Vidal de la Peña echa un órdago al Gobierno y prepara su propio plan de desarrollo

Revilla pone la insignia de Cantabria en la solapa del empersario Vidal de la Peña. Eran tiempos mejores. :/Luis Palomeque
Revilla pone la insignia de Cantabria en la solapa del empersario Vidal de la Peña. Eran tiempos mejores. : / Luis Palomeque

La CEOE pagará a un grupo de expertos más de 100.000 euros por la redacción de un proyecto estratégico para los próximos doce años

CONSUELO DE LA PEÑA SANTANDER.

Con la petición de un adelanto electoral por la inoperancia del Gobierno, el jefe de los empresarios cántabros, Lorenzo Vidal de la Peña, ha pisado el resbaladizo terreno de la política. En esta ocasión el presidente de CEOE no se ha quedado en las críticas a un Ejecutivo que dice ningunea al empresariado. Ahora, con el comienzo del nuevo año, echa un órdago al Gobierno que preside Miguel Ángel Revilla y se prepara para redactar en solitario un ambicioso plan de desarrollo para Cantabria, el mismo que quiso elaborar al comienzo de la legislatura en colaboración con el Ejecutivo y los sindicatos y que sólo encontró el desdén del presidente y sus consejeros, según su queja.

Para este reto, el líder de los empresarios asegura que cuenta con el apoyo de la organización empresarial. «He recibido las llamadas de numerosos empresarios para decirme que están al mil por cien en esta iniciativa», señala un día después de reclamar un adelanto electoral, aunque alguno de los grandes censura en la sombra la irrupción del presidente de la CEOE «en cuestiones políticas» y califica como un «exceso» su petición.

El Comité Ejecutivo de la organización empresarial acordó en su reunión del pasado día 22 de diciembre «no esperar más» y asumir en solitario la redacción de un ambicioso plan estratégico para el desarrollo de Cantabria que determine las «líneas maestras» de «qué queremos que sea la región dentro de las tendencias macroeconómicas del mundo» y defina los objetivos a conseguir y los diferentes planes de acción en un horizonte de doce años.

«Yo no quiero entrar en temas políticos, Vidal de la Peña sabrá por qué lo hace» Gervasio Pinta Asociación de Constructores

«Si yo fuera presidente de la CEOE no hubiera hecho esas declaraciones. Hay que hablar de lo que se sabe» Roberto González Portilla Grupo Tirso

De acuerdo con la hoja de ruta trazada por Vidal de la Peña, a finales de este mes de enero la CEOE habrá elegido ya a la empresa consultora especializada que llevará a cabo la encomienda, en la idea de que a finales de 2018 el documento esté concluido. Los empresarios, que han consultado ya a distintos expertos que han redactado planes similares en otras comunidades autónomas, tendrán que desembolsar «entre 120.000 y 150.000 euros», que es el coste de un trabajo de esta envergadura, financiación que buscarán fuera de la organización.

Ver más

Los profesionales externos, «supervisados» y «coordinados» por un grupo dentro de la CEOE, empezarán por realizar un diagnóstico a modo de radiografía de «cómo es Cantabria y cómo queremos que sea», un trabajo de campo que estará abierto a los ciudadanos y colectivos. La segunda y tercera fase pasan por la definición de objetivos y concreción de los diferentes planes de acción en todas las áreas, «desde educación hasta infraestructuras», y periodos de ejecución teniendo como horizonte el 2030.

A la luz del proyecto bien parece más propio de una tarea de Gobierno que de una organización empresarial, pero Vidal de la Peña reclama la responsabilidad de CEOE en «colaborar en que exista un plan de desarrollo para Cantabria, y si el Ejecutivo no está por la labor, después de dos años y medio de legislatura, lo hacemos nosotros y lo consensuaremos con todo aquel que quiera participar».

Una vez terminada la redacción del documento a finales de año, Vidal de la Peña se lo entregará al Gobierno de Miguel Ángel Revilla, que «es quien decidirá qué hace con él». Si lo desprecia, «será la sociedad quien decida, porque también se expondrá a la sociedad», avisa el empresario, con 30 años de experiencia en el sector de la automoción y al frente de la CEOE de Cantabria desde 2015.

«Golpe en la mesa»

Vidal de la Peña reconoce que un proyecto de esta enjundia «solo puede ser desarrollado por el Gobierno», pero también defiende que es «responsabilidad» de los empresarios que haya «un proyecto estable y con visibilidad suficiente y a largo plazo para volver a atraer inversión y que los jóvenes retornen, porque Cantabria se está convirtiendo en un balneario, cada vez somos menos productivos y más pequeñitos». Por eso, ante la «inactividad» del Ejecutivo después de casi tres años de legislatura, el presidente de la patronal entiende que ha llegado el momento de «dar un golpe en la mesa de una vez por todas. CEOE debió haber sido únicamente una parte activa en la elaboración del proyecto, pero el Gobierno no quiso colaborar», subraya, tras censurar que se le impidiera exponer el plan en Parlamento.

El empresario sostiene que cuenta con el apoyo de los asociados, pero alguno de los responsables de las grandes empresas no ocultan en privado su malestar por lo que consideran una politización de la patronal, aunque compartan el fondo de la cuestión. «La CEOE no es quien para pedir el adelanto electoral, porque no representa a ningún partido político, aunque sería bueno dar por terminada esta legislatura», opina un empresario del sector del transporte. Gervasio Pinto, presidente de la Asociación de Constructores y vocal del Comité Ejecutivo de CEOE, dice que «no entro en temas políticos» y si Vidal de la Peña lo hace «él sabrá».

Roberto González Portilla, del grupo industrial Tirso, subraya con diplomacia: «Si yo fuera presidente de la CEOE no hubiera hecho esas declaraciones. Cada uno tiene que hablar de lo que puede hacer y de lo que sabe». Tampoco cree que sea bueno adelantar las elecciones, aunque reconoce que el Gobierno «tiene que escuchar más a los empresarios». Coincide González Portilla en que Cantabria «lleva 20 años de pendiente negativa» y por eso pide que «nos remanguemos todos, empresarios, políticos y estamentos sociales para que nuestros hijos tengan cabida aquí». A su juicio, el actual Ejecutivo «hace lo que puede, que es muy poco, porque para hacer cosas se necesita presupuesto y Cantabria no lo tiene. Somos una comunidad autónoma muy pequeña y no podemos ser rentables nunca».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos