiva con césped artificial.

El proyecto incluye también la renovación de la red de abastecimiento y saneamiento, sustituyendo tuberías, acometidas, válvulas y bocas de riego, y colocando seis nuevos hidrantes, así como sumideros.

En cuanto a la jardinería, se crearán 700 metros cuadrados de nuevas zonas verdes y se colocarán alcorques con árboles en las aceras en las que sea posible por su anchura. Se retirarán 19 árboles que se trasplantarán a otras zonas y está previsto plantar otros 112 nuevos ejemplares que, a petición de los vecinos, serán acacias.

 

Fotos

Vídeos