Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cantabria General

CANTABRIA

Un biólogo de Torrelavega revela cómo acelerar la eliminación de los restos de hidrocarburo en las costas

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Han pasado más de seis años, pero el 'Prestige' aún mancha la memoria social con toneladas de fuel. La Costa da Morte, en Galicia, fue la gran perjudicada, pero también el resto de comunidades del norte del país, que vieron cómo gigantescas manchas palpitaban sobre las olas que traían a la costa la amenaza de fulminar la flora y fauna. Cantabria sufrió la marea negra en cada rincón del litoral en aquel fatídico diciembre de 2002, pero el paso del tiempo ha curado parte de las heridas. El trabajo de limpieza técnico barrió los vestigios del chapapote con manos, palas, máquinas... Pero, ¿cómo puede desaparecer todo ese fuel adherido a las rocas y acantilados donde es imposible acceder con máquinas? Ahí es donde la ciencia entrega la respuesta a través de la tesis doctoral de un joven investigador de Torrelavega que ha dedicado cuatro años de trabajo a descubrir «la capacidad de las poblaciones de bacterias para degradar el fuel del 'Prestige'».
El estudio se ha llevado a cabo en dos ambientes representativos de la costa gallega afectada por el vertido del Prestige: la Ría de Vigo y la Costa da Morte. Son dos zonas con características distintas y con estrategias de respuesta diferentes frente al derrame de fuel. Además, el grupo de Anna María Solanas, de la Universidad de Barcelona, analizó también la población de bacterias de la Virgen del Mar, «para completar la investigación de la zona norte, con una comunidad afectada por los vertidos y alejada de Galicia». Según se desprendió de las investigaciones, «ambos litorales comparten poblaciones de bacterias bastante parecidas, de forma que los resultados son aplicables a la comunidad autónoma así como a toda la costa del norte de España».
Cuatro años
El éxito de la propuesta de este torrelaveguense licenciado en Biología por la Universidad de León es saber «qué tipo de bacteria crece en la zona costera, investigarla y ver qué se puede hacer para acelerar el proceso de degradación del fuel». Tras cuatro años de investigación lo ha conseguido.
Jorge Alonso explica que en la Costa da Morte, la retirada de fuel por los métodos de limpieza mecánicos habituales «fue poco efectiva» debido a las dificultades de acceso. «Como alternativa, se utilizaron técnicas de biorremediación para potenciar la actividad degradadora de petróleo llevada a cabo por las comunidades bacterianas autóctonas presentes de manera natural en estos ecosistemas», indica. Esto supone «echar nutrientes sobre las poblaciones de bacterias, como si fuera abono, en forma de fertilizante con aceite, lo que provoca que se quede pegado en la roca. Dichos nutrientes consiguen que la degradación se acelere».
El desconocimiento que se tiene sobre la gran diversidad de especies bacterianas marinas que llevan a cabo el proceso natural de biodegradación hace que sea necesario conocer qué especies están degradando el fuel de manera natural y qué necesitan para llevar a cabo este proceso de manera más eficaz, «así sabremos qué adicionar a las actuales fórmulas biorremediadoras para aumentar su eficacia», apunta el autor de la tesis.
Los resultados de la investigación realizada por Jorge Alonso se pueden aplicar, además de al ámbito de estudio, a otros vertidos de petróleo y sus derivados.
Una solución posible
Como conclusión, Jorge Alonso asegura que «la biorremediación se ofrece como una buena alternativa para la limpieza del fuel depositado en zonas de alto valor ecológico tras la catástrofe del Prestige» pero añade que «su eficacia es variable entre diferentes aplicaciones en función de las características ambientales del sitio contaminado, el tipo de petróleo derramado y el potencial de biodegradación de la población microbiana autóctona del hábitat afectado». No obstante, y debido a la riqueza en nutrientes de las rías, «no parece aconsejable ni necesario aportar fertilizantes para favorecer el crecimiento de bacterias degradadoras, aunque el uso de biorremediación es bastante efectivo en el caso de la Costa da Morte», indica Jorge Alonso, quien apunta que «en ningún caso sería efectivo añadir más bacterias que las que ya hay en el propio medio».
La aplicación de estas conclusiones fuera del ámbito universitario está en el aire: «En caso de que volviera a darse una catástrofe de ese estilo, con vertido de hidrocarburos en la costa, se podría recurrir a los resultados de la investigación para ayudar en las tareas mecánicas de limpieza». Los directores de la tesis fueron Antonio Figueras y Beatriz Novoa, investigadores del Grupo de Patología de Organismos Marinos en el Instituto de Investigaciones Marinas (centro del CSIC de Vigo).
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Aprobación en el pleno del Ayuntamiento de Santander la modificación del PGOU
El Ayuntamiento de Santander ha aprobado este jueves…
Llega al puerto de Santander el AidaMar
Este moderno buque con cerca de 3.000 pasajeros…
Rulo presenta su segundo disco en Reinosa
El cantante abarrota el Teatro Principal de Reinosa…
Videos de Sucesos
más videos [+]
Sucesos
Vocento
SarenetRSS