El acercamiento con Podemos se frena por la «insuficiente» contraoferta del Gobierno

El diputado no adscrito Juan Ramón Carrancio saluda al consejero de Economía, Juan José Sota./Alberto Aja
El diputado no adscrito Juan Ramón Carrancio saluda al consejero de Economía, Juan José Sota. / Alberto Aja

Los presupuestos regionales llegan a las enmiendas a la totalidad sin acuerdos, mientras Carrancio pide bajadas de impuestos y libros gratis para apoyar las cuentas de 2018

Pilar Chato
PILAR CHATOSantander

La ronda de negociaciones del Gobierno con los grupos parlamentarios se ha cerrado sin acuerdo (al menos explícito), por lo que las cuentas regionales para 2018 deberán enfrentarse mañana, martes, a un trámite que tienen superado de antemano: las enmiendas a la totalidad presentadas por Podemos, PP y Ciudadanos. El ex de Ciudadanos, ahora diputado no adscrito, Juan Ramón Carrancio ya ha dicho que no va a apoyar esas enmiendas totales que obligarían al Gobierno a rehacer el Presupuesto del año que viene.

Carrancio ha sido precisamente el último con el que se ha reunido el bipartido PRC-PSOE. Un encuentro el de esta tarde en el Parlamento que ha concluido sin 'fumata blanca' más allá de que el diputado en el que todos ven el voto que permitirá aprobar los presupuestos haya dicho que ha pedido al Gobierno que se bajen los impuestos a las clases medias, se mantenga el impuesto de Trasmisiones en el 8% -el Ejecutvo lo quiere subir al 10%-, un incremento de dos millones para la partida destinada a la gratuidad de los libros de texto o recuperar los derechos de los funcionarios.

Carrancio ha señalado su disposición al diálogo para un entendimiento en la negociación, que confía en que llegue para apoyarlos, aunque tampoco descarta que finalmente vote en contra sino se alcanza un acuerdo.. La cita de esta tarde era con el Grupo Mixto, pero unicamente ha acudido Carrancio. El único diputado de Ciudadanos, Rubén Gómez, también en el Mixto, ya adelantó la pasada semana que no acudiría a una reunión en la que se había citado también a quien él considera «un tránsfuga».

A la salida de la reunión en el Parlamento regional, Carrancio ha explicado que regionalistas y socialistas han valorado como «razonables» algunas de sus propuestas, sobre todo las que no conllevan ejecución presupuestaria, mientras otras no se lo han parecido tanto.

Las principales discrepancias se centran en la reforma fiscal que presenta el Gobierno y los libros de texto, si bien ha puntualizado que la reunión de esta tarde ha sido el «primer paso» y ha recordado que «todavía hay plazo», después de que mañana se voten las enmiendas a la totalidad. Tras esto llegará el debate de las enmiendas parciales y seguirán las negociaciones. «Siempre queda la solución de que, si no llegamos a un acuerdo, el día 22 de diciembre se vota que no a los presupuestos y ya está».

Encuentro con Podemos

Tampoco ha terminado en acuerdo la cita con Podemos de esta mañana. La formación morada considera «insuficientes y decepcionantes» las propuestas que le ha planteado el Gobierno y los grupos que lo sustentan para tratar de llegar a un acuerdo sobre el proyecto de presupuestos regionales de 2018, que «cada hora que pasa» ve más lejos.

Podemos, PRC y PSOE y el consejero de Economía, Juan José Sota, se han sentado a hablar hoy de nuevo en el Parlamento después de que en una primera reunión, el pasado viernes, la formación morada abriera la puerta a retirar la enmienda a la totalidad del presupuesto y a seguir negociando las cuentas si recibía una respuesta satisfactoria a las propuestas que puso sobre la mesa. La contraoferta del Gobierno se plasmó en un documento que Podemos recibió anoche y que, según la diputada Verónica Ordóñez, «ni siquiera es serio».

Ordóñez ha rechazado que en lo referente a la Renta Social Básica «ni siquiera se respete» al acuerdo firmado para la investidura del presidente, Miguel Ángel Revilla.

Mientras Podemos ha incidido en el desencuentro sobre la ampliación de la Renta Social Básica, PRC y PSOE han señalado, a la hora de valorar la reunión, que el principal , un proyecto que consideran fundamental para el futuro de la comarca, que forma parte de los acuerdos de la Mesa del Besaya y que tiene el respaldo de sindicatos, empresarios y colectivos sociales.

El regionalista Pedro Hernando y el socialista Víctor Casal han coincidido en que la reunión con Podemos no ha ido como esperaban y han defendido el esfuerzo que han hecho para elaborar un documento en respuesta a sus reivindicaciones.

Ese documento recoge «algunas mejoras» en el impuesto de sucesiones, la posibilidad de abrir una nueva ronda de consultas sobre el puerto deportivo de San Vicente y retrasar a marzo el concurso de ideas del proyecto del Museo de Prehistoria mientras se estudia una ubicación alternativa a la del aparcamiento del Palacio de Festivales.

No obstante, ni Podemos ni PRC y PSOE han cerrado la puerta a la negociación y han manifestado su voluntad de seguir hablando para tratar de acercar posturas antes del debate de las enmiendas a la totalidad, que se celebra mañana, martes. Ordóñez ha subrayado que su formación está dispuesta a continuar la negociación para intentar impedir que los presupuestos salgan adelante con el apoyo «de un tránsfuga», refiriéndose al diputado del Grupo Mixto Juan Ramón Carrancio. Un acuerdo que, para Podemos, «mancharía las instituciones», llevaría a Cantabria a la época de Hormaechea y entraría además en contradicción con el discurso público del presidente, Miguel Ángel Revilla.

Con estos mimbres, el Parlamento de Cantabria debatirá mañana las enmiendas a la totalidad del proyecto de presupuestos para 2018 y de la ley de Medidas Fiscales y Administrativas que han presentado PP, Podemos y Ciudadanos, que coinciden en que los ingresos están sobrevalorados y en su rechazo a la reforma fiscal.

Los partidos que sustentan al Gobierno y el consejero de Economía, Juan José Sota, han mantenido varias reuniones con los grupos para tratar de llegar a acuerdos -que no han llegado- entre el pasado viernes y este lunes. El PP no se llegó a sentar, en desacuerdo con la presencia en la reunión del secretario general del PSOE de Cantabria, Pablo Zuloaga.

Es prácticamente seguro que las enmiendas a la totalidad no salgan adelante porque Carrancio ya dijo el viernes que no las apoyaría. Las del resto de grupo no conllevan texto alternativo a los presupuestos del Gobierno, es decir, simplemente reclamaban la devolución del proyecto al Ejecutivo, algo que había abierto la puerta a que los tres llegaran a sumar sus votos para frenar el texto del Gobierno que preside Miguel Ángel Revilla. Pero la postura de Carrancio impide alcanzar los votos necesarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos