La negociación del calendario escolar para Cantabria se inicia con tres opciones encima de la mesa

La negociación del calendario escolar para Cantabria se inicia con tres opciones encima de la mesaGráfico
David Vázquez Mata

Las dos propuestas diseñadas por la Consejería de Educación no convencen a la Junta de Personal Docente, que presenta una tercera

José María Gutiérrez
JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

Todo preparado para comenzar la negociación que definirá el calendario escolar del próximo curso. Mañana se sentarán a la mesa la Consejería de Educación y la Junta de Personal Docente en una primera cita a la que llegan con ideas diferentes, aunque con algunos puntos en común. Los dos propuestas diseñadas por la Administración no convencen a los sindicatos que forman parte de la Junta (STEC, CC OO, UGT y ANPE), principalmente porque contemplan semanas de vacaciones incompletas (en noviembre) o fraccionadas en dos (en febrero), lo que consideran que «rompe» con la filosofía del modelo de calendario que se estrenó el pasado curso y que el próximo ejercicio, el 2018/19, cumplirá ya su tercer año de implantación. En respuesta, las cuatro organizaciones sindicales plantean de forma unánime una tercera propuesta, que defenderán en la negociación. Las cartas ya están sobre la mesa.

Como punto de partida, se mantiene la estructura que reparte los 175 días lectivos en cinco bimestres separados por cuatro de vacaciones, que Educación ya aseguró que respetaría tras la presentación de los resultados de la encuesta realizada esta primavera entre la comunidad educativa. «No existe ningún dato alarmante que haga plantearse una vuelta al modelo anterior», indicó entonces Isabel Fernández, directora general de Innovación y Centros. Y los sindicatos docentes son los principales defensores del tipo de calendario vigente, criticado mayoritariamente por las familias.

Las propuestas de Educación

Tal y como publicó ayer El Diario Montañés, la primera propuesta planteada por la Consejería dirigida por Francisco Fernández Mañanes recorta el primer periodo no lectivo a tres días (del miércoles 31 de octubre al viernes 2 de noviembre), incluido el día 1, festividad de Todos los Santos. Es decir, se pasa de una semana, como ha sucedido en los dos cursos anteriores, a un 'puente' largo. Un guiño hacia los padres, porque estas primeras vacaciones del curso son las que más han criticado por las dificultades que les genera para la conciliación y por el parón en el ritmo de aprendizaje que estiman provoca en sus hijos a poco de haber comenzado el curso.

Además, las vacaciones de Navidad se desarrollarían entre el 22 de diciembre y el 7 de enero, por lo que los estudiantes regresarían a las aulas el día 8. El siguiente periodo no lectivo repartiría los días en torno al fin de semana del 2 y 3 de marzo, coincidiendo con el Carnaval. En concreto, no habría clase el jueves 28 de febrero, el viernes 1 de marzo, el lunes 4 y el martes 5.

Los sindicatos no quieren que se recorten o fraccionen las semanas de vacaciones de noviembre y febrero

Recortar las vacaciones de noviembre permite en este primer modelo extender las vacaciones de Semana Santa del 18 al 28 de abril, desde Jueves Santo e incluyendo la Semana de Pascua posterior, como era tradicional históricamente en Cantabria. Educación no sólo plantea como festivo Viernes Santo (19 de abril), sino también Jueves Santo (18 de abril), que este año ha sido laborable en Cantabria aunque no lectivo en los centros educativos, lo que levantó una gran polvareda.

El segundo planteamiento de la Administración establece de forma completa la semana de vacaciones de noviembre (del 29 de octubre al 2 de noviembre, en concreto). Es la primera diferencia respecto al primer modelo, pero no la única. En Carnaval, los días no lectivos varían mínimamente (serían el miércoles 27 de febrero, el jueves 28, el viernes 1 de marzo y el lunes 4), pero en Semana Santa habría grandes modificaciones. Así, los alumnos no tendrían clase entre el 13 y el 21 de abril -la Semana Santa propiamente dicha-, como sucede en la mayoría de comunidades autónomas, y sí se consideraría lectiva la Semana de Pascua posterior. Las vacaciones de Navidad se distribuyen igual que en el primer caso, que es en lo único en que coinciden los dos modelos presentados por la Consejería.

El planteamiento sindical

Por su parte, la propuesta de la Junta de Personal Docente no admite que se fraccionen las vacaciones por lo que apuesta por una semana completa tanto en el primer periodo no lectivo (del 29 de octubre al 2 de noviembre) como en el tercero (del 25 de febrero al 1 de marzo). En Carnaval por tanto habría un día no lectivo más que en los modelos de Educación, que los sindicatos plantean recuperar haciendo lectivos el 7 de diciembre -no habría 'puente'- o el 7 de enero, lo que obligaría a los escolares regresar a clase después de Navidades el día 7 y no el 8 como defiende la Administración.

La Administración plantea un modelo incluyendo los festivos y la Semana de Pascua posterior (similar al que prefiere la Junta) y otro sólo con la Semana Santa

En Semana Santa, STEC, CC OO, UGT y ANPE plantean que Jueves Santo sea lectivo -siempre que no se considere festivo- y las vacaciones se desarrollen desde el 19 (Viernes Santo) hasta el 28 de abril, incluyendo por tanto la Semana de Pascua. Para compensar y cumplir con el mínimo de 175 días lectivos, la propuesta sindical alarga un día hábil más el final del curso (plantean el 24 de junio en Educación Infantil y Primaria y el 25 en Secundaria cuando Educación apuesta por el 21 y el 24, respectivamente).

En lo que único que están completamente de acuerdo ambas partes es en el inicio del curso: el 10 de septiembre en Infantil y Primaria y el 11 en Secundaria (ESO, Bachillerato y los grados básico y medio de Formación Profesional). Mientras, el 19 se pondrían en marcha los ciclos superiores de FP y el 3 de octubre los cursos de la Escuela Oficial de Idiomas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos