PRC propone crear una «tarjeta ciudadana» para recuperar población en Torrelavega

Vista general del casco urbano de Torrelavega. /Luis Palomeque
Vista general del casco urbano de Torrelavega. / Luis Palomeque

La tarjeta podría permitir el acceso al transporte público a precios reducidos, aparcamiento gratuito o descuentos culturales

DM .Santander

El candidato del PRC a la Alcaldía de Torrelavega, Javier López Estrada, ha propuesto hoy la creación de la «tarjeta ciudadana» con bonificaciones y descuentos en servicios públicos, como fórmula para incentivar el empadronamiento de ciudadanos y a la vez evitar y compensar la perdida de población.

En rueda de prensa, López Estrada ha anunciado que este tarjeta podría permitir el acceso al transporte público del Torrebus a precios reducidos, a aparcamientos gratuito en los estacionamientos disuasorios o a descuentos en eventos culturales o deportivos, beneficios a los que solo tendrán derecho los empadronados.

Junto a esta medida, el candidato ha anunciado su intención de promover medidas que fomenten la natalidad, entre ellas potenciar la creación de aulas para niños de 2 años y también bonos guardería de 100 euros al mes para bebés de 0 a 2 años, algo que a su juicio podría ayudar a la conciliación de la vida familiar.

López Estrada ha adelantado que también pondrá en marcha programas para la construcción de viviendas públicas en régimen de alquiler y otras para el desarrollo de los suelos no urbanizables cambiando el sistema de gestión de las área de Coteríos y Mies de Vega para poder edificar viviendas a precios asequibles.

Además, para evitar la pérdida de población el candidato regionalista ha propuesto fomentar la creación de empleos en empresas del municipio, desarrollando los polígonos de Las Excavadas, el centro logístico de La Hilera e incorporando los terrenos ahora no productivos de Sniace.

Según ha detallado, la progresiva pérdida de población de Torrelavega es «un gran problema» que se viene sucediendo desde hace varios años, como consecuencia de la marcha de jóvenes a municipios limítrofes como Polanco o Cartes, así como a que se producen más fallecimientos que nacimientos en la capital del Besaya.

En este sentido, ha situado los orígenes de la mayor pérdida poblacional de Torrelavega en la crisis económica con el retorno a sus lugares de origen de entre 5.000 y 6.000 personas inmigrantes que hasta ese momento residían y trabajaban en la ciudad.

También achaca la perdida de población a que durante la época de bonanza económica de 2007 Torrelavega «no estaba preparada» para ofrecer servicios a los jóvenes que se incorporaban al mercado laboral, que prefirieron fijar su residencia en municipios limítrofes.