«Existen 'islas' que quedan fuera de los controles a los que estamos sometidos la inmensa mayoría»

«Existen 'islas' que quedan fuera de los controles a los que estamos sometidos la inmensa mayoría»

Margarita Serna, catedrática de Historia del Derecho de la UC, cree que «deberíamos resaltar y contar mejor a la sociedad todo lo que se hace muy bien en la universidad»

José María Gutiérrez
JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

-¿Qué radiografía realizaría de la Universidad española a día de hoy?

-Creo que en términos generales la Universidad española se encuentra en una situación mucho mejor de lo que cabe deducir de algunas de las noticias que trascienden a través de los medios de comunicación. Por lo general se da mayor difusión a los aspectos negativos de la vida universitaria que a los positivos que naturalmente existen y que con seguridad son más abundantes que aquellos que nos avergüenzan.

-¿Es la Universidad suficientemente autocrítica?

-Pienso que la universidad es autocrítica, en ocasiones incluso en exceso, solo así se entiende la preocupación continua de gran parte de la comunidad universitaria por mejorar día a día tanto en la docencia, como en la investigación y en la gestión. Pero, creo que deberíamos querernos un poco más y sin dejar de criticar y denunciar todo aquello que vemos que no funciona del todo bien, deberíamos resaltar y contar mejor a la sociedad todo lo que se hace muy bien en la universidad, que es mucho.

-¿Cree que la Universidad y los trabajos que realiza para las instituciones (como el último caso del Metrotus) son objeto de críticas abusivas o injustas o entran dentro de lo razonable?

Creo que la crítica nunca es abusiva cuando proviene de la sociedad y no está manipulada por intereses espurios. La universidad recibe mucho dinero de la sociedad y, por tanto, debe rendir cuentas del uso que da a tales recursos económicos. Ahora bien, convendría que desde la universidad se explicaran las cosas porque si la universidad no rinde cuentas, teniendo como tiene la información, otros sin la debida cualificación y, sobre todo, sin contar con esta información, trasladarán a la sociedad su propia versión que, probablemente, no se corresponda con la realidad.

-¿Cuáles cree que son las claves y mejoras que deben guiar la Nueva Ley de Universidades que los rectores han solicitado al ministro Pedro Duque?

-Son muchos los aspectos que debería contemplar, pero, probablemente la financiación, los controles a los que se deba someter a la institución, la carrera de los docentes e investigadores sean cuestiones prioritarias.

-¿En qué medida los casos de Carmen Montón, Pablo Casado y Cristina Cifuentes, o el cuestionamiento de la tesis de Pedro Sánchez, han puesto en peligro la credibilidad, el prestigio y la imagen de la universidad española?

Lamentablemente, estos casos y otros anteriores han hecho un daño terrible a la universidad española que costará mucho revertir. Me temo que tendrá que pasar bastante tiempo para que al decir cualquiera de nosotros ante nuestros familiares, amigos y vecinos que nos dedicamos a la vida universitaria no recibamos como respuesta un comentario acerca de lo sinvergüenzas, vagos y tramposos que ahora parece que todos somos.

-¿No cree que es necesario modificar los mecanismos de control dentro de la universidad para evitar casos así? ¿Introducir quizás mecanismos más eficientes?

-En general creo que los mecanismos de control de la universidad son correctos. Los casos planteados son excepción en la universidad. No tengo ninguna duda. Ahora bien, es cierto que dentro de las universidades se han creado algunas situaciones particulares, a modo de islas, que han quedado fuera de los procedimientos de control ordinarios a los que estamos sometidos la inmensa mayor parte de todos nosotros. Por tanto, más que crear nuevos mecanismos de control u otros más eficientes, pienso que las universidades deberían tomar medidas para que ninguna actividad universitaria quede libre de los controles ya existentes.

 

Fotos

Vídeos