Un Halloween lleno de incidentes

fotogalería

El colegio Las Esclavas sufrió el ataque de los vándalos. / Roberto Ruiz

  • La celebración de esta festividad provocó un importante aumento de las incidencias y de los actos vandálicos, desde el lanzamiento de huevos hasta la quema de contendores

La noche de Halloween dejó numerosas incidencias en Cantabria y especialmente en Santander, donde tanto la Policía como los bomberos tuvieron que responder a numerosas llamadas de ciudadanos. Quema de contendedores, lanzamientos de huevos y otras 'bromas pesadas' fueron la tónica general de la noche en la capital cántabra, donde la Policía Nacional ha destacado la existencia de “grupos de jóvenes organizados” para realizar actuaciones como las señalas, continuando con una tradición que cobra mayor fuerza año a año.

Taxistas, conductores de autobús, policía e incluso algunos vecinos fueron testigos y en determinados casos víctimas de las tropelías cometidas por estos grupos. Uno de los casos más llamativos se produjo en el colegio Las Esclavas de Santander, cuya fachada amaneció cubierta de impactos de huevos. Como señalaron algunos testigos a este periódico, este centro lleva años sufriendo este tipo de actividades durante la noche de Halloween.

La quema de contenedores, por su parte, se produjo tanto en Santander como en Camargo, y en ambos casos los bomberos se vieron obligados a intervenir para sofocar las llamas. Fuentes policiales han reconocido que la noche de Halloween ha sido de las más ajetreadas, puesto que los jóvenes causantes de estos ataques tampoco dudaron en lanzar huevos contra otros edificios de la capital, incuso en casos de personas que abrían la ventana por la mañana y que sufrieron el lanzamiento de huevos.

La celebración de la noche de Halloween en Cantabria ha demostrado un año más ser una noche especialmente propicia para el desarrollo de actos vandálicos.