El nuevo servicio de extinción de incendios de Camargo se lleva su primer revés judicial

El nuevo servicio de extinción de incendios de Camargo se lleva su primer revés judicial
/ Daniel Pedriza
  • El Ayuntamiento tendrá que cambiar la estructura para ascender de categoría y poner a turnos a uno de los miembros del Parque

Comenzó los preparativos en julio y aún no ha empezado a operar para atender incidencias, pero el nuevo Servicio de Extinción de Incendios creado por el Ayuntamiento de Camargo ya cuenta con sus primeros reveses en los tribunales. Sin ir más lejos, el municipio tendrá que variar el organigrama previsto entre los 13 exvoluntarios de la extinta Agrupación de Protección Civil después de que uno de ellos le demandara por modificación sustancial de sus condiciones laborales, pretensión que la Justicia ha aceptado.

El fallo del Juzgado de lo Social nº 6 de Santander, fechado el pasado 7 de octubre, da la razón a uno de los bomberos que durante los años previos a la creación del actual Servicio había ejercido como cabo sus labores en la Agrupación, un servicio que se prestaba en turnos rotatorios para cubrir las 24 horas del día. Toda vez que en la nueva estructura había quedado relegado a la categoría de bombero-conductor y otros compañeros habían cubierto los puestos de cabo, además de estar trabajando en horario ‘funcionarial’ exclusivamente por las mañanas, la magistrada Isabel Rodríguez concluye que las condiciones de trabajo del demandante no son las mismas que las reflejadas en la sentencia del Juzgado de lo Social nº2 de Santander que reconoció una relación laboral con el Consistorio a 17 de los antiguos voluntarios, de los cuales 13 se incorporaron a la plantilla camarguesa. «No constan requerimientos legales que determinen la forma de organización del servicio de extinción de incendios adoptado por la entidad municipal, salvo su propia voluntad, que modifica las anteriores condiciones de trabajo del actor, por lo que debe declararse su improcedencia», recoge la resolución judicial.

En consecuencia, el Ayuntamiento tendrá que desposeer a uno de los integrantes del servicio de su condición de cabo-conductor asignada semanas atrás y reorientar la forma de funcionar para que el demandante pueda realizar turnos de mañana, tarde y noche. Cabe precisar que esta reclamación igualmente fue interpuesta por la vía administrativa, pero el Pleno municipal rechazó en su sesión de septiembre el alegato del trabajador.

No será la única demanda de este tipo a la que tendrán que hacer frente los servicios jurídicos de Camargo, pues para hoy está programada una nueva vista con el actual jefe del Servicio, antiguo coordinador de la Agrupación de Protección Civil, como protagonista.

Demanda colectiva

Estos pleitos de carácter individual quedan en segundo plano a la espera de que los tribunales se pronuncien sobre la demanda colectiva que otros 22 voluntarios interpusieron contra el municipio para que se les reconozca una relación laboral como la establecida para los primeros 17 compañeros.