Rugby

Guido: «Llegamos en el mejor momento de la temporada»

Guido lleva ya tres temporadas en el Senor Independiente. /Antonio 'Sane'
Guido lleva ya tres temporadas en el Senor Independiente. / Antonio 'Sane'

Juan Pablo Guido, segunda línea del Senor, incide en la necesidad de mantener la concentración durante los 80 minutos para tener opciones de ganar al Quesos en la semifinal de este sábado en Valladolid

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

De las cinco temporadas que el Senor Independiente lleva en la élite del rugby español, él lleva tres en el equipo. Tres cursos de trabajo oscuro, de ese que no se ve propio de los segundas líneas. En este trienio, Juan Pablo Guido (Buenos Aires, 1990), se ha convertido en uno de los imprescindibles del equipo verde y en uno de los líderes de ese vestuario. Y esa voz autorizada rebosa confianza de cara a la semifinal del sábado (18.00 horas) ante el VRAC Quesos Entrepinares en el Pepe Rojo de Valladolid. Un rival al que jamás se ha ganado en ese campo. 'Juanpi' confía en que el sábado sea el día. «Vamos a sacarnos esos fantasmas ante el VRAC. A faltarles al respeto». El premio, llegar a la primera final de Liga de la historia del Senor Independiente.

Los verdes han hecho una temporada de menos a más. «Llegamos al partido en nuestro mejor momento», señala el bonaerense. «Sin duda. Aunque costó mucho. Ofensivamente hemos estado bien durante toda la campaña, pero nos ha costado más en defensa. Pero todo apareció para ganar en ese último partido de Liga, en el Pepe Rojo ante El Salvador (38-43) y así tener la ventaja de campo en el primer partido del playoff ante el Ordizia».

Los verdes han cuajado una gran temporada, con esa cuarta plaza, a pesar de que las bajas han condicionado la plantilla. El adiós del Lucho Leibson y Lucas Latrónico, la lesión de larga duración de Juan Diego Zabalegui... Al igual que sucedió en la pasada temporada, tocó hacer de tripas corazón. «Creo que esas situaciones o tiran para abajo al equipo o lo fortalecen. Los líderes del vestuario hicimos nuestro trabajo y al final, lo que sucedió es que tras juntarnos y reunirnos, el equipo se fortaleció. Este es un deporte que prepara para las adversidades de la vida».

Mateo Bast, del Gernika (izquierda), y Juan Pablo Guido saltan a por el balón en una jugada del partido de ayer en San Román.
Mateo Bast, del Gernika (izquierda), y Juan Pablo Guido saltan a por el balón en una jugada del partido de ayer en San Román. / Daniel Pedriza

Regularidad

El adversario del sábado es, simplemente, el peor posible. El vigente campeón de Liga, el equipo ganador de la última Copa... En la División de Honor, sólo la Santboiana (29-26) evitó una temporada perfecta con pleno de victorias para los pucelanos. «El Quesos es un equipo muy completo en todas sus líneas», señala 'Juanpi' Guido. «Tienen una delantera pesada, buenos jugadores en la tres cuartos...». Por buscar un punto débil a la muralla azul, el segunda línea verde la encuentra en el aspecto mental. «Si les logramos poner incómodos... Es una situación a la que no están acostumbrados, debido a esa racha victoriosa que han tenido en la Liga». Pero eso exigirá una concentración perfecta del Senor Independiente. «Tenemos que mantener la concentración durante los 80 minutos del partido. Incluso hasta diez minutos después de que acabe», señala entre risas. «Es que un error ante el Quesos se traduce en puntos en contra». Precisamente, esa regularidad ha sido uno de los talones de Aquiles del Senor Independiente en algún tramo de la temporada. «Y aún creo que tenemos que mejorarla a lo largo del partido».

A pesar del equipazo que habrá enfrente, Guido no puede ser más optimista. «Estoy confiado en que vamos a ir a someterles. Tenemos que hacer nuestro juego y tratar de no pensar en ellos». Un juego excelso en la ofensiva -los cántabros han sacado 17 puntos bonus de ataque en los 22 encuentros de Liga- y que ha mejorado mucho en defensa, en una campaña en la que «la delantera y la segunda línea mejoró antes que la tres cuartos hasta que nos pusimos todos al mismo gran nivel».

El segunda línea argentino espera que el del sábado sea el penúltimo partido de su tercera temporada en el Senor Independiente, lo que le convierte ya en uno de los veteranos del vestuario verde. El bonaerense es casi ya un santanderino más. «Estoy muy a gusto aquí, muy bien. Conozco el club y la ciudad ya forma parte de mí». Esas buenas sensaciones personales se han visto acompañadas por las colectivas. «Porque otra vez salió un grupo espectacular, con gente seria y muy buenos jugadores». El sábado, a partir de las seis de tarde, Guido y todos sus compañeros del Senor Independiente podrán convertir una temporada muy buena en soberbia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos