Camargo aparta a Jimena González por el caso de los alimentos

Jimena González, ante la nave de la Plataforma de Alimentos en el Parque de Trascueto, en Revilla.
Jimena González, ante la nave de la Plataforma de Alimentos en el Parque de Trascueto, en Revilla. / J. L.
  • La secretaria del concejal Marcelo Campos, que se enteró de su destitución por este periódico, afirma, al igual que el edil, que "se rompen las relaciones con el equipo de gobierno"

  • Izquierda Unida denuncia ante la Guardia Civil la "financiación paralela y fuera del control público" de la Plataforma de Voluntarios del Banco de Alimentos de Camargo

El Ayuntamiento de Camargo vivió ayer una intensa jornada que se prolongó más de lo habitual para varios representantes del equipo de gobierno que dirige Esther Bolado, así como para el secretario municipal. Como elemento nuclear, una resolución de Alcaldía en la que se aparta temporalmente de sus funciones a Jimena González, secretaria personal del concejal de Servicios Sociales, Marcelo Campos, en base a las primeras testificales recabadas en la investigación en torno al funcionamiento de la Plataforma de Alimentos, cuya gestión derivó en dos quejas oficiales de usuarios y que ha provocado la declaración de beneficiarios del servicio y de algunos de los voluntarios que participaban en el reparto de los productos.

Esos primeros relatos, que arrancaron el lunes de la semana pasada, han puesto a González en el disparadero al atribuirle presuntas actuaciones irregulares que podrían incluso estar tipificadas como delito por el Código Penal, tales como una distribución discrecional de las ayudas en la nave emplazada en el Polígono de Trascueto (Revilla) o que los vecinos firmaran un recibí sin que se les hiciera entrega de todas las viandas que les correspondían, entre otros.

El Consistorio, en una nota de prensa, informó de que «se han tomado declaraciones que, pese a tratarse de afirmaciones no ratificadas mediante pruebas, aconsejan aplicar medidas encaminadas a garantizar la transparencia y la confianza en la gestión pública y que, sin que dicha resolución suponga adoptar una postura en relación con lo recogido en las declaraciones recabadas, se estima que es procedente acordar medidas de carácter provisional».

La alcaldesa recordó que esta suspensión cautelar es «la primera medida que se adopta ante las afirmaciones sobre presuntas irregularidades recabadas durante el proceso de toma de declaraciones», y subrayó que «se sigue actuando con la máxima responsabilidad y prudencia en este caso para determinar el alcance de los hechos». Igualmente precisó que se continuará «recabando información para obrar en consecuencia en un proceso en el que debe prevalecer el principio de presunción de inocencia».

«No sabía nada»

Un prolongado silencio fue la respuesta de González a la petición por parte de este periódico de una valoración respecto a su cese. «No sabía nada, es la primera noticia que tengo», adelantó. Poco después, junto a Campos en su despacho del Ayuntamiento de Camargo, la afectada fue mucho más allá.

Criticó ferozmente las formas de sus compañeros de gabinete para llevar adelante esta medida, pues ni ella ni el edil de Servicios Sociales conocían que el Ayuntamiento le iba a apartar y lo iba a contar en un comunicado de prensa, sostuvo.

A partir de ahí, la secretaria precisó que «se rompen relaciones con el equipo de gobierno y se paraliza todo» lo que están llevando a cabo en el área de Servicios Sociales «hasta que se arregle la situación». ¿No apoyarán el Presupuesto de 2017? «Nada, rompemos relaciones», abundó.

Sentada esta premisa y visiblemente indignada, González trató de echar por tierra los avances de la investigación sobre la Plataforma de Alimentos. «Tengo todos los papeles en mi despacho y no me los han pedido», reprobó, para agregar que «ni siquiera me han llamado a declarar».

En paralelo, dudó de la veracidad del testimonio de uno de los voluntarios, relato clave para que esté en el centro de toda la polémica, a su juicio, pues se le apartó de la Plataforma semanas atrás por irregularidades, dijo, además de precisar que milita en el PRC. «No podemos estar constantemente defendiéndonos de que no hemos hecho nada. El año pasado fue igual. Ya está bien», lamentó, para asegurar que «el equipo de gobierno ha cedido a la presión de Izquierda Unida. Con Marcelo no se han reunido».

González saltó meses atrás a la primera línea de la política autonómica tras concurrir al proceso para ocupar la Secretaría General de Podemos Cantabria, pulso en el que finalmente se impuso Julio Revuelta. La política, además, fue la principal promotora del proyecto Ganemos Camargo, que obtuvo un edil en los últimos comicios municipales. De hecho, en julio tuvo que declarar en los tribunales como testigo por la expulsión de su compañero Campos de Ganemos a nivel nacional.