Prohibido bañarse en La Concha de Suances

Prohibido bañarse en La Concha de Suances
Antonio 'Sane'

Efectivos de la Cruz Roja han sacado a todos los bañistas del agua por orden del Ayuntamiento

Pilar González Ruiz
PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

No es posible bañarse en la playa de La Concha, en Suances. Esa es la orden que el Ayuntamiento del municipio ha trasladado en torno a las 13.00 horas de hoy a los socorrista destacados en el arenal. La restricción para el baño afecta a las playas de La Concha, la Ribera y la Riberuca, tras detectarse parámetros microbiológicos en el agua «no alarmantes, pero sí más elevados de lo habitual», según el Gobierno.

Los efectivos de la Cruz Roja encargados del puesto de vigilancia y socorrismo de la playa suancina, han procedido, en el momento de recibir la indicación del consistorio, a sacar a todos los bañistas del agua.

El motivo es, según indican, un análisis del agua cuyo resultado muestra que las condiciones no son óptimas para el baño. La orden se mantendrá vigente «hasta que se indique lo contrario». El alcalde del municipio, Andrés Ruiz Moya, ha confirmado la decisión, que se ha tomado «por precaución», matizando que «más que cerrar, se trata de limitar». «Podrían bañarse, pero recomendamos, en ese caso, que se duchen una vez salgan del agua», añade.

La causa de la contaminación detectada está, en palabras del regidor, en las lluvias registradas durante los últimos días, que han hecho necesario «aliviar» las salas de bombeo porque «no tenían capacidad para soportar todo el agua que estaba entrando», señala Ruiz Moya. En concreto, las tres situadas antes y después de la depuradora de Vuelta Ostrera, en las zonas de La Ribera, Los Cantos y Los Cuetos.

La misma explicación que horas despues ha dado el Gobierno regional en una nota de prensa, en la que precisa que se trata de circunstancias excepcionales, al haber permanecido lloviendo desde el pasado sábado, 5 de agosto, hasta el miércoles, 9 de agosto, «por lo que distintos sistemas residuales pueden haber estado aliviando aguas residuales sin desinfectar». Además, la propia EDAR no puede desinfectar más de 3.000m3/h puntualmente, por lo que el agua tratada que ha superado este caudal también se ha vertido sin desinfectar. Al soltarse ese exceso de agua, la suciedad ha llegado a la playa. MARE ha activado el protocolo de control y ha dado el aviso a Sanidad, que a su vez, ha trasladado al Ayuntamiento el estado de la situación. Durante las próximas horas seguirán realizándose análisis para comprobar los niveles de contaminación. «Confiamos en que mañana o el domingo a más tardar se pueda normalizar el baño», señala el alcalde.

En todo momento el Gobierno de Cantabria y el Ayuntamiento de Suances han estado en coordinación para determinar las medidas a adoptar. En las próximas horas se van a realizar varias analíticas de comprobación que se mantendrán estos días, a pesar de ser festivos, mientras tanto se ha activado el protocolo de prevención correspondiente.

Preguntado por la influencia de los vertidos desde fábricas cercanas, Ruiz Moya ha sido tajante, indicando que «en este caso, no tiene nada que ver, puesto que no son aguas industriales producidas por las factorías, sino contaminación bacteriológica».

Los resultados son públicos y pueden ser consultados en la página web del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en la dirección http://nayade.msc.es/Splayas/ciudadano/indexCiudadanoAction.do.

Dada la gran afluencia de gente de estos días, las labores de análisis se realizarán por duplicado para garantizar los resultados, por una parte el Gobierno de Cantabria realizará analíticas con sus propios medios, y por otro, el Ayuntamiento ha encargado estos trabajos a una empresa independiente.

Tanto desde el Gobierno de Cantabria como desde el Ayuntamiento se solicita la colaboración ciudadana para respetar estas restricciones de baño y lamentan «las posibles molestias que se puedan ocasionar a los usuarios». La previsión es que se recupere la normalidad en apenas unos días.

Situación repetida

Los vecinos de Suances no comparten el razonamiento del Ayuntamiento. «Hace un año pasó lo mismo, pero entonces no se dio la orden de desalojar a la gente», dice Richar Pascual, miembro del colectivo SOS Suances.

Pascual estaba en La Concha dando un curso de surf cuando los socorristas les han «echado» del agua. Desde entonces, cada 15 minutos los avisos de megafonía recuerdan la prohibición y la bandera roja ondea en la playa.

Desde SOS Suances no creen que el problema sea la lluvia; "Esto no es Cuenca, es Cantabria y si tuvieran que hacer lo mismo cada vez que llueve fuerte, que no ha sido el caso estos días, tendrían que desalojar las depuradoras continuamente".

Para este grupo de vecinos, la causa está relacionada con los vertidos de Sniace. "Hemos denunciado al Seprona y la Guardia Civil 21 puntos de vertido, geolocalizados, para facilitar la labor de análisis".

Consideran, además que se trata "no sólo de un problema de salud, sino también económico, turístico y de mala imagen". A pesar de todo y aunque tenían "la sensación de que iba a pasar", encuentran la parte positiva en el hecho de que "la gente no se vea expuesta al riesgo que supone, se dé cuenta del desastre y reaccione".

Esta misma tarde, a las 17.00 horas, han convocado una concentración frente al puesto de Cruz Roja en La Concha para hacer visible su protesta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos