Torrelavega vive una procesión de Viernes Santo autorizada después de 52 años

El Cristo de la Agonía sale de la Parroquia de San José Obrero./José Ignacio Arminio
El Cristo de la Agonía sale de la Parroquia de San José Obrero. / José Ignacio Arminio

Miles de personas han seguido con emoción la procesión en las calles de la ciudad

José Ignacio Arminio
JOSÉ IGNACIO ARMINIOTorrelavega

Después de 52 años sin una procesión de Semana Santa con todos los sacramentos, o sea, con cura y parafernalia eclesial, este Viernes Santo Torrelavega ha vivido una emocionante jornada para los fieles católicos de la ciudad y de otras parroquias de la comarca. Después de más de medio siglo de cisma, todas las parroquias y, sobre todo los párrocos, se han puesto de acuerdo para celebrar esta procesión, que no se hacía, con autorización del episcopado, desde 1967. En Torrelavega estaba la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción (la vieja), que fue la única en la ciudad hasta que en el año 1964 se consagró la de San José Obrero (la nueva). Como explicaba Nieves Bolado en su articulo Semana Santa sin cisma, la primera le fue confiada a un sacerdote con ideas liberales y avanzadas, Cristóbal Mirones, y la nueva, a Teodosio Herrera, apegado a las fórmulas religiosas más clásicas. El abismo abierto entre ambas formas de entender los ritos, propició en 1967 que la comunidad pastoral presidida por Mirones optara por no participar en una manifestación procesional que entendían no se ajustaba a sus formas rituales. Así que se dejó de hacer y cada año se celebraba, técnicamente hablando, una 'manifestación de Fe', a pesar de tener expresa prohibición episcopal

Pero el entendimiento ha llegado a las parroquias y este viernes han procesionado el Cristo de la Agonía, obra del imaginero granadino Alonso Cano, una imagen de la Virgen Dolorosa policromada, del sigo XIX, y un Cristo yacente, también policromado, igualmente del siglo XIX. Toda la imaginería ha pasado por delante de miles de personas que han dado muestras de fe y de emoción.